Despliega el menú
Real Zaragoza

Agné trabaja bajo mínimos en el arranque de semana

Zapater, Cani, Ángel, Lanzarote, José Enrique y Popa no se entrenaron con el equipo. Isaac y Fran se probaron con limitaciones.

La plantilla del Real Zaragoza se ejercita en la Ciudad Deportiva
Agné trabaja bajo mínimos en el arranque de semana
Daniel Marzo

Frio helador, cierzo a punto de caer en la multa del radar de la Guardia Civil de Tráfico y un grupo reducido como nunca. Así comenzó la semana Raúl Agné, el entrenador del Real Zaragoza, en el campo central de la Ciudad Deportiva, buscando el poco abrigo que ofrecen las instalaciones de la carretera de Valencia. Bajo mímimos, no solo en el apartado anímico y en el ambiente que envuelve al equipo después de consumar el sábado por la noche la tercera derrota consecutiva en Murcia. También en cuanto a piezas, dado que son muchos los futbolistas que arrastran problemas físicos y necesitan de cuidados específicos a estas alturas de enero, en plena crisis de resultados y credibilidad de todo.

La lista de ausentes fue larga y de peso específico. No estuvieron sobre el césped ni Zapater, ni Cani, ni Ángel, ni Lanzarote, ni el lesionado José Enrique, ni Popa, al que se le ha invitado a trabajar definitivamente aparte mientras define su salida del vestuario en las próximas horas. Son los efectos de los golpes, los bocadillos, la fatiga muscular que afecta a unos y otros. Circunstancias que el frío meteorológico acrecienta y que, sobre todo, el aire viciado que provocan los aires de desvanecimiento del equipo en el último mes hace incrementar sus efectos en el cerebro de los afectados. Todo eso, si se viniera de tres victorias y el equipo estuviera entre los tres o cuatro primeros de la clasificación, sería mucho más llevadero y menos molesto. Es el fútbol.

Además de estas ausencias notables, los dos laterales derechos, Isaac y Fran, han asomado al césped con evidentes limitaciones. Isaac, que se pensó en La Condomina que se había roto la rodilla, ha salido algo más tarde que sus colegas con la intención de probar la reacción de la articulación dañada y en la que, según las pruebas radiológicas del lunes, solo tiene un fuerte traumatismo con un edema. Un mal menor tras un duro choque con el portero del UCAM. Y Fran, que lleva mes y medio de baja sine díe, aquejado de una tendinitis en el sóleo de la pierna derecha, se ha apresurado a volver al grupo en una semana donde todo apunta a que le va a llegar competencia para el puesto. Eso sí, lo ha hecho con zapatillas, no con botas de tacos. Un simple test durante los minutos de carrera y los primeros ejercicios físicos, para comprobar asimismo de qué modo reacciona su pierna dañada.

Total, que Agné tenía poca capacidad de maniobra para empezar la semana en el orden táctico de cara a preparar los detalles del próximo duelo, una auténtica final en enero ante el Lugo en La Romareda, el domingo a las 20.00. No había número suficiente para trabajar en serio cuestiones mayores, así que el día quedó para cuestiones menores, matices puntuales en el ámbito técnico.

Curiosamente, ante los problemas de los dos laterales del primer equipo -los citados Isaac y Fran-, Agné reclamó la presencia del dueño del puesto en el filial, el joven Delmás. Pero, sabido es, el canterano está sancionado por ver la quinta amarilla el pasado domingo en Cariñena en el partido del RZD Aragón y no podrá jugar este próximo fin de semana con ningún equipo zaragocista. Aun así, Delmás ha trabajado con la primera plantilla este martes.

Etiquetas
Comentarios