Despliega el menú
Real Zaragoza

El Real Zaragoza, en todas las quinielas de los entrenadores libres

No hay una negociación de un técnico en busca de equipo en la que no salga públicamente una oferta o contacto con el club zaragocista.

Cinco de los entrenadores tanteados por el Real Zaragoza en las últimas horas: Lucas Alcaraz, Fran Escribá, Rubi, Luis Milla y Rubén Baraja.
Cinco de los entrenadores tanteados por el Real Zaragoza en las últimas horas: Lucas Alcaraz, Fran Escribá, Rubi, Luis Milla y Rubén Baraja.
Heraldo Documentación

La ley del fútbol, en su nicho del mercado de fichajes, está cumpliéndose a rajatabla en las últimas 48 horas. El Real Zaragoza, cuyo banquillo ha quedado libre tras la asumida marcha de Lluís Carreras después del fracaso en la recta final de la liga, agravado con la humillante goleada encajada (6-2) ante el descendido Llagostera en el último partido jugado en Palamós el pasado sábado, está apareciendo en todas las negociaciones abiertas con el grupo de entrenadores libre que buscan acomodo para la temporada que viene. No hay uno solo de los técnicos que se muestran en el escaparate cuyo entorno no asegure un contacto, una conversación e, incluso, una oferta del club zaragocista.

En las últimas horas, la figura de Lucas Alcaraz ha sido la postrera en incorporarse a este cada vez más amplio elenco de candidatos a entrenar al Real Zaragoza. El preparador granadino, de 50 años, con amplia experiencia en Segunda División, responde de sobras a las características que describió Narciso Juliá, el director deportivo de la SAD aragonesa, en la rueda de prensa del miércoles cuando se refirió al perfil que desea incorporar para tan importante puesto en el organigrama deportivo del curso venidero. Pero no es el único. Con antelación, los nombres de Fran Escribá, Joan Francesc Ferrer 'Rubi', Luis Milla o Rubén Baraja también dejaron caer, desde sus respectivos entornos, el interés o el tanteo del Real Zaragoza sobre su disposición a hacerse cargo del nuevo vestuario blanquillo.

Alcaraz, que también negocia con el Elche, ha manifestado en sus círculos cercanos la oferta que estudia procedente del Real Zaragoza, descartando otra de Dubái al no estar dispuesto a salir al extranjero por motivos familiares. Su condición de especialista en Segunda, casi ininterrumpida en el tiempo, en los banquillos del Recreativo de Huelva (en dos etapas), Racing de Santander, Xerez, Murcia, Córdoba, Almería, Granada y Levante (estos en Primera), con un paso en la liga griega en el Aris Salónica, lo ubican en una excelente consideración para poder ser el elegido final.

Los casos restantes, aun teniéndolos, presentan currículum más recortados en el contacto directo con la Segunda División. Escribá, de 51 años, ha entrenado al Getafe, de Primera, y antes al Elche, al que subió desde Segunda en una brillante etapa, posterior a su rol de segundo técnico de Quique Sánchez Flores en el Valencia, Atlético de Madrid o el Getafe. Rubi, de 46 años, pasó por los banquillos del Levante (el último, en Primera), el Valladolid, el Girona y trabajó en el fútbol base del FC Barcelona en la época de Juliá en el club azulgrana. El aragonés -turolense- Milla, de 50 años, estuvo cinco como seleccionador español de categorías inferiores en la Federación Española y se estrenó en la liga profesional con el Lugo en la temporada recién concluida (antes había estado en el Al Jazira de los Emiratos Árabes Unidos). Baraja, que tiene solo 40 años, ha debutado este año como entrenador en Segunda dirigiendo al Elche, del que acaba de desvincularse y que, por ello, es rival directo del Real Zaragoza en el mercado en la misión de contratar un nuevo técnico.

Esta es parte de la rueda de entrenadores que no para de girar desde principios de semana y cuyo destino ha sido vinculado de una u otra manera con el Real Zaragoza en las horas precedentes. Un paquete de técnicos sin acomodo que, de la mano de sus agentes y representantes, anda a la caza de un nuevo banquillo que dirigir y que, numéricamente, es aún más amplio que estos citados. Por el momento, la dirección deportiva del Real Zaragoza, como ya anunció Juliá, trabaja mezclando la prisa con el paso firme en una decisión tan importante, avanza hacia el fin de semana en busca de cerrar el trato con el entrenador que más se ajuste a todos los condicionantes que confluyen en la operación en este junio de 2016. Ahí han de casar las cuestiones técnicas con las económicas, detalle fundamental en el presente de la SAD zaragocista, y también el talante y manera de aceptar la realidad del club y del medio ambiente que respira el Real Zaragoza en un periodo difícil de su existencia en el que va a acumular su cuarta temporada consecutiva en Segunda División.

"Las cualidades que vamos a pedir al entrenador son las mismas que las que para los jugadores. Ha de tener compromiso, capacidad, saber a dónde viene, porque este es un club muy grande, muy potente, algo que requiere cierta personalidad en la gestión del vestuario y del día a día del entorno. Va a ser alguien que conozca bien la categoría, que tenga experiencia en este ámbito y nos ayude a conformar un grupo competitivo”, describió Juliá el miércoles.

Salvo que las negociaciones a varias bandas que área deportiva del club aragonés se aceleren en positivo en las próximas horas, el plan previsto no tendría ningún problema en alargar el tiempo de conversaciones y decisiones hasta el próximo lunes, en el inicio de la nueva semana. “Corre prisa, hay que empezar a tomar decisiones. Pero tampoco hay precipitarse y pensar que si no lo tenemos aquí en cuatro días esto es un desastre. Yo confío en que a lo largo de los próximos días todo evolucione positivamente. Corre prisa porque hay que empezar a definir el equipo, tomar decisiones, y a mí me gustaría contar con su opinión, aunque yo tenga las ideas muy claras al respecto. Evidentemente, conozco mucho mejor nuestra plantilla yo que el nuevo entrenador. Pero él también va a participar y, cuanto antes venga, antes nos podremos poner a trabajar”, expuso Juliá en este sentido.

Etiquetas
Comentarios