Despliega el menú
Real Zaragoza

Marcelo Silva subraya que la acción de su tarjeta "fue una jugada muy limpia"

El defensa uruguayo del Real Zaragoza no entiende que Competición no se la haya retirado y confía en los siguientes jueces federativos.

Marcelo Silva, junto a José Enrique, protesta al árbitro Figueroa Vázquez una decisión en el partido del pasado sábado en Oviedo.
Marcelo Silva subraya que la acción de su tarjeta "fue una jugada muy limpia"
El Comercio Oviedo

Incrédulo. Marcelo Silva no entendió la tarjeta amarilla que le mostró en el Carlos Tartiere el árbitro, Figueroa Vázquez, y todavía entiende menos que, con las imágenes de televisión delante, los jueces del Comité de Competición sigan considerando que esa sanción ha de estar activada. Para el central uruguayo del Real Zaragoza, es la quinta amonestación de su segundo ciclo y, por lo tanto, queda suspendido para la próxima jornada.

"En el campo, igual al árbitro le pareció que le hice una entrada dura. Pero viendo las imágenes...", dijo el uruguayo al respecto.

"No es la primera vez que me toca hablar de una tarjeta amarilla como esta, así que tampoco le voy a dar mucha importancia. Allá los árbitros. Yo creo que fue una jugada muy limpia. Qué le voy a hacer yo", se quejó amargamente en la sala de prensa de la Ciudad Deportiva tras saber que Competición no había hecho ningún caso a las alegaciones del departamento jurídico de la entidad zaragocista. "Ahí está el club, tratando de conseguir que me quiten esta amarilla. Si se puede, bien. Y, si no, a comérmela", apostilló.

Y es que Marcelo Silva ya pasó por un trance similar hace dos meses, cuando fue expulsado fuera de tiempo por el colegiado canario Pulido Santana en el duelo del Real Zaragoza ante el Sevilla Atlético, por una jugada en la que ni siquiera tocó al rival andaluz, justo el mismo caso que se repitió en Oviedo el pasado sábado con su tarjeta amarilla en el minuto 15 de la segunda parte. El charrúa nunca ha vivido una temporada con tantos castigos disciplinarios por parte de los árbitros: 18 amarillas y 2 rojas sorprenden por su volumen en su currículum particular de la liga 20016-17.

"Nunca me había pasado esto de tener una temporada con tantas amarillas. No creo que haya alguna persecución hacia mí por parte de los árbitros. Pero, si hay alguna persecución, yo creo que tendrían que mirarme y ver que en mi forma de jugar, me he llevado tarjetas totalmente inmerecidas, como es esta última", siguió en su reproche medido.

Silva aún confía en poder estar en el once inicial de Láinez el domingo que viene ante el Rayo Vallecano en La Romareda (16.00), duelo fundamental para intentar sellar la permanencia en Segunda dentro de la agónica huida de la cola de la clasificación que vive el Real Zaragoza desde hace varios meses. "Yo estoy muy tranquilo. Creo que no va a haber problemas en que me quiten la tarjeta. Espero que sea porque la jugada es muy limpia", redundó Marcelo.

Etiquetas
Comentarios