Despliega el menú
Real Zaragoza

Mensaje certificado para Juliá y el área deportiva

"Esperamos que todo lo bien que va lo económico, ocurra también en lo deportivo. A ver si esta vez acertamos", subrayó el presidente Lapetra.

Christian Lapetra, en un momento de la Junta General de Accionistas de este martes.
Christian Lapetra, en un momento de la Junta General de Accionistas de este martes.
Toni Galán

"Nosotros no fichamos jugadores. El Consejo no alinea jugadores. Pero traslada las grandes magnitudes (de la SAD) al área deportiva para que trabaje con ellas. Y lo que esperamos, ojalá fuera así, que todo lo bien que está saliendo lo económico, ocurriera también en lo deportivo". El mensaje es de Christian Lapetra, el presidente del Real Zaragoza, como portavoz público del Consejo de Administración del club en el día en el que han rendido cuentas sobre el estado financiero de la entidad en estos momentos. El destinatario es obvio: el área deportiva, motor fundamental en los próximos 40 días para reestructurar convenientemente la plantilla en el mercado de enero y aspirar con solvencia al ascenso a Primera en junio, asunto capital en el proyecto de la propiedad de la SAD para poder dar solución a la delicada situación económica heredada del pasado hace dos años y medio.

Lapetra ha dejado claras las responsabilidades de cada uno en el trabajo de gestión del Real Zaragoza. "Nosotros, como Consejo de Administración, debemos darle mucha importancia a la parcela deportiva porque, evidentemente, afecta muy directamente en la parcela económica de la SAD", subrayó con énfasis. "Trabajamos ambas áreas de manera muy unida. Desde el Consejo se otorga un presupuesto al área deportiva para que pueda buscar los jugadores que crea que son los que necesitamos", prosiguió en su descripción del método empresarial.

Como colofón a su breve -pero rotundo- dibujo de situación, Christian Lapetra recordó en voz alta cuál es el fin que, obligatoriamente, persigue la regencia del Real Zaragoza en los próximos seis meses, algo irrenunciable que no debería generar vértigo a nadie que trabaje en el Zaragoza moderno, en el puesto y condición que sea. "Nosotros tenemos una expectativa clara. Obviamente, es la de luchar por ascender cuanto antes. Porque es la mejor manera -junto con otras-, la más rápida, la más directa, para sanear el balance de la sociedad y poder estar en algún momento en la disposición de crecer. Con las magnitudes económicas que se han trasladado en esta Junta de Accionistas, esto es muy difícil de hacer en Segunda. Aun así, estamos siendo capaces de hacer lo que estamos haciendo en esta categoría. Pero vamos a ver si conseguimos acercarnos al ascenso. Obviamente, la exigencia para la parcela deportiva es máxima. No puede ser de otra manera", aseveró el presidente sin rodeos.

"Tenemos una plantilla que es la que tenemos. Con unas expectativas y unos jugadores que la dirección deportiva ha creído oportuno incorporar en el pasado mercado de verano. Y, al final, esas expectativas se van cumpliendo... o no. Lo que tenemos que ser es rápidos y eficientes si tenemos que hacer algún cambio ahora. Y hacerlo, y acertar. Ojalá tuviera la varita mágica para encontrar seis, siete, ocho jugadores, el núcleo duro de un equipo solvente, sin haber lesiones ni nada de nada adverso. Me gustaría que todos dieran el máximo. Si lo dan, hemos visto que este equipo es capaz de lograr grandes cosas. Tenemos que estar más cerca de las victorias fuera de casa. No queremos que sea una anécdota que el Real Zaragoza gane partidos a domicilio. Vamos a ver si apuntalamos las cosas que hacen falta traer y, esta vez, a ver si acertamos", remató su discurso, lleno de mensajes de profundidad que repercuten directamente en el área deportiva de manera certificada. Narciso Juliá y Albert Valentín, director deportivo y secretario técnico, acusarán recibo.

Etiquetas
Comentarios