Despliega el menú
Real Zaragoza

El mercado pone a mano a Pantic y Borda

El serbio, central-lateral diestro, milita en el Alavés cedido por el Villarreal. El vasco es central, jugó en el club vitoriano y el Recre y está en Australia desde julio.

A la izquierda, Pantic, en un partido de esta temporada con el Alavés. A la derecha, Borda, también con la camiseta del cuadro alavesista, celebrando un gol durante la pasada liga.
A la izquierda, Pantic, en un partido de esta temporada con el Alavés. A la derecha, Borda, también con la camiseta del cuadro alavesista, celebrando un gol durante la pasada liga.
HA/El Correo

El mercado ha puesto a mano del Real Zaragoza a dos centrales diestros, que también juegan con soltura como laterales del mismo lado, que están en situación susceptible de abandonar sus actuales clubes durante el periodo de fichajes de invierno que se abrirá la semana que viene: Aleksander Pantic, jugador del Alavés cedido por el Villarreal, y Aritz Borda, actualmente en el Western Sydnei de Australia, con pasado también en el Alavés y el Recreativo de Huelva, entre otros clubes. Ambos, al parecer, cuentan con opciones de salir de sus actuales ubicaciones y están en disposición de escuchar ofertas y sugerencias de los clubes que buscan piezas de sus caracteristicas futbolísticas. 

Pantic, defensor serbio de 24 años, de 1,85 de estatura, llegó al Alavés recién ascendido a Primera este verano en un préstamo del Villarreal, el club propietario de sus derechos. Criado en el RAD Belgrado de su país, tuvo un breve paso por el mejor equipo de Serbia, el Estrella Roja de la capital, de donde lo fichó el conjunto villarrealense en 2013 con solo 21 años. En el Submarino Amarillo debutó aquel año, jugando 9 partidos en Primera División, cinco de ellos completos, más de 600 minutos, a las órdenes de Marcelino García Toral y junto a Cani como compañero de equipo.

Por su juventud, el área deportiva del club castellonense decidió cederlo en la campaña siguiente para que jugase todos los fines de semana en un club que se los pudiera ofrecer, y el elegido fue el Córdoba, que acababa de ascender a Primera y remodeló por completo su plantel. En cuadro andaluz, Pantic jugó 24 choques de nuevo en la élite, casi 2.500 minutos, con Chapi Ferrer, Miroslav Djukic y José Antonio Romero como entrenadores. Un año más tarde, el pasado, el central balcánico vivió su segunda cesión, esta vez al Eibar, de nuevo en la máxima categoría. En el bloque vasco, dirigido por José Luis Mendilíbar, participó en 20 partidos, casi todos completos, sumando casi 1.700 minutos.

Pese a su evidente maduración progresiva, el Villarreal consideró el pasado verano que aún debía acometer una tercera cesión antes de ganarse un puesto en el vestuario amarillo y su nuevo destino fue Vitoria, a otro recién ascendido como el Alavés. Pero esta experiencia les ha salido peor que las anteriores tanto al jugador serbio como al Villarreal como entidad matriz del jugador. En Mendizorroza, Mauricio Pellegrino apenas cuenta con su concurso. A Pantic se le han pasado los primeros cuatro meses de liga, casi toda la primera vuelta, sin tener presencia sobre el césped nada más que en dos ratos: 64 minutos en el Pizjuán ante el Sevilla y, curiosamente, los 90 en El Madrigal ante su equipo real, el Villarreal (además ganaron los alaveses 0-2). Pantic solo ha participado 154 minutos, una pérdida de tiempo como cesión a rentabilizar por su club, el castellonense. Por ello, todas las partes están en trance de revisar en los próximos días tal situación: el Villarreal, el Alavés y el propio Pantic. 

Si, finalmente, el serbio y el club levantino rompen el préstamo con el Alavés, el Real Zaragoza aparece en la fila del mercado como un lugar apropiado para recalar. A estas alturas, por el boca a boca del gremio de la representación y por lo propios movimientos del área deportiva del club aragonés, a nadie escapa que la entidad zaragocista busca un jugador del perfil de Pantic. Y ahí están las cosas. Como en todas las posibilidades que le puedan surgir al equipo aragonés, pendiente sobre todo del apartado económico y de que no haya demasiada competencia de pretendientes. No hay capacidad para subastas o pujas al mejor postor.  

Por su parte, Aritz Borda es otra opción de similar origen. Este veterano central vasco de 31 años y 1,90 de estatura (natural de Lasarte-Oria, Guipúzcoa), fue canterano de la Real Sociedad y del Athletic de Bilbao en sus años jóvenes. Después, pasó por el Real Unión de Irún y el Mirandés, ambos en Segunda B, para dar el salto al profesionalismo de la mano del Recreativo de Huelva en 2011, bajo las órdenes de Álvaro Cervera y Juanma Rodríguez (un Recre con Javi Álamo, Sergi Enrich, Fidel o Juan Villar, entre otros). Allí, jugó 24 partidos en Segunda, anotando 2 goles.

En ese momento de eclosión, Borda decidió tomar la vía del extranjero y se marchó a Chipre, donde militó tres campañas en el Apoel Nicosia, con un rendimiento de más a menos y un balance de 35 partidos en ese periodo. De ahí saltó a Rumanía, para jugar en el Rapid Bucarest en la liga 2014-15 (hace dos campañas), donde coincidió con los gemelos Joan Oriol y Edu Oriol (exzaragocista este), y con el ahora jugador del Reus, López Garai. No tuvo mucho protagonismo, jugando apenas en 7 partidos.

El retorno a España se dio el curso pasado, donde Borda volvió al Pais Vasco para alistarse al Deportivo Alavés, con el que ascendería a Primera División de la mano de José Bordalás. Su participación no fue sustantiva, pero ocupó el rol de tercer central del equipo, siendo alineado en 10 choques. Anecdóticamente, uno de ellos -lo disputó completo, los 90 minutos- fue contra el Real Zaragoza en Mendizorroza, aquella fría mañana de marzo en la que el marcador terminó en empate a cero y fue expulsado Culio. Borda estaba por medio. Con el ascenso bajo el brazo, el Alavés emprendió la obligada readaptación del grupo para afrontar la Primera División y, obviamente, jugadores como Borda no tenían sitio. El guipuzcoano volvió a emprender el camino de la aventura y aceptó una oferta de Australia, donde llegó en tras el verano para enrolarse en el Western Sydnei. Allí ha jugado desde octubre 11 partidos, anotando un gol, el último el pasado día 23 del presente diciembre, en un equipo donde es compañero de Dimas Delgado, jugador canterano del Barcelona de larga trayectoria, que también estuvo en el Numancia y el Recreativo de Huelva. Una posible vuelta a España sería la que estaría poniendo a este central a tiro del Real Zaragoza.

Etiquetas
Comentarios