Real Zaragoza
Suscríbete por 1€

El salto de calidad

El Zaragoza ha saldado con nota el tramo donde se jugaba media salvación. Ahora, el calendario eleva la exigencia, con partidos contra 5 de los 6 primeros.

Entrenamiento del Real Zaragoza
Entrenamiento del Real Zaragoza
Aránzazu Navarro

La resurrección del Real Zaragoza se ha plasmado en un impulso clasificatorio que le ha liberado de las cadenas que le ataban a los temores y la amenaza del descenso, recuperándose de una peligrosa caída libre hacia quién sabe dónde. En cinco jornadas, el equipo se ha restaurado: posee una identidad, gestiona sus límites, irradia competitividad, respira confianza y entusiasmo… La mano de César Láinez y la voluntad de los futbolistas han librado una situación crítica. El Zaragoza ha abierto terreno con las posiciones de descenso, ahora a siete puntos, y se ha instalado en la plataforma media de la tabla, un terreno de calma, comodidad y alivio. La victoria contra el Mirandés fue el punto culminante de esa obligada reacción.

La apuesta por Láinez llegó en un momento clave de la temporada, con citas directas contra rivales de la zona baja. Una situación que elevaba los costes del margen de error. Láinez debutó en Elche con un puñetazo en la mesa (0-3), empatando una semana después contra el Valladolid (1-1) en La Romareda. A continuación, se enfrentó a un tríptico de doble filo: Almería, Mallorca y Mirandés, los tres últimos clasificados entonces. Era sencillo de suponer que esta serie de encuentros fatídicos determinaría el futuro del Zaragoza en la temporada. Y así ha sido. Si el pronóstico más entusiasta y positivo hablaba de una cosecha de siete o nueve puntos, el equipo ha cumplido. Esta tacada de siete le ha elevado sobre las posiciones de descenso y le ha situado en un punto de equidistancia sobre las referencias principales: siete puntos de ventaja sobre el puesto 19 y siete puntos por debajo de la sexta plaza. De momento, ha dejado a siete rivales a cinco o más puntos de distancia, ventaja que concede ciertos alivios cuando restan 21 puntos por disputarse: Nástic (+5), UCAM (+5), Córdoba (+5), Almería (+7), Alcorcón (+9), Mallorca (+13) y Mirandés (+14).

Es el fútbol escenario de juicios rápidos y volátiles, más aún con el Zaragoza de por medio, y por eso no debería extraviarse la perspectiva. De momento, el equipo de Láinez ha salvado una pelota de partido contra rivales de la zona baja como Elche, Almería, Mallorca y Mirandés. Acaricia la permanencia (no parece que vaya a irse más allá de los 48 puntos, aunque la victoria del Almería esta semana ha sido decisiva para elevar la cota) y se ha ganado unas semanas de serenidad tras un escenario de partidos en los que se ha expresado como un equipo superior y con mayores prestaciones que aquellos adversarios atrapados de lleno en la agonía de la permanencia. Su serie de 11 puntos de 15 era el mínimo exigible para afrontar la rampa final del calendario con cierto colchón de seguridad. Así, en cinco jornadas, ha ampliado su renta de tres a siete puntos y ha saltado del puesto 15 al 11.

Es ahora cuando al Zaragoza de Láinez se le presenta la oportunidad de consolidar su crecimiento y, sobre todo, de pegar ese salto de calidad que le permita disparar a otros objetivos. En las últimas siete jornadas, le esperan cinco de los seis primeros clasificados: Getafe, Cádiz y Tenerife en La Romareda, y Oviedo y Girona fuera. Además, visitará al Reus y recibirá al Rayo Vallecano. Este próximo sábado, al Zaragoza le espera el Getafe en un duelo entre los dos equipos más en forma de la liga: 11 puntos de los últimos 15. Solo el Rayo Vallecano ha firmado la misma racha. Será una primera muestra para calibrar la altura y anchura de la recuperación del Zaragoza de Láinez. Si puede competir hasta final de liga mirando hacia arriba o regulando respecto abajo.

El partido contra el Getafe emerge así como la prueba del algodón. Una victoria pondría al equipo aragonés en situación de ponerse a cuatro puntos de la sexta plaza si su triunfo se combina con dos supuestos más: la derrota del Oviedo en casa de un Levante con opciones de ascender en su estadio y el pinchazo del Huesca en El Alcoraz contra el Rayo Vallecano. Si se llega a esa hipotético escenario, el Zaragoza habrá revisado de nuevo su objetivo. Pero hay que llegar. Un vistazo a la tabla de clasificación desvela que el conjunto de Láinez cuenta con los mimos puntos de ventaja que de desventaja respecto a descenso y promoción, aunque el número de rivales incluye matices. Tiene a ocho equipos por debajo (hasta la plaza 19) y a cuatro por encima (hasta la plaza 6, obviando al Sevilla Atlético, que no computa a efectos de ascenso). Ahora, la realidad dice que el Zaragoza está más cerca de pelear el objetivo grande que del pequeño. Contra el Getafe, tiene quizá la última oportunidad de volver a elevar las miras. Quedan 21 puntos por jugarse y el ‘play off’ se cotiza entre los 64 y 66 puntos. El conjunto de Láinez no tendría apenas margen de error (suma ahora 46). Aunque cuenta con una baza favorable: debe jugar contra Getafe, Cádiz, Oviedo, Girona y Tenerife. Sumaría e impediría sumar. ¿Cuál será el techo del Zaragoza de Láinez?

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión