Despliega el menú
Real Zaragoza

A Cádiz, con lo puesto

Las constantes bajas reducen la capacidad de maniobra de Raúl Agné para el próximo partido. Álex Barrera se perfila como el relevo del lesionado Javi Ros en el centro del campo.

Raúl Agné, en un entrenamiento del RealZaragoza en la Ciudad Deportiva.
A Cádiz, con lo puesto
Raquel Labodía

Con un grupo cogido con alfileres y reforzado por varios futbolistas del filial, el Real Zaragoza fijó ayer las coordenadas de rumbo para preparar el partido del próximo sábado contra el Cádiz. Raúl Agné se enfrenta a la, posiblemente, semana con más adversidades y problemas a la hora de diseñar las claves de un choque desde su llegada al Real Zaragoza.

Aunque el técnico de Mequinenza recuperó la pasada semana a Dongou e Isaac, ambos, pese al gol del camerunés, está aún lejos de su plenitud física. Ambos han aliviado la enfermería, sí, pero sus estados de forma óptimos aún requieren más volumen de entrenamiento y más ritmo de competición. Además, si Raúl Agné acoge con los brazos abiertos estas dos altas, el técnico sufre, por el lado opuesto, dos bajas, dos ausencias para Cádiz de dos futbolistas que habían ganado peso específico con él en el banquillo del Real Zaragoza. Agné no podrá disponer de Javi Ros ni Edu García. El primero, está sancionado por acumulación de amarillas, aunque también se encuentra en un proceso postoperatorio después de su intervención ayer de una fisura de mandíbula. Por su parte, Edu García se recupera de una operación en el testículo izquierdo sobre el que recibió un pisotón en el partido contra el Reus. Será baja hasta después de Navidad. Ninguno de los dos viajará a Cádiz, como tampoco lo harán Wilk –lesionado para todo el año–, Xumetra y Marcelo Silva. En total cinco bajas que estrechan el margen de maniobra de Raúl Agné a la hora de introducir novedades o confeccionar un equipo muy distinto al que empató el sábado pasado contra el Reus. Además, Ángel anda tocado, no entrenó ayer por la tarde y se le intenta dosificar la carga de trabajo.

Por ejemplo, sin Xumetra ni Edu García –que no regresará ya hasta el mes de enero– se diluyen notablemente las opciones de matizar el equipo en un 4-2-3-1, con Cani como mediapunta, tal y como fue en Getafe. En este sentido, la formación inicial no admitirá muchas novedades respecto al último partido, aunque la baja de Javi Ros en el centro del campo abre un espacio para la incógnita. En principio, el relevo será Álex Barrera, del mismo modo que hizo en la segunda mitad del encuentro frente al Reus.

El asturiano parte con clara ventaja, por características, respecto a Erik Morán, una opción más posicional que dinámica, un futbolista a quien Agné apenas ha concedido minutos y cuyo futuro próximo apunta al mercado de enero en forma de salida. No se esperan más cambios a expensas de observar cómo gestiona Agné las circunstancias en defensa, donde el técnico dejó evidentemente señalada a Bagnack tras sus errores de Getafe al sentarlo contra el Reus y donde, además, se encontró en este último partido una nueva fatalidad individual, esta vez, responsabilidad de Jorge Casado. Ambos defensas pugnan por una posición que condiciona notablemente la plaza de José Enrique en la retaguardia, o como central o en su lugar natural de lateral izquierdo.

De este modo, el probable once titular para el partido en Cádiz será el compuesto por Álvaro Ratón, Fran, Cabrera, José Enrique, Zapater, Barrera, Cani, Lanzarote, Ángel –que a estas alturas de la semana arrastra molestias–, y Juan Muñoz, a expensas de si Agné se decide de nuevo por Casado o lo hace por Bagnack. La convocatoria, así, la completaría uno de estos dos defensas, más el portero Irureta, Isaac Carcelén, Erik Morán, Jean Marie Dongou, Jorge Pombo (recurso posible, aunque poco probable, si Agné cambia el dibujo a 4-2-3-1 y sienta a un punta) y un séptimo hombre que será o Popa o alguien procedente del filial, con Xiscu como favorito.

No hay muchos más a mano de Agné, que regresará a Cádiz con el objetivo de atrapar la primera victoria fuera de casa de la temporada en el Real Zaragoza, aunque lo intentará con un equipo que viajará con lo puesto por culpa de las bajas.

En total, Agné dispondrá de 17 hombres de los habituales en el primer equipo más el refuerzo de Pombo y otro jugador del Deportivo Aragón, si finalmente Raúl Agné, como viene siendo habitual en las últimas jornadas, prescinde de Popa y le deja fuera de la convocatoria.

Etiquetas
Comentarios