Despliega el menú
Real Zaragoza
Suscríbete

El día de los Manus

Lanzarote, con su golazo, y Herrera, salvando un mano a mano en dos ocasiones, los protagonistas del partido.

Manu Lanzarote celebra el gol con sus compañeros
Manu Lanzarote celebra el gol con sus compañeros
Arkaitz Zudaire/Diario de Navarra

En un partido de gran intensidad y disputa como el de este domingo en El Sadar, cualquier detalle, cualquier golpe de calidad, cualquier error o acierto individual puede decidir el resultado. En el Osasuna-Real Zaragoza los protagonistas del conjunto blanquillo fueron dos Manus, Herrera y Lanzarote. El primero salvó a los aragoneses en más de una ocasión; el segundo se inventó un golazo cuando más estaba sufriendo su equipo y logró una ventaja que acabaría valiendo un punto. 

Manu Herrera, que ya llevaba dos partidos -Leganés y Córdoba- sin encajar ningún gol, no pudo mantener su imbatibilidad y encajó un tanto en una jugada a balón parado, pero fue decisivo para que el conjunto aragonés acabara sumando un punto. Además de mostrarse seguro en las salidas por alto y realizar alguna otra parada de mérito, el guardameta desbarató dos goles casi cantados del Osasuna.

En el primero, en el minuto 13, no solo salvó a su equipo, sino también a su compañero Guitián, que le regaló el balón a Otegui en un fallo imperdonable. El jugador rojillo se marchó completamente solo hacia la portería de Manu Herrera, pero el guardameta le sacó el balón en el mano a mano y luego estuvo rápido para atrapar el balón antes de que llegara al rechace Urko Vera. 

El segundo fue ya en la segunda parte, con empate a uno en el marcador. Apenas quedaban 20 minutos para el final del duelo cuando a Cabrera se le escapó Pucko, que se plantó solo delante del portero, pero éste sacó un buen pie y protegió de nuevo el empate.

Golazo del otro Manu

La otra mitad del partido estuvo en el interior de la bota de Manu Lanzarote. El barcelonés, que apenas estaba interviniendo en el partido, demostró que tiene un guante en el pie y que es capaz de hacer magia con el balón. Marcó uno de los goles de la temporada y, por si quedaba alguna duda, él mismo se encargó de confirmar, tras el partido, que no intentaba centrar, sino que buscaba el gol. Lo logró, y de qué manera.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión