Real Zaragoza

Agné toma el mando con ideas claras, cortas y rotundas

El entrenador de Mequinenza fue presentado por Juliá este miércoles en La Romareda como sustituto de Milla.

Raúl Agné, nuevo entrenador del Real Zaragoza, en su presentación en La Romareda este miércoles.
Guillermo Mestre

Raúl Agné Montull ya es el entrenador del Real Zaragoza que, desde la jornada 12ª (la del sábado, ante el Almería en La Romareda), va a tomar el testigo del destituido Luis Milla. Agné, de 46 años, fue presentado este miércoles por el director deportivo, Narciso Juliá, en la sala de prensa del estadio zaragozano. El aragonés (Mequinenza, 1970) llega en medio de una crisis de resultados e identidad en el equipo que necesita reparación urgente, algo que según ha reconocido en los 9 minutos de su primera comparecencia pública, tiene asumido y para la que llega preparado.

"No creo en los sistemas", ha comenzado diciendo con su habitual discurso lacónico, serio y convincente, que ya mostró en sus anteriores pasos por los banquillos del Tenerife, Cádiz, Recreativo de Huelva o Girona. "Este es un reto bonito, apasionante", fue otra de sus máximas cortas, pragmáticas, con las que trufó su puesta de largo al frente del vestuario del Real Zaragoza.

"Este es un buen equipo que necesita creer en sí mismo. Yo haré que ellos crean", prosiguió en su cadena de pinceladas con las que expuso su libro de intenciones. "La experiencia me ha enseñado a vivir a la hora. Así que no hablaré de ascenso", continuó enlazando epígrafes contundentes. 

"Al equipo le he visto jugar mucho. Pero no los conozco personalmente. Esa es la primera labor a partir de esta tarde. Yo he venido a trabajar con los que hay", señaló cuando se le sugirió la llegada de un nuevo fichaje por la plaza del lesionado Wilk. 

Raúl Agné no quiso desvelar detalles relevantes de cuál va a ser su medicina de choque en el ámbito táctico y técnico desde su debut ante el Almería. "No tengo ninguna varita mágica. De entrada, yo voy a dar a la plantilla herramientas que les proporcionen seguridad en lo que hacen", se limitó a decir al respecto.

El mequinenzano también hizo referencia a sus raíces aragonesas y a su pasado en Zaragoza: "Es evidente que hay un sentimiento detrás (dijo señalándose una insignia del Real Zaragoza que lucía en la solapa). Y mucha ilusión por volver a estar en una ciudad donde viví muchos años", apuntó.

Sobre su conocido carácter fuerte y personalidad muy marcada, algo que ya manifestó cuando era futbolista en los años noventa, Agné quiso rebajar el tono. "No voy dando palos. Si tuviera aquel carácter de entonces, malo. No habría evolucionado como persona", aclaró con gesto serio. 

Raúl Agné remató su serie de asertos con la relativa a la duración de su compromiso con el Real Zaragoza: "No me gustan las fechas en los contratos. Siempre firmo por un año", explicó.

Etiquetas
Comentarios