Despliega el menú
Real Zaragoza

Juan Muñoz ya no pertenece al Real Zaragoza

El club aragonés rompe el contrato de cesión que tenía con el Sevilla desde el 31 de agosto y el delantero se marchará al Levante, líder de Segunda.

Juan Muñoz, en uno de sus partidos jugados como zaragocista: el de Copa ante el Valladolid en La Romareda.
Juan Muñoz ya no pertenece al Real Zaragoza
HA

Como estaba previsto desde el pasado fin de semana, Juan Muñoz ha dejado de ser futbolista del Real Zaragoza en la noche de este lunes, 23 de enero. El delantero centro utrerano rompió el contrato de cesión que firmó el club aragonés con el Sevilla FC, propietario de sus derechos, y tras un breve paso legal por el cuadro sevillista, volverá a ser cedido, en este caso al Levante, líder destacado de la Segunda División y rival del Zaragoza en la categoría de plata (visitará La Romareda dentro de 18 días). 

Juan Muñoz ha jugado en el club blanquillo cuatro meses y medio, tras llegar en el último día del mercado estival como refuerzo de última hora del área deportiva, que intentó sin éxito con anterioridad la contratación de delanteros de otro perfil, más vinculados con el juego áereo y de fútbol directo. Fueron los casos de Kike Sola (Athletic de Bilbao), Barreiro (Alavés) o Alegría (Betis), entre otras opciones tanteadas a finales de agosto.

El ariete andaluz abandona el Real Zaragoza tras un paso discreto y envuelto en una situación de conflicto que tuvo su explosión tras jugarse el último partido de 2016, previo a las vacaciones de Navidad, en el que el cuadro de Agné ganó 1-2 al Rayo Vallecano en Madrid. Allí, tras no jugar (junto a Ángel, fue titular Dongou, ya recuperado de su lesión de rodilla), Muñoz solicitó al club abandonar la disciplina zaragocista al considerar que no disfrutaba de una situación favorable para disputar muchos minutos en lo sucesivo. Así lo reconoció el director deportivo, Narciso Juliá, públicamente la semana pasada y lo corroboró Raúl Agné horas después. 

Los números de Juan Muñoz hablan por sí solos. Ha jugado como zaragocista 15 partidos de liga (más uno de Copa), solo 8 de ellos como titular y apenas 3 completos. Sumó únicamente 750 minutos en toda la primera vuelta, una participación extremadamente escasa para alguien que vino con la vitola de gran rematador y un lince del área. Solo marcó 3 goles, todos fuera de La Romareda, donde la afición zaragocista no ha conseguido celebrar y cantar un tanto suyo (anotó en Sevilla, ante sus excompañeros del filial del Pizjuán, en Soria ante el Numancia y aquel golazo desde medio campo en Mallorca, su única acción relevante en esta breve estancia en el Real Zaragoza que ya concluyó). 

Muñoz vino avalado por Luis Milla, el primer entrenador de la temporada zaragocista, con quien comparte agencia de reprensentación. Tras el cambio de técnico a finales de octubre y, sobre todo, después de que Dongou se recuperase de cuatro meses de convalecencia de una lesión de rodilla que sufrió en agosto en la pretemporada, la presencia de Juan Muñoz en los planes tácticos del equipo cayó en picado, lo que terminó derivando en este prematuro adiós del jugador al club zaragozano. 

En ningún momento encontró su sitio en la delantera del Real Zaragoza, dado que Ángel siempre tuvo prevalencia tanto para Milla como para Agné en el puesto de delantero centro. Así, su valedor, Milla, le buscó acomodo a menudo como segundo punta, incluso basculando a la banda por momentos. Lejos del área, Muñoz siempre mostró incomodidad y dificultades para rendir adecuadamente. Y, cuando salió desde el banquillo, nunca logró sintonizar con lo que los partidos requerían (siempre asomó en situaciones delicadas, de derrota, de necesidad de reacción inmediata), por lo que su valor como revulsivo nunca fue importante. 

Sus últimos minutos como zaragocista fueron los 40 finales del desastre en Cádiz, el 3 de diciembre, con derrota por 3-0 en el Carranza. En los últimos cinco partidos (Oviedo, Rayo Vallecano, Girona, Tenerife y UCAM Murcia) no hubo noticias de él. Incluso, en los tres finales, no fue ni convocado por Agné, un síntoma inequívoco de que su vida en el Real Zaragoza se había agotado sin remedio. 

Con su marcha, la SAD zaragozana libera una ficha importante, superior a los 200.000 euros (en este caso, la parte proporcional de lo que resta de temporada), que podrá destinar a un nuevo refuerzo para la delantera que venga a suplir al ya desvinculado Juan Muñoz.

Etiquetas
Comentarios