Despliega el menú
Real Zaragoza

Plena confianza de Lalo en la respuesta de la plantilla tras el cambio en la dirección deportiva

El nuevo ejecutivo hereda un equipo con 22 futbolistas fichados por su antecesor, Juliá, 19 de ellos este año.

Plena confianza de Lalo en la respuesta de la plantilla tras el cambio en la dirección deportiva.
Plena confianza de Lalo en la respuesta de la plantilla tras el cambio en la dirección deportiva.
Toni Galán

No es una maniobra ordinaria en el mundo del fútbol profesional el cambio de director deportivo durante una temporada en marcha, aunque cada vez está siendo más común en el balompié moderno. Los criterios mercantiles, empresariales, están poco a poco imponiendo nuevos criterios en el día a día de los viejos clubes, desde hace tiempo casi todos sociedades anónimas, y este tipo de cargos ejecutivos y de confianza empiezan a no responder a los tiempos marcados por la tradición ancestral, la que centraba en el verano y el periodo de cambios de temporadas las fechas naturales de este tipo de permutas.

El Real Zaragoza, con el relevo de Narciso Juliá por Lalo Arantegui en este mes de febrero que ya concluye, ha consumado la sustitución del cargo de director deportivo por segunda vez en dos años a temporada corrida: Juliá ya vino al club aragonés la campaña pasada tras ser despedido por Navidad Ángel Martín González.

Esta novedosa figura del cambio de responsable en la Dirección Deportiva a mitad de curso provoca, indefectiblemente, una sacudida en el vestuario que requiere el reseteo inmediato y medido de todas las piezas que componen el equipo. Todo porque, de repente, cambia de raíz la referencia directiva que ha estado vigente desde julio-agosto para muchos de los miembros del grupo, en muchos casos -como sucede esta vez en el Real Zaragoza- la referencia que los trajo hasta este proyecto. 

En efecto, Juliá es el responsable de la manufactura de 22 de los componentes del Real Zaragoza del presente. Todos menos Cabrera, Ángel, Isaac y el lesionado Wilk, los únicos cuatro que vienen del anterior capítulo, el de Martín González. El director deportivo catalán, recientemente desvinculado de la SAD blanquilla, ya trajo bajo el brazo nada más aterrizar a Dongou, Lanzarote y Javi Ros, en el mercado invernal del año precedente. Y, en el último verano, en una revolución sin precedentes, con 20 finiquitos y 14 fichajes, él fue el hacedor del nuevo equipo con los Zapater, Cani, Casado, Fran, Alex Barrera, Xumetra, Marcelo Silva, Irureta, Popa, Ratón, Edu García, Juan Muñoz, Bagnack y José Enrique. Una nómina que se terminó de completar el pasado mes de enero, en el escaparate invernal, con los cinco refuerzos, Jesús Valentín, Edu Bedia, Saja, Feltscher y Samaras que, sin ser puramente de su matriz, sí que llevaron la firma burocrática de su coincidencia temporal en el cargo mientras se sumaron a la causa.

Lalo Arantegui asoma al Real Zaragoza 2016-17 a falta de tres meses y medio para el final del torneo, en una situación nada cómoda en la clasificación, y con este elenco de futbolistas a los que, además de pedir compromiso máximo y responsabilidad por tanto como se juega el club en este tiempo, habrá de explicarles cuáles son, a grandes rasgos, las intenciones de futuro del nuevo proyecto deportivo que nace. Esa es la nueva dimensión que adquieren, en todos los clubes, este tipo de relevos en cargos tan específicos que antes no sucedían así y que, en los tiempos modernos, cada vez son más comunes.

Lalo explicó en su presentación cómo entiende este importante momento y la manera como ha de afrontarse por todas las partes para que no haya rozamientos y se trabaje con normalidad y solvencia hasta junio. "Yo creo que los futbolistas están comprometidos con el Real Zaragoza, no se comprometieron con el anterior director deportivo. Ni los que vengan se van a comprometer conmigo. Se valora el rendimiento de cada uno de ellos y todos tienen la posibilidad de continuar con nosotros, siempre que ellos quieran. La dirección deportiva tiene muy clara cuál va a ser la línea a seguir de cara al futuro y, ojalá, el rendimiento de cada uno de los jugadores sea tan poderoso que nos tengamos que plantear que continuen muchos de ellos", razonó Arantegui.

Etiquetas
Comentarios