Despliega el menú
Real Zaragoza

Curiosa coincidencia hace 14 años con el tiempo sin ganar fuera de casa

Cuando el Zaragoza ganó en Getafe en su anterior visita en 2002, rompió con una racha de ¡un año! sin hacerlo.

Pieza informativa en la crónica del Getafe-Real Zaragoza de hace 14 años en la que se recordó que, con aquel triunfo por 1-2, el equipo aragonés rompió con un año de sequía de victorias a domicilio.
Curiosa coincidencia hace 14 años con el tiempo sin ganar fuera de casa
Heraldo Documentación

El Real Zaragoza acude este domingo a Getafe con la asignatura pendiente de no haber ganado un partido fuera de casa desde el 16 de abril (fue en Valladolid, 1-2, en la anterior liga). Más de siete meses, eso sí, con el parón del verano de por medio. Un reto, una presión añadida que, cada semana que pasa sin romperlo favorablemente, va haciendo la bola de nieve cada vez más grande y plúmbea para los zaragocistas, que necesitan jugar a domicilio con esa normalidad que hace tiempo no sienten por culpa de este defecto.

Y, el campo getafense, el Coliseum Alfonso Pérez, asoma en este nebuloso horizonte del Zaragoza forastero como lugar propicio por pura referencia estadística, por un antecedente que anima a pensar en que, muchas veces en la vida, la historia se repite. Porque, hace 14 años, el Real Zaragoza ganó en Getafe 1-2 en Segunda División rompiendo con un larguísimo periodo de sequía lejos de La Romareda que se prolongó durante ¡un año!

Cuando el árbitro pitó aquel 27 de octubre de 2002 el final del choque en Getafe y el Zaragoza de Paco Flores ganó 1-2, las crónicas e informes del partido tuvieron que recordar, por fuerza, que el anterior triunfo a domicilio del equipo blanquillo databa del 1 de noviembre de 2001, un año menos cuatro días, en el Benito Villamarín por 0-1 frente al Betis (en Primera, en el año del fatídico descenso primero de la época moderna que fue el germen de todos los males económicos que luego vendrían). En la rueda de prensa previa a viajar a Madrid, Flores fue preguntado por esta circunstancia y, como siempre, su respuesta fue acorde a los cánones estandarizados del mundo del fútbol: "Las estadísticas están para romperlas", dijo el catalán de origen borjano y ambelero. Y bien que las rompió. No estaría nada mal que Raúl Agné, el mequinenzano, siguiera los mismos pasos. El Real Zaragoza, en todos sus ámbitos, agradecería sobremanera quitarse ya, de una vez, ese latiguillo que suena en el cerebelo de todo el mundo cada 15 días, cuando hay que subir a un AVE, a un avión o al autocar del club para jugar fuera de casa.

Etiquetas
Comentarios