Despliega el menú
Real Zaragoza

¿Ha jugado alguna vez el Zaragoza en Nochevieja?

Los zaragocistas han disputado cinco partidos oficiales en el último día del año con un favorable balance de dos victorias y tres empates. Los cinco esconden anécdotas e historias curiosas.

Crónica del Zaragoza 3 - Córdoba 0 disputado el 31 de diciembre de 1967.
Crónica del Zaragoza 3 - Córdoba 0 disputado el 31 de diciembre de 1967.
Heraldo de Aragón

Ya se ha instalado en el ideario popular que el fútbol español se detiene por Navidad. Salvo puntuales intentos -sin demasiado éxito entre los aficionados- como el de hace dos años en el que se disputaron varios partidos de Primera a final de año, hace un par de décadas que se ha institucionalizado en el calendario que el balón deje de rodar de forma oficial en semanas señaladas como la de Navidad o Nochevieja. Un parón que sirve a los futbolistas para descansar y a los técnicos para terminar de perfilar el mercado invernal y la segunda parte del campeonato.


Sin embargo, el fútbol en España no siempre ha estado regido por estos mismos parámetros en su calendario. De hecho, el Real Zaragoza ha disputado un total de cinco partidos en Nochevieja.Lo que ahora parece algo estrambótico e inusual, antes era algo habitual y común en los campos de todo el país. Se iba al fútbol a primera hora de la tarde y se cenaba en familia por la noche. Además, jugar en el último día del año se ha traducido en notables resultados para el Zaragoza, que ha conquistado dos victorias y ha sumado tres empates de prestigio en visitas a estadios complicados como San Mamés o el Vicente Calderón.

Líderes tras visitar San Mamés

El primer precedente de un partido del Real Zaragoza en Nochevieja se remonta a 1939, cuando los aragoneses visitaron al Athletic de Bilbao en el viejo San Mamés. El equipo lo dirigía aquella temporada Tomás Arnanz Arribas, habitual centrocampista titular que, según las crónicas de la época en HERALDO DE ARAGÓN, estaba "todavía ausente del equipo, quién sabe por cuánto tiempo, a consecuencia de las lesiones en la lucha por España". La Guerra Civil había terminado hace unos meses y el fútbol trataba, poco a poco, de retomar sus ritmos.


Aquel Zaragoza llegaba a Bilbao en la quinta jornada de liga comandando por primera vez en toda su historia la clasificación de Primera División. "Muchos años de esperanzas y de ilusiones, muchos años de batallar y batallar, muchos días de laborar (…) han dado como resultado esta alegría de ver por primera vez a nuestro Zaragoza por delante de los tradicionales y casi obligatorios primeros Barcelona, Athletic, Madrid, Valencia… y por encima de otros muchos clubs de más recursos o, por lo menos, de más 'bullicioso' historial", decía la previa de aquel partido. "El Zaragoza tiene un encuentro duro y peligroso (…) pero ya nadie nos quitará la honrilla de habernos visto en el primer año de nuestra participación en la Liga ocupando el primer puesto", agregaba.


El partido, tal y como se preveía, fue duro y tenso. Los zaragocistas se adelantaron en el marcador gracias a un gol del delantero Víctor Bilbao (curiosamente) en el minuto 22. Aguantaron el 0-1 hasta casi el final del encuentro, pero no pudieron evitar el empate del local Unamuno en el 88. El Zaragoza, al menos, mantenía el liderato de Primera División en el cambio de año e iniciaba la década de los 40 en lo más alto del fútbol español. Finalmente, terminó la Liga séptimo y el Atlético Aviación fue campeón.


(Clasificación de Primera División el 31 de diciembre de 1939 tras el empate del Zaragoza en San Mamés). Fuente: HERALDO DE ARAGÓN.

Triunfo ante el Huesca y amistoso contra el Boldkluben en Torrero

El segundo encuentro oficial en Nochevieja también tiene una historia curiosa. Fue en 1950. El Zaragoza, entonces en Segunda División, se enfrentó al Huesca en el campo de Torrero en un partido que solventó con un contundente 3-0. Morales abrió el marcador y Belló lo cerró con un doblete en la segunda mitad. Pero a pesar de la expectación que levanta siempre un derbi regional, aquellos días se hablaba más en la ciudad del partido de Año Nuevo que del de Nochevieja.El 1 de enero, apenas 24 horas después de ganar al Huesca, el Zaragoza disputó un amistoso en Torrero frente al Boldkluben danés, que llegaba con la vitola de haber alcanzado diez veces el título de campeón de su país. Se encontraba de gira por España y el 1 de enero de 1951, el Real Zaragoza le superó por 5-2. Subcampeón de la Segunda División Norte, el conjunto aragonés ascendió aquel año a Primera División.


(Imagen del cartel que anunciaba en el HERALDO DE ARAGÓN los partidos ante el Huesca y el Boldkluben en Nochevieja de 1950 y Año Nuevo de 1951). Fuente: HERALDO DE ARAGÓN.

Empate con polémica en La Romareda

Una década después, concretamente el 31 de diciembre de 1961, el Zaragoza volvió a despedir el año sobre el césped. Ya en La Romareda, el equipo aragonés recibía al Elche en la 17ª jornada. En la previa de aquel partido el protagonista era el delantero del Elche Juan Ángel Romero, un goleador por el que se había interesado meses atrás el Zaragoza. "Mi mayor ilusión, jugar en esa espléndida delantera. ¡Cuántos goles marcaría junto a Seminario y Marcelino!", explicaba a HERALDO DE ARAGÓN el día previo al encuentro. En el pie de la página de la entrevista, un deseo de uno de los columnistas del periódico: "Eso de 'año nuevo, vida nueva', es para mañana. Hoy, como todos los domingos que les dejan, los delanteros zaragocistas deben buscar la goleada. Por ejemplo, seis tantos. Uno por cada dos uvas".

(Ficha previa con las alineaciones del Zaragoza-Elche del 31 de diciembre de 1961). Fuente: HERALDO DE ARAGÓN.

Seminario, Duca, Miguel, Murillo, Marcelino, Lapetra… se estaban gestando Los Magníficos que un par de años más tarde conquistarían la Copa del Generalísimo y la Copa de Ferias. El partido ante el Elche estuvo envuelto por la polémica y marcado por un penalti muy dudoso que transformó en el minuto 88 el propio Juan Ángel Romero. Por si fuera poco, la parroquia zaragocista reclamó un par de penas máximas a su favor que no concedió el colegiado Gardeazabal, protagonista de la crónica del día 2 (el 1, como ahora, no se imprimía periódico en papel). Para el Zaragoza marcó Duca.


(Crónica del Zaragoza 1 - Elche 1 publicada en el HERALDO DE ARAGÓN el 2 de enero de 1962). Fuente: HERALDO DE ARAGÓN.

Goleada frente al Córdoba

Seis años después, en el cierre de 1967, el Zaragoza volvía a jugar en Nochevieja.De nuevo en La Romareda, en esta ocasión el rival era el Córdoba. La previa del partido reflejaba lo inoportuno del choque para los andaluces. Marcel Domingo, técnico francés de aquel Córdoba (campeón de Liga años más tarde dirigiendo al Atlético de Madrid), comentaba a HERALDO DE ARAGÓN los perjuicios familiares que le suponía jugar aquella tarde. "Indiscutiblemente hubiéramos preferido, como podrán hacer nuestros amigos y rivales del Zaragoza, pasarla con la familia, pero son cosas del oficio. Tomaremos las uvas y una copa de Champaña en el Goya y a las cuatro saldremos en el tren vía Madrid a Córdoba", explicaba.


(Previa del Zaragoza-Córdoba del 31 de diciembre de 1967). Fuente: HERALDO DE ARAGÓN.

Como en las citas previas con la Nochevieja, el Zaragoza resolvió aquella tarde el partido con un resultado favorable: goleó 3-0 al Córdoba con un doblete de Santos y otro gol de Pais. Todo, según los textos de aquel día, a pesar del "mal partido" o de la "muralla defensiva del Córdoba". Fue titular en aquel Córdoba como delantero Luis Costa, jugador y entrenador zaragocista posteriormente durante muchas temporadas. El Zaragoza de Roque Olsen acabó la liga quinto, clasificándose un año más para la Copa de Ferias.


(Crónica del 3-0 del Zaragoza el Elche en la Nochevieja de 1967). Fuente: HERALDO DE ARAGÓN.

Empate de mucho mérito en el Vicente Calderón

El último de los precedentes zaragocistas en Nochevieja data de 1972, cuando los aragoneses, recién ascendidos a Primera División, visitaron al Atlético de Madrid en el Vicente Calderón. "En Madrid se presta muy poca atención al partido, dándose por descontado que el triunfo será atlético, en tanto que el Zaragoza dice que igual que el Gijón dio la sorpresa en este campo hace unos meses, igual la puede dar el conjunto blanquillo", publicaba en su previa el HERALDO DE ARAGÓN aquella mañana.


(Previa del Atlético de Madrid-Real Zaragoza del 31 de diciembre de 1972). Fuente: HERALDO DE ARAGÓN.

Sin embargo, el conjunto zaragocista resistió aquella Nochevieja en el estadio madrileño y logró capturar un empate de gran valor (0-0). "Un Zaragoza joven y dinámico neutralizó los intentos de un Atlético de Madrid corto en vanguardia", decían las crónicas del día 3 de enero (aquel año, no hubo prensa ni el día 1 ni el día 2). "Indigestión centrocampista de los rojiblancos, con presión estrellada siempre en las dos figuras de la zaga aragonesa: Violeta y González", se aseguraba en la prensa.


Desde entonces, desde aquella tarde de 1972 en el Vicente Calderón, el Real Zaragoza ha disputado, según le ha ido marcando el calendario de cada temporada, diferentes encuentros en Nochebuena, Año Nuevo, Reyes o incluso Navidad, pero nunca ha vuelto a disputar un partido oficial el 31 de diciembre.

Etiquetas
Comentarios