Despliega el menú
Real Zaragoza

Agné intenta que el mercado de fichajes y salidas no le altere el vestuario

"Mientras no tenga a nadie más, el día del Girona son estos los que han de jugar", indicó el entrenador en un guiño cómplice a su actual plantilla.

Agné, sonriente, durante el entrenamiento del miércoles en la Ciudad Deportiva.
Agné intenta que el mercado de fichajes y salidas no le altere el vestuario
Aránzazu Navarro

Raúl Agné sabe que, paralelamente al intento de mejora del rendimiento de la actual plantilla del Real Zaragoza, desde su responsabilidad como entrenador va a tener que lidiar durante los próximos 33 días con el mar de fondo que siempre genera dentro del vestuario la apertura del mercado invernal de fichajes y salidas de futbolistas. Y, con mano izquierda, procura desde el regreso al trabajo tras el parón navideño que la rumorología y las informaciones que surgen al respecto no alteren el ánimo de su equipo, en especial de los diversos jugadores que se ven o se verán afectados en lo sucesivo por esas cuestiones públicas. 

"Lo que yo no puedo controlar, no lo atiendo. Igual que las entradas, las salidas. Es así de fácil. Yo me dedico a entrenar. Aquí hay unos jugadores, que son los que tengo y con los que cuento. Mientras no tenga a nadie más, el día del Girona son estos los que han de jugar. Aquí están todos los que están. Y, mientras estén aquí estos jugadores, son del Real Zaragoza y yo cuento con ellos", indicó el preparador aragonés para lanzar un guiño cómplice a su actual plantel.

Agné no va a apretar las tuercas a la dirección deportiva durante las próximas cuatro semanas y media. Ese es otro propósito dentro del ámbito de las declaraciones públicas, donde es conveniente no introducir elementos de fricción que interfieran el discurrir del mercado y la competición. Así que el de Mequinenza se muestra absolutamente diplomático y corporativo en su postura incial ante la inminente llegada de enero.

"La idea del periodo de fichajes de invierno es que, en toda oferta y demanda, hay un mercado. Y ese mercado tiene un precio. Y nosotros nos movemos en función del 'money' (dinero) que tengamos. Si es un central, si es un extremo, si es un lateral, si es un delantero... nosotros estamos condicionados. Nosotros tenemos un dinero y lo que no haremos es gastar por gastar. Estamos obligados a estar atentos en ese mercado pero, si tiene que venir un central y es más malo que lo que tenemos, pues no vendrá. Y si es mejor, vendrá. Igual que en cualquier otra posición. A veces buscas una opción pero, si surge otra que te beneficia más, acaban siendo otras las que vienen", anticipó a modo de guión de lo que se prevé que pase de aquí al 31 de enero. 

Agné quiso desmarcarse por completo, en primera persona, de toda negociación que el Real Zaragoza como SAD pueda estar llevando a cabo en cada momento con los potenciales refuerzos que se buscan. Asegura que él vive ajeno a ese tipo de maniobras en los despachos. "Yo, el día antes de irme de vacaciones, el día siguiente de Vallecas, tuve una reunión profesional con el área deportiva, como es normal. Reflexionamos, analizamos, consensuamos y, desde ese momento, esto está en manos de la dirección deportiva. No voy a hablar de jugadores que no están. Está todo comentado con mis directores deportivos. Para eso los clubes y las empresas tienen departamentos, con sus obligaciones. Y esta no es mi obligación. Ellos ya saben lo que hay y está todo consensuado", explicó con intención.

Etiquetas
Comentarios