Despliega el menú
Real Zaragoza

Xumetra enseña su velocidad. Los otros nuevos, aún tímidos

El extremo catalán aporta verticalidad. Los laterales Fran y Casado sugieren buen recorrido. Y a Barrera le falta sintonía en la línea de tres cuartos.

Jordi Xumetra supera a Diamanka en una penetración en carrera en el partido celebrado en La Romareda este sábado. Al fondo, Zapater.
Xumetra enseña su velocidad. Los otros nuevos, aún tímidos
Oliver Duch

La apertura de puertas para que el zaragocismo pudiera ver el primer entrenamiento del verano ha permitido poner dentro del inventario de la afición los rostros y los modales de los nuevos fichajes del Real Zaragoza para la temporada que viene. Quienes acudieron en la mañana de este sábado a la tribuna del estadio ya tienen una imagen de Xumetra, de Fran, de Casado y de Alex Barrera en acción. Ya saben cuáles son sus primeras cualidades, sus ademanes durante los partidos, algunas de las prestaciones que pueden y van a darle al renovado equipo blanquillo en lo sucesivo. A Zapater y Cani, por motivos obvios, no se les puede considerar nuevos. Al contrario. Son los más reconocibles del global del grupo. Ver a los fichajes de nuevo cuño, como sucede ancestralmente desde que el fútbol es fútbol, es uno de los grandes alicientes de cada periodo veraniego. Y en esta ocasión, afortunadamente, el trabajo de Luis Milla no era en régimen de clausura.

Xumetra, el último en llegar, fue el más vistoso de los cuatro foráneos que, hasta hoy, han aterrizado en el Real Zaragoza de la mano de Narciso Juliá y Albert Valentín. El extremo diestro catalán dejó sobre el césped cuatro galopadas por la banda propias de su repertorio: robo o recepción en las cercanías de la línea medular y arrancada veloz en vertical camino del área rival. Solo en dos de ellas alcanzó la profundidad de la zona de peligro. Y en ninguna pudo poner un buen centro o pase que combinara con un compañero rematador. Ese tipo de mecanismos se adquieren por repetición, por conocimiento y compenetración entre los compañeros. Y Xumetra lleva en Zaragoza dos días. Nada que no sea normal, por lo tanto. En las piernas del gerundense hay una gran aceleración y eso viene de fábrica. Ahora es cuestión de ponerlo en sintonía con el resto del engranaje ofensivo. Se echó en falta un encare, un regate con desborde en el uno a uno. Esa faceta, por ahora, no se le ha podido ver al exterior diestro de L'Estartit.

Los laterales Fran y Casado (diestro y zurdo, respectivamente) compartieron equipo azul. En labores defensivas, sin estar exigidos en demasía, no enseñaron nada relevante. Lo más sustancial fue su vocación -ambos- para sumarse al ataque. Al joven canterano del Madrid, Fran, se le apreció suelto desdoblando al extremo. Algo más forzado anduvo Casado, cuyo manejo de la pelota no es tan ágil. Aun así, la mejor acción ofensiva de un lateral en toda la mañana la firmó precisamente Casado, llegando casi hasta el poste, regateando a Isaac y dando el pase de la muerte a Alex Barrera que éste falló al encontrarse su remate a gol con una buena parada de Alcolea. El puesto de lateral es muy específico y, tanto Fran como Casado, necesitan romper el hielo y perder la timidez de los primeros días en cualquier equipo nuevo.

Alex Barrera completa el vagón de los nuevos. El asturiano fue el más apagado del ensayo. Corrió más que tocó el balón. Formó trío de centrocampistas en el bando azul, junto a Morán y Diamanka, y le faltó mucho 'feeling' con el resto de colegas. Su misión como enganche entre líneas, con la necesidad de bascular a las bandas, también necesita de mucho entrenamiento y sintonía con los demás. Y el ex del Sporting está todavía aterrizando. Es un tipo alto, con zancada potente que anuncia mucha llegada al área desde la segunda línea. Como sucedió en la ocasión narrada anteriormente en la que Casado le brindó una asistencia de gol que Barrera no pudo culminar con éxito. Pero ese detalle de pisar el área con veneno ya es un punto a su favor. El Real Zaragoza necesita llegadores con gol desde atrás. Ese fue uno de los grandes defectos del equipo del año recién concluido. Quizá Barrera sea un buen paliativo para ese mal a sanar.

Etiquetas
Comentarios