Despliega el menú
Real Zaragoza

Marcelo Silva, Alex Barrera y Lanzarote, tres pesos pesados ausentes

Los dos primeros, lesionados, y sin ritmo físico el catalán, dejan a Milla sin su concurso en el choque preparatorio ante el Nástic en Tarragona.

Marcelo Silva, en un entrenamiento durante la concentración en Boltaña
Marcelo Silva, Alex Barrera y Lanzarote, tres pesos pesados ausentes
José Vidal

Tres futbolistas de la primera plantilla, Marcelo Silva, Alex Barrera y Lanzarote, que en circunstancias normales durante el próximo año van a tener gran peso específico en el nuevo Real Zaragoza, no participarán en el amistoso de este sábado en Tarragona ante el Nástic. Ninguno de ellos está en disposición de seguir progresando en la fase preparatoria del verano, los dos primeros por sendas lesiones musculares, y el tercero como consecuencia de su reciente reincorporación a la plantilla tras más de mes y medio de vacaciones mientras negociaba la renovación con el club aragonés y, también, escrutaba otras ofertas que finalmente desechó.

Marcelo Silva, uno de los últimos fichajes procedente del Valladolid, sufrió una rotura de fibras en el aductor de la pierna derecha en el partido ante el Almudévar del pasado martes, que ponía colofón a la concentración pirenaica de nueve días en Boltaña. El defensa central uruguayo tendrá que rehabilitarse en un tiempo no inferior a las tres semanas, por lo que su presencia en el choque inaugural de la liga ante el UCAM Murcia en La Romareda (lunes, 22 de agosto a las 20.00) está en el aire en estos momentos. Silva, obviamente, se va a perder todos los amistosos preparatorios de este verano.

Alex Barrera, que también forma parte del elenco de nuevas incorporaciones procedente del Sporting de Gijón, ya fue baja el martes en el referido partido de Almudévar. El centrocampista asturiano había sufrido una seria sobrecarga muscular, asimismo, en la zona de los aductores, fruto del trabajo físico acumulado en Boltaña. Por precaución, los médicos y fisios prefirieron que el espigado mediapunta no arriesgase a sufrir una dolencia mayor. Esa postura conservadora sigue vigente de cara al partido de Tarragona.

Por último, Lanzarote está obligado a adquirir un mínimo de tono físico antes de volver a disputar minutos de fútbol real. Su último contacto con la competición fue el 4 de junio en el triste episodio de Palamós ante el Llagostera. Desde ahí, ni un solo entrenamiento, ni un solo partido se contabilizan en las piernas del barcelonés. Por lo tanto, con un plan personalizado de trabajo físico y técnico, Lanzarote tardará aún unos días en engranar con los mecanismos de Luis Milla, que deberá decidir qué día lo incluye de nuevo en las alineaciones.

Etiquetas
Comentarios