Despliega el menú
Real Zaragoza

Vallejo y su próxima y rápida llegada al Real Madrid, la bomba de la Navidad

El anuncio de la multimillonaria salida del veterano Pepe rumbo a China ha hecho emerger que Zidane quiere al zaragozano ya mismo para relevar al luso.

Jesús Vallejo, en la mañana de ayer, en el paseo de la Independencia.
Jesús Vallejo, en el paseo de la Independencia, durante sus breves vacaciones navideñas pasadas en Zaragoza hace tan solo cinco días.
José Miguel Marco

Jesús Vallejo, zaragozano y zaragocista que es la gran revelación de la Bundesliga en lo que va de temporada en las filas del Eintracht Frankfurt, se ha convertido en las últimas horas en la bomba de la Navidad en el fútbol español a través de su vínculo contractual con el Real Madrid. El joven central aragonés -19 años, cumplirá los 20 el próximo 5 de enero-, que juega cedido por los madridistas en el club alemán, ha sido señalado en el seno de la entidad merengue por Zinedine Zidane como el relevo inmediato del portugués Pepe, que ha sugerido a los responsables directivos del club madrileño su inminente marcha a la liga de China, donde tiene una oferta multimillonaria imposible de rechazar en la recta final de su carrera deportiva. 

Zidane no ha dudado. Si Pepe -33 años, 34 en febrero- va a concluir su exitoso paso por el eje de la zaga del Real Madrid tras una década de alto rendimiento y títulos, nadie debe volverse loco para intentar hallar en el mercado mundial a su sustituto de futuro en un puesto de tan alta responsabilidad en uno de los mejores equipos del mundo. Lo tienen ya en su nómina y se llama Jesús Vallejo. Al técnico madridista, como a todo el mundo, no le está resultando ajeno ni sorprendente el extraordinario rendimiento de Vallejo en el Eintracht, circunstancia que ha convertido al defensor de las Delicias en uno de los focos de conversacion permanente en los últimos meses en el fútbol alemán.

Así pues, el aterrizaje de Vallejo en el primer equipo del Real Madrid, que no hace mucho tiempo parecía un objetivo a largo plazo y, tal vez, un imposible desde muchos puntos de vista del mundillo futbolístico nacional, puede estar a punto de consumarse. Quizá, el próximo verano, cuando con 20 años, Vallejo emprenda una senda similar a la que viene caminando en los últimos 10 Sergio Ramos, que también llegó al vestuario del Bernabéu con esa temprana edad procedente del Sevilla para convertirse en un referente del fútbol español.

Vallejo jugó en el Real Zaragoza hasta el final de la pasada temporada. Un curso, el anterior, en el que su condición ya fue la de cedido por el Real Madrid al club zaragocista, ya que los actuales dirigentes blanquillos llevaron a cabo una operación de traspaso en el verano de 2015, junto con el portero juvenil Darío Ramos, valorada en alrededor de 6 millones de euros y que fue crucial para que el corazón de la SAD zaragozana pudiera seguir latiendo con cierta cadencia y se pudiesen cerrar los refuerzos que, el área deportiva de entonces, consideró oportunos para optar al ascenso a Primera. La permanencia de Vallejo en Segunda División estaba cantado que no iba a tener mayor duración que la del curso pasado. Su progresión, ya bajo la tutela madridista, debía proseguir en un equipo de mucho mayor nivel, bien en España o bien en el extranjero. Y Jesús dijo adiós a su Zaragoza y a su Real Zaragoza el pasado mes de julio para emprender su aventura alemana que tan bien le ha sentado. 

Internacional español en todas las categorías, incluida la sub 21 con muchísima antelación su por edad (es campeón de Europa sub 19), las puertas de la selección absoluta también parecen cada vez más cerca de su posición actual en las evaluaciones de los técnicos, cuando esta temporada 2016-17 está casi en su mitad. Todo forma parte de lo mismo. De la calidad de Vallejo, de su trabajo profesional cargado de humildad y normalidad en su entorno, de su comportamiento honrado dentro de un mundo lleno de peligros a esquivar y de la tozudez de los hechos.

Vallejo era bueno en benjamines, en alevines, en infantiles, en cadetes... Tuvo la oportunidad de debutar en Segunda División con el Real Zaragoza, siendo juvenil con 17 años, cuando Víctor Muñoz tuvo que armar un equipo de absoluta emergencia en Huelva porque la liga empezaba en agosto y el casi moribundo equipo blanquillo de aquel momento, el que acababa de resucitar de la morgue la actual propiedad -los patronos de la Fundación Zaragoza 2032- aún no tenía jugadores suficientes. Y ahí asomó como un descarado chaval que tenía madera de adulto, cerebro de estrella y ademanes de grandísimo futbolista. Todo confluyó para que aquel chico de la Vía Hispanidad, del instituto Enrique de Ossó, ya no fuera desbancado del once titular de un Real Zaragoza de urgencias.

Y lo demás ha venido solo. Por propia naturaleza de las cosas. Porque, a veces, el fútbol no necesita intérpretes. Observar las noticias que fluyen desde dentro del Real Madrid en las últimas 24 horas respecto de Vallejo, que desembocan en portadas de los principales periódicos deportivos de la capital del Reino y en infinidad de flujos informativos por el resto de medios, no suponen sorpresa para la mayor parte de quienes han visto crecer a Jesús Vallejo desde su más tierna infancia, cuando antes de ir a la Ciudad Deportiva vistió los colores del Oliver

Hace poco, Vallejo explicaba en HERALDO DE ARAGÓN -y en otros medios de tirada nacional- que su espejo eran los casos de Carvajal y Lucas Vázquez, dos jovenes a los que el Real Madrid mandó cedidos a Alemania (el lateral estuvo un año en el Bayer Leverkusen) y al Espanyol, respectivamente, para que mostrasen su verdadero nivel de progresión y si realmente servían para el futuro del primer equipo madridista. Ambos son habituales ahora en los planes de Zidane y, asimismo, de la selección española con Lopetegui. Es posible que, dentro de pocos meses, Vallejo comparta vestuario con sus espejos.

Etiquetas
Comentarios