Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Web del suscriptor

Real Zaragoza - Temporada 2016-2017

Real Zaragoza

La prueba del algodón del evidente cambio ambiental

En los últimos ocho días, el ánimo y el aspecto del equipo ha mejorado de forma explícita y evidente. Los resultados y la actitud positiva no son casuales.

Paco Giménez. Zaragoza Actualizada 07/11/2016 a las 22:06
Alberto Zapater y Cani, sonrientes, en el entrenamiento del Real Zaragoza al regreso de Mallorca, en la tarde del domingo.Oliver Duch

Le ha sentado bien al equipo el cambio de entrenador. El efecto revulsivo, el pretendido cambio de rumbo, comienza a tener su refrendo en el día a día. En el ámbito anímico, se aprecia a simple vista que ha entrado aire fresco con la llegada de Agné y su cuerpo técnico. En el aspecto deportivo, los dos primeros resultados tras la salida de Agné han traído 4 puntos de 6, un triunfo ante el Almería por 2-1 que rompió una horrible racha de seis partidos sin ganar (3 puntos de 18 dirimidos) y, en el agridulce 2-2 del sábado pasado en Mallorca, también una imagen y actitud muy mejoradas en relación a lo mostrado en la depresión que duró desde el 10 de septiembre hasta el 23 de octubre, mes y medio de hundimiento alarmante que, parece, ha sido frenado y reconducido para bien.

No solo es la puesta en escena de los futbolistas en los partidos (igual ante el Almería que el último día en Palma), mucho más activos, estimulados y abiertos a las propuestas del banquillo. También es el minuto a minuto en los entrenamientos y en los tiempos de ínterin en las previas y momentos posteriores a los duelos ligueros (en largo viaje a Mallorca ha ayudado a entretejer este efecto de comunión).

Durante las últimas semanas con Luis Milla al frente del equipo, como es habitual en esas fases de declive en las que se huele una destitución y los resultados positivos no llegan bajo ningún concepto, los rostros fueron permanentemente largos y serios. No hubo una sonrisa. Ni una broma. Ni una chanza. Dolía dar la cara. Las rueda de prensa venían forzadas, algunas instadas desde los adentros para buscar efectos balsámicos o paliativos ante el evidente deterioro de las cosas. Un escenario del que, en Zaragoza, en la última década, existe un vasto repertorio de ejemplos anuales con protagonistas diferentes, sujetos dispares, pero con el mismo final.

En los últimos 10 días, esas escenas han sufrido una positiva mutación. La llegada del nuevo cuadro técnico, en este caso con el mequinenzano Raúl Agné al frente, ha ejercido el efecto de la mejoría general. Muchos de los protagonistas, que he había metido hacia dentro como un calcetín, han vuelto a desplegarse hacia la normalidad. Ya no cuesta saludar. Ya no hay fantasmas en el horizonte. Ya cabe un guiño alegre. Ya se ven sonrisas (incluso risas abiertas) en la manera de mostrarse por parte de los más extrovertidos del grupo. Hablar públicamente desde el triunfo o el juego aceptable ya no es un calvario para nadie y se hace sin martillazos, todo bien engrasado y natural. 

Son síntomas benéficos, efectos agradables directos del cambio de rumbo y el timonazo que ha dado el club desde el cuadro de mandos a todo lo que afecta a la caseta. No es mala cosa en estos casos, donde si el mal está muy metido en el tuétano de la caseta, ni siquiera un cambio de entrenador es capaz de hacer emerger estas muestras esperanzadoras de cambio a corto y medio plazo. Ese no parece ser el caso ni por asomo. Ahora, hay que dar un poco más de tiempo a la reubicación del grupo ante los nuevos tiempos futbolísticos en el corazón del Real Zaragoza. La transformación hacia lo bueno necesitará algo más de recorrido, una dinámica de buenos marcadores que se alargue durante varias semanas y se refleje en la clasificación convenientemente.

Pero, viendo de cerca las actitudes del equipo, observando las caras y la reacción personal de cada uno de los futbolistas (ver foto adjunta de los capitanes y emblemas del vestuario, Zapater y Cani), no cabe duda de que se está en el camino adecuado.




Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Grupo Henneo