Despliega el menú
Real Zaragoza

El último triunfo fuera de casa, en Castilla, hace 5 meses y medio

El Zaragoza ganó en Valladolid 1-2 el 14 de abril, su último éxito visitante. Después, siete salidas sin redondear un marcador.

Lanzarote celebra el primer tanto logrado por el Real Zaragoza en Valladolid en su último triunfo fuera de casa, el 14 de abril. Junto a él, Pedro, Dorca, Dongou e Hinestroza. Solo Lanzarote jugará esta vez en Soria.
El último triunfo fuera de casa, en Castilla, hace 5 meses y medio
HA

Soria está a 200 kilómetros de Valladolid. Son su vecinos castellanos por cercanía y costumbre. El Real Zaragoza visita este domingo la capital soriana con el ansia de lograr lo que no consigue lejos de La Romareda precisamente desde que jugó en tierras vallisoletanas, al final de la pasada temporada: ganar como forastero, traerse a La Romareda tres puntos de feudo ajeno. Es un hilo conductor, de sustrato geográfico, que quizá pueda servir de asidero para la superstición o el conjuro. Fue en Castilla la última victoria lejos de casa, quizá, cinco meses y medio más tarde, sea de nuevo en Castilla donde el cuadro zaragocista se reencuentre con el éxito en su papel de huésped.

Lo de Valladolid ocurrió en una noche de sábado, el 14 de abril de este año. Era la jornada 34ª del pasado torneo. Venció el Real Zaragoza por 1-2. Marcaron Lanzarote y Pedro para los aragoneses. Y, otra curiosa coincidencia, el tanto pucelano lo firmó aquel día Manu del Moral, el ariete que precisamente va a jugar hoy de nuevo, en un campo castellano, en contra del cuadro blanquillo. El veterano internacional ha sido el fichaje estrella del final del verano por parte del Numancia.

El Real Zaragoza acumula, pues, cinco meses y medio sin ganar fuera (cabe descontar los dos meses de verano para que el tiempo se atenúe). En número de partidos, son siete los que ha disputado desde aquel 1-2 en Valladolid sin haber obtenido ya más el botín mayor de los tres puntos. En la recta final del curso anterior, viajó a Ponferrada para empatar 1-1; después a Soria, el mismo partido de este fin de semana, donde dejó escapar un 0-2 tempranero y acabó igualando 2-2; prosiguió su camino en Huesca, para repetir empate (1-1 tras ir ganando 0-1 y jugar con un hombre más por expulsión del oscense Machis); y concluyó en la catástrofe vergonzosa e histórica de Palamós, aquel 6-2 recibido del descendido Llagostera.

A esos cuatro partidos hay que unir en cadena los tres primeros de esta temporada: el de Lugo, con otro empate (3-3) después de tirar por la borda una ventaja de 1-3; la voltereta recibida por parte del Levante en Valencia (4-2) hace dos semanas; y el enésimo partido finalizado en igualada, 0-0, el pasado martes en Tarragona

Se admite y se asume que, en la actual Segunda División, es complicado ganar partidos fuera de casa. Lo dicen las estadísticas. Pero también dicen que, un equipo que quiera aspirar a estar arriba en la clasificación, debe lograr victorias a domicilio con mayor asiduidad. Una de vez en cuando a ser posible. Y al Real Zaragoza ya le va tocando...

Etiquetas
Comentarios