Despliega el menú
Real Zaragoza

Costas y Naranjo, del Celta, otra pareja de piezas apetecibles escrutada

El primero, central diestro. El segundo, delantero multifuncional. Ambos saldrán cedidos en el inminente mercado invernal.

Costas y Naranjo, jugadores del Celta, en las fotos oficiales de su equipo y en el partido de la UEFA ante el Standard de Lieja belga que ambos jugaron.
Costas y Naranjo, jugadores del Celta, en las fotos oficiales de su equipo y en el partido de la UEFA ante el Standard de Lieja belga que ambos jugaron.
Celta de Vigo WEB/La Voz de Galicia/HA

David Costas y José Naranjo, jugadores del Celta de Vigo que no cuentan para su entrenador, Eduardo Berizzo, y que van a salir con seguridad del club gallego en los próximos días de mercado invernal, han sido escrutados por el Real Zaragoza por si fuese posible su incorporación en la pretendida reestructuración de la plantilla en enero. El Celta ya sabe que el cuadro aragonés estaría en disposición de estudiar y dar forma a una cesión en el caso de que el interés confluyera en un punto común en los dos casos. 

Costas es un defensa central diestro, que cumplirá 22 años en marzo, de 1,85 de estatura, que ya jugó cedido por los vigueses el año pasado en Segunda en las filas del Mallorca. Por su parte, Naranjo fue el jugador revelación de la división de plata en la campaña precedente, siendo el máximo goleador de la delantera del Nástic de Tarragona, con quien estuvo a punto de subir a Primera. Es un punta multifuncional, de golpeo preferente con la derecha, que gusta de jugar como extremo izquierdo a pie cambiado pero que, en su eclosión en el club catalán, fue alineado en todas las posiciones de la vanguardia: delantero centro, segundo punta o extremo diestro, al margen de su ubicación natural por la izquierda. Naranjo anotó 16 goles en los 36 partidos que jugó con los granas, 12 de ellos en una soberbia segunda vuelta en la que, entre sus equipos batidos, estuvo el Real Zaragoza en La Romareda (aquel polémico 0-1 del lío de Lanzarote y Reina).

Costas es un producto de la cantera celtista. Nacido en Chapela, localidad perteneciente al municipio de Redondela (Pontevedra), lleva en el club celeste desde la categoría infantil y ha llegado a ser internacional sub-21 con España en 2014, momento en el que coincidió con el entonces portero zaragocista Whalley. Debutó en el primer equipo de Balaídos en el inicio de la temporada 2013-14, hace cuatro cursos, de la mano de Luis Enrique. Con 18 años, se hizo con un hueco en aquel Celta de Primera División y jugó 17 choques en su estreno en la élite a un buen nivel. En la campaña siguiente, sin embargo, y ya con Berizzo como entrenador, solo participó en un choque oficial, muy al final del torneo, por lo que su año fue de total regresión. Por ello, en la temporada pasada, el Celta decidió cederlo al Mallorca, donde fue titular indiscutible con Albert Ferrer y Fernando Vázquez en 24 choques, todos completos, hasta que se lesionó en febrero con una rotura del cuarto metatarsiano del pie izquierdo y quedó inédito en los últimos tres meses y medio de liga por esa molesta dolencia. 

Este pasado verano regresó al Celta y, pese a sonar de nuevo en varios movimientos de préstamo, el jugador y su entorno apostaron por convencer de una vez al reticente Berizzo y Costas se quedó, con el 4 a la espalda como dorsal, en el vestuario gallego. No ha avanzado nada. Solo ha jugado un partido de liga, la victoria celeste por 2-1 ante el Valencia en Vigo, día en el que fue alineado los 90 minutos. Únicamente ha sido convocado en otros dos choques más, permaneciendo en la grada casi todo el tiempo. El resto de su actividad tuvo lugar en la UEFA Europa League, una reducida aparición circunscrita al duelo en Bélgica ante el Standard Lieja, que el Celta empató a uno en septiembre; y a un envite de la eliminatoria de Copa del Rey en Murcia ante el UCAM. Ahora, Costas vuelve a considerar que lo que necesita es jugar cada fin de semana y entiende que lo más recomendable es una cesión.

Caso similar es el del punta Naranjo. El onubense (Rociana del Condado) de 22 años y 1,82 de estatura, fue fichado por los celtistas en verano como elemento emergente de Segunda. Apostaron por él pagando al Nástic 1,5 millones de euros, pero no ha convencido a Berizzo y no ha podido hacerse hueco entre Iago Aspas, Guidetti, Sisto, Orellana y demás jugadores de nivel que posee el equipo pontevedrés en su vanguardia. Todavía joven, con pasado en el Recreativo de Huelva, el Villarreal B y el citado Nástic de Tarragona, Naranjo necesita volver a jugar con asiduidad para no perder por completo este complicado año en el que no ha logrado estrenarse en Primera División todavía. Ni un solo minuto le ha dado Berizzo en liga. Solo lució su dorsal '17' en la UEFA Europa League, el mismo día que jugó Costas (en Lieja ante el Standard) y, además, en la victoria gallega por 2-0 en Balaídos ante el Panathinaikos de Atenas griego. Su último sorbo competitivo fue en la Copa del Rey, jugando los 90 minutos ante el UCAM Murcia.

El Nástic está intentando hace varios días reclutar a Naranjo, como acaba de hacer con Achille Emana, para volver a montar la delantera de los éxitos del año pasado ahora que el presente de los de Tarragona es desesperado, en la cola de la categoría y con muy mala pinta. No parece que ése vaya a ser el destino del punta andaluz, al que pretende el 80 por ciento de los equipos de Segunda que estudian reforzarse en enero. Entre ellos, el Zaragoza.

Etiquetas
Comentarios