Despliega el menú
Real Zaragoza

En 7 días, el Zaragoza demuestra que en Segunda todo es posible

Tras los triunfos ante Oviedo y Rayo, varios futbolistas del equipo aragonés, como Irureta, destacan que hay tiempo para todo, irse arriba o caerse a la zona baja.

Xabier Irureta.
Xabier Irureta.
HA

El domingo 11 de diciembre, a media tarde, el miedo estaba metido en todo el zaragocismo. A las 20.00, en La Romareda, aguardaba la visita del Real Oviedo, equipo en zona de promoción de ascenso a Primera que causaba un enorme respeto, tanto por su potencial, como por que el Real Zaragoza venía del desastre de Cádiz, un sonoro 3-0 que lo dejó a solo 2 puntos de los puestos de descenso a Segunda B muy cerca ya del final de la primera vuelta. La merienda de ese domingo transcurrió en la más nerviosa incertidumbre.

Solo han pasado 8 días y, en esa bipolaridad que se manifiesta en cada rincón de la actual Segunda División española, con Zaragoza como paradigma de uno de los casos más extremos de tal efecto, el zaragocismo observa la realidad desde un telescopio bien alejado de aquel que servía de prisma visual hace solo una semana y unas pocas horas. Todo porque, a aquel temido Oviedo, el cuadro zaragozano le ganó 2-1 y, en la jornada siguiente, la de este domingo 18 de diciembre, repitió triunfo por 1-2 en el campo del Rayo Vallecano.

Seis puntos de seis dirimidos en estos dos complicados -a priori- choques (contra dos de los favoritos para estar en la zona noble) que han dejado al Real Zaragoza en puntuación (27) de promoción de ascenso, en 8ª posición, ex aequo con el 6º clasificado, el Huesca. El contraste es como el paso del hielo al agua hirviendo porque, justo por delante de este pleno, los de Agné acumularon tres duelos seguidos sin ganar, sumando solo un punto de nueve (empate en casa ante el Reus, 2-2, y derrotas en Getafe, 1-0, y Cádiz, 3-0). Y, claro, el efecto de esta anterior dinámica fue demoledor en la tabla de la división. No es una cuestión de idiosincrasia genética del territorio. Es que los resultados provocan, indefectiblemente, semejante oscilación en los cambios de humor, de ánimo y llevan de la depresión a la alucinación sin pasar demasiado tiempo por la normalidad.

Xabi Irureta, el reaparecido portero del Real Zaragoza tras dos meses de suplencia por su mal inicio de temporada, contaba a HERALDO a la salida de Vallecas lo común de este efecto, que él vivió varios años en el Eibar. "Hemos ganado dos partidos y ya estamos pegados a la zona de arriba. Y venimos de vivir una racha de tres partidos sin ganar que nos llevaron abajo del todo. Esta es la Segunda División. Y todo el mundo debería estar ya mentalizado. El equipo lo está. Y hay muchas ganas por mejorar las cosas y estar donde todo el mundo quiere. Pero la categoría se mueve de esta manera y todos tendrían que saberlo a estas alturas", recomendó con los datos en la mano.

Irureta, en su siguiente razonamiento, aportó unos gramos importantes de optimismo según sus criterios futbolísticos y la observación de cómo va la liga y el propio Real Zaragoza dentro de ella. "Yo creo que, si todo discurre como prevemos, el Real Zaragoza tiene muchas más opciones de estar arriba al final de la liga que de irse hacia abajo. Lo digo de verdad, no es una frase hecha. Pero la liga está para ir poco a poco. Lo dice la clasificación", aseguró el guardameta vizcaíno.

El de Berriatúa quiso subrayar el enorme valor de los 3 puntos logrados por el Real Zaragoza en el campo de Vallecas. "La primera victoria fuera de casa, lograda además en un campo tan difícil como el del Rayo Vallecano, que tiene una plantilla de Primera División, tiene un doble sabor de boca positivo dentro del equipo. Ganar en este escenario tiene un valor superior a muchos otros. No solo es ganar, sino dónde y a quién", señala Irureta. "Desde el minuto 1 tuve la sensación de que íbamos a ganar, viendo la actitud y el juego del equipo. Fuimos a Vallecas a por todas, a ganar. Y a base de empujar e insistir, surgieron los goles. Nos lo merecíamos", ponderó el portero.

Irureta ha vuelto a la titularidad de la mano de los dos referidos triunfos seguidos ante Oviedo y Rayo. Nada mejor para retomar el poso en una posición muy importante siempre dentro de un equipo. "Yo estoy con mucha confianza, muy motivado personalmente tras volver a ser titular en el Real Zaragoza. Este partido de Vallecas creo que ha sido fruto de ello. También digo que me ayuda mucho ver al resto del equipo igual de motivado. Errores seguiremos cometiendo todos, pero hay que trabajar para que sean los menos posibles", concluyó su interesante análisis del presente zaragocista.

Etiquetas
Comentarios