Despliega el menú
Real Zaragoza

Merino es la pieza clave en las opciones del Zaragoza para fichar a Mérida

El Osasuna solo abriría la puerta al centrocampista pretendido por el club aragonés si Merino regresa cedido a Pamplona desde el Dortmund.

Fran Mérida, el jugador del Osasuna que pretende el Real Zaragoza y, a la dcha., la información publicada por el diario alemán Bild relativa a la posible cesión de Merino del Borussia Dortmund al Colonia.
Merino es la pieza clave en las opciones del Zaragoza para fichar a Mérida
Osasuna.es/Bild/Diario de Navarra/HA

Si quieren saber el índice de probabilidades que tiene el Real Zaragoza de contratar en enero al centrocampista osasunista Fran Mérida, miren ustedes lo que sucede con Mikel Merino. El joven medio centro pamplonés, internacional español sub 21, que fue fichado por el Borussia Dortmund el pasado verano, es una de las principales bazas que está intentando conseguir el Osasuna en los últimos días de cara a buscar el milagro de la salvación y la permanencia en Primera División, donde los rojillos son colistas (20º puesto) con solo 7 puntos tras 16 jornadas disputadas. Ante las pocas oportunidades que está teniendo Merino en su nuevo club alemán en los primeros meses, la directiva osasunista ha pedido su cesión. Es decir, su vuelta momentánea al club navarro, para que pueda ayudar a la pretendida resurrección en la máxima categoría. 

Si Merino volviese al Osasuna en los próximos 30 días, es probable que Fran Mérida fuera liberado por el área deportiva rojilla para salir cedido y, así, el Real Zaragoza estaría en disposición de entrar en tratos definitivos para casar su contratación. Pero, si Merino no obtiene el visto bueno de su club, el Borussia Dortmund, para volver a Pamplona en auxilio de su equipo matriz durante los próximos cinco meses, las posibilidades de que Fran Mérida continúe en la plantilla de El Sadar -pese a que a su entrenador, Caparrós, no le convence demasiado su perfil- serán muy altas por pura cuestión numérica.

Así pues, el resumen del asunto es breve y cristalino: Fran Mérida se pondrá en órbita del Real Zaragoza (y de otros pretendientes) únicamente si el Borussia Dortmund concede permiso a Merino para retornar durante media temporada al Osasuna, gestión que deberá cerrarse en las próximas cuatro semanas como máximo.

En principio, como ha reconocido públicamente la directiva osasunista en los últimos días, Merino sí que está en buena disposición y quiere volver a Pamplona de enero a junio. Pero el problema es el Borussia Dortmund. Los dirigentes deportivos del club germano no ven con buenos ojos esa maniobra de cariz regresivo para la figura de Merino. De hecho, prefieren que la cesión (que la va a haber, dado que en el primer equipo 'borusser' no tiene espacio ahora mismo) tenga lugar dentro de la propia Bundesliga y le están buscando destino entre los equipos más necesitados de la máxima categoría alemana.

En las últimas horas, el diario Bild publicó en primera plana la opción de que Merino acabe prestado por el Dortmund en el FC Colonia. Por ahí van las tesis del Borussia: que Merino siga creciendo dentro del ambiente del fútbol alemán, que conozca cada vez mejor la idiosincrasia de la singular Bundesliga. Les genera dudas que el prometedor medio centro navarro vuelva a casa por un tiempo. 

Y, en esa disquisición, indirectamente está jugando sus bazas (pocas, por lo que se destila del caso) el Real Zaragoza en lo que sería la carambola del fichaje -cesión- de Fran Mérida para la segunda parte de la temporada, un refuerzo de altura para el centro del campo zaragocista, que anda buscando un jugador de esas características creativas y goleadoras desde la segunda línea. 

El Huesca, equipo anterior de Fran Mérida y desde el que fue traspasado al Osasuna el pasado mes de julio, era otro escollo que se interponía hace un tiempo entre las ganas del Real Zaragoza de contar con el fino centrocampista y las verdaderas opciones de lograrlo. Cuando Mérida empezó a no contar con minutos en el cuadro rojillo y a barajarse la hipótesis del abandono de la plantilla navarra en enero, el cuadro oscense se postuló como lugar de posible retorno del jugador. Pero, finalmente, ha sido Lluís Sastre quien, desde el Leganés, ha sido fichado por los altoaragoneses para desempeñar el papel organizador en su medio campo en la segunda vuelta. De este modo, ese obstáculo logístico se le ha aclarado al Real Zaragoza de manera natural y sin forzar ningún resorte.

Hay más detalles pendientes en esta complicada operación que tiene proyectada el Real Zaragoza en un bosquejo previo, aun sabedor de que es complicado consumarla. Pero, para que las demás fichas pudieran moverse y tener sentido, lo primero es que Merino pueda recalar en el Osasuna. Si no es así, el resto de los avances se tornarán prácticamente inviables. Así que, el futuro de este trato depende de lo que se decida un día de estos en un despacho en Alemania. Con Merino como pieza clave, como elemento de cuña indispensable para las apetencias zaragocistas. Cosas del mercado.

Etiquetas
Comentarios