Despliega el menú
Real Zaragoza
Suscríbete

0-5. Parcial terrible para el Zaragoza en el balance de penaltis a favor y en contra

Pasado ya el primer cuarto de la liga, el equipo aragonés aún no ha dispuesto de un penalti a favor y, con cinco en contra, es el más castigado del torneo.

Díaz de Mera, el árbitro del pasado sábado en el partido frente al Almería, muestra una tarjeta amarilla. Él señaló el quinto penalti en contra del Real Zaragoza en las 12 primeras jornadas de liga.
Díaz de Mera, el árbitro del pasado sábado en el partido frente al Almería, muestra una tarjeta amarilla. Él señaló el quinto penalti en contra del Real Zaragoza en las 12 primeras jornadas de liga.
José Miguel Marco

Nunca a estas alturas, transcurrida la jornada 12ª, a lo largo de las últimas cuatro décadas, el Real Zaragoza llevaba este balance en el apartado de penaltis: cero a favor y cinco en contra.

No es necesario reiterar en exceso datos ya señalados en su momento, sobre la marcha, al trote, según se iban produciendo, respecto del desigual trato de los árbitros con el Real Zaragoza en relación a los penaltis. Simplemente es cuestión de refrescar la memoria. De hacer un F5 en el teclado de cada uno. Si se ejecuta tal maniobra, los números actuales son terribles para los zaragocistas: traspasada la linde del primer cuarto de la temporada, el equipo aragonés no ha dispuesto de ningún penalti a favor y, por el contrario, con el que le marcó el Almería el sábado en La Romareda, en efecto, ya ha sido castigado con cinco en contra.

No hay ningún equipo que arrastre semejante descompensación en un apartado crucial cada liga, que supone, según sea su equilibrio o desequilibrio -en uno u otro sentido-, un buen número de puntos más o menos sumados al término del torneo anual. El Real Zaragoza, obviamente, forma parte del pequeño paquete de equipos que aún no saben lo que es gozar de una pena máxima a su favor. Y haberlas, las ha habido. Y, en el otro lado de la horquilla del análisis, con esos cinco penaltis en contra, es el más castigado de la liga.

De los cinco máximos castigos recibidos, cuatro no lo fueron con claridad. Errores arbitrales nocivos. Ni el del campo del Levante (Marcelo Silva no golpeó con la mano). Ni el de Tarragona (el forcejeo de Casado lo provocó Uche). Ni el que le dio al Córdoba un punto en La Romareda (Guille hizo un piscinazo ante Casado). Ni el de este sábado a favor del Almería (Quique chuta mal, fuera, antes de que Zapater pueda contactar con él). O sea, solo el primero, el del debut liguero ante el UCAM Murcia que, además, fue anecdótico porque el Zaragoza ganó 3-1, estuvo bien señalado.

Y, a favor, en el recuerdo zaragocista se echan en falta jugadas que, por su nitidez o porque en casos idénticos se han señalado penaltis en contra, los árbitros no señalaron a favor en las áreas contrarias. Aquella mano de Carlos David a tiro de Lanzarote el día del Huesca (minuto 59). El agarrón continuado del alcorconense Víctor Pérez sobre Ángel en un mano a mano (minuto 24, también en La Romareda). O el clamoroso arrollamiento del portero del Sevilla Atlético, Caro, sobre Ángel (minuto 18) que el árbitro sacó fuera del área. 

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión