Despliega el menú
Real Zaragoza

Pombo, el Cani de hace 15 años, según Láinez

El nuevo entrenador del Real Zaragoza compara al emergente centrocampista ofensivo de la cantera con la figura del veterano capitán. Palabras mayores.

Pombo (dorsal 26), en el centro de la imagen, en plena celebración de su gol en el estadio Martínez Valero de Elche.
Pombo, el Cani de hace 15 años, según Láinez
Antonio Amorós/Información de Elche

Jorge Marcos Pombo Escobar. Zaragoza, 29 de agosto de 1994. 22 años. 1,75 de estatura. Centrocampista con llegada y potente disparo a puerta.

Hasta este domingo, sumaba apenas 59 minutos en liga en 5 apariciones con el primer equipo, las dos primeras con Milla en el banquillo, las últimas tres con Agné. Debutó, con 16 minutos sobre el campo, en Tarragona (0-0). Jugó 6 minutos en La Romareda frente al Córdoba (1-1). Estuvo otros 3 minutos ante el Almería (2-1). Fue el último cambio y pisó el césped 4 minutos frente al Mirandés (2-1), estos dos últimos partidos, asimismo, en casa. Y, por fin, disputó la última media hora en Getafe (1-0).

Además, participó otros 63 minutos más en la Copa, ante el Valladolid (1-2 abajo), donde fue titular y sustituido por su compañero del Aragón Zalaya.

En Elche (0-3), hace unas horas, el joven aragonés completó su primer partido completo con el Real Zaragoza en Segunda División. Y marcó su primer gol en el fútbol profesional. 

Ni Milla ni Agné le dieron continuidad cuando parecieron comenzar a contar con él. Fue una incorporación interruptus a la primera plantilla en ambos casos, dos episodios similares y fugaces ocurridos en septiembre (con el turolense) y en noviembre (con el de Mequinenza). No hubo química. Algo no cuajó entre jugador y entrenadores.

Sin embargo, el ascenso de César Láinez como máximo responsable del Real Zaragoza, en su rol de tercer entrenador en lo que va de curso en la primera plantilla aragonesa, parece que puede cambiar para bien esas decepciones gemelas experimentadas por Pombo con los dos técnicos anteriores. Láinez lo conoce a la perfección. Lo ha dirigido en el filial. Sabe todos sus registros, no solo futbolísticos, sino también los personales, los que aluden a su carácter, a su personalidad, a su talante.

Y el recién estrenado entrenador ha repescado a Pombo por tercera vez en lo que va de liga para la primera plantilla. Y le ha dado galones de titular. El potente centrocampista ofensivo del B respondió en Elche con un partido de alto rango, gol incluido. Y Láinez no dudó en ponderar su aportación y en aventurar un pronóstico sobre el futuro de Pombo, si el jugador logra entender su situación en el equipo y emboca positivamente por la puerta del éxito.

Para el preparador zaragocista, el Pombo de 2017 es comparable al Cani de 2002. Láinez elevó las expectativas hasta ahí. Palabras mayores. Así que, según esa apreciación, 15 años después, el fútbol base blanquillo puede estar ante un jugador de ataque que pueda crecer hasta ocupar un lugar preponderante en la primera plantilla.

"Pombo es un jugador especial. A mí me recuerda a a uno que recuperamos para la próxima semana (Cani)", afirmó Láinez tras el partido de Elche. Rotundas palabras.

"Yo viví ese momento (en 2002 con Cani), lo que era la incorporación de un jugador joven al Real Zaragoza. Y lo que tiene Pombo, que tiene cosas buenas, nos puede dar algo distinto", prosiguió apuntando Láinez en su comparativa con Cani.

Después del primer impacto positivo, de darse a conocer en el ámbito de Segunda con un gran partido y un gol importante, Pombo afronta el presente y el futuro inmediato con otra perspectiva. Ha dado un paso adelante crucial. "El camino que tiene a partir de ahora es difícil. Es mantenerse. Es dar el nivel que ha dado en Elche", le avisó públicamente su mentor definitivo, Láinez.

El entrenador aragonés no tiene inconveniente en presumir de su decisión de incluir a Pombo como elemento sorpresa en su amplia revolución táctica y nominal en su debut en Elche a la desesperada. "Me alegra mucho lo de Pombo. Era una apuesta personal. Y cuando uno apuesta por un jugador joven y, además, de la cantera, la alegría es máxima", remató Láinez en su análisis sobre el nuevo jugador emergente de la cantera.

Etiquetas
Comentarios