Despliega el menú
Real Zaragoza

El Zaragoza, obligado a ganar

El equipo se juega su posición en la clasificación y la continuidad del técnico.

Entrenamiento Real Zaragoza
Entrenamiento Real Zaragoza
Oliver Dumas

El Real Zaragoza está obligado este domingo a conseguir la victoria contra la Ponferradina para frenar la caída en la clasificación que le han supuesto las dos derrota que ha sufrido en las dos últimas jornadas y también porque podría estar en juego el puesto de su técnico, Ranko Popovic.

El equipo aragonés lleva tres jornadas consecutivas sin ganar, fruto del empate en Mallorca y las derrotas contra Valladolid y Alcorcón, que le han hecho pasar de la segunda plaza de la clasificación, en ascenso directo, a la novena.

Un nuevo tropezón supondría un nuevo descenso de puestos en la tabla clasificatoria, debido a la igualdad que reina en la misma, ya que si el conjunto maño perdiera le podría alcanzar cualquiera de los equipos que se encuentra por detrás de él hasta el puesto dieciséis que ocupa el Valladolid.

Las derrotas sufridas por el equipo zaragozano, pero sobre todo las malas sensaciones que ha hado en esos encuentros y una nula capacidad de reacción, es lo que hace que se cuestione al técnico balcánico.

El equipo aragonés había mantenido previamente una excelente racha de siete jornadas sin conocer la derrota, con cuatro victorias y tres empates, que le auparon al segundo puesto de la clasificación, precisamente tras que se hubiera puesto en entredicho la figura del técnico por el mal arranque de liga.

Durante esa racha el equipo había obtenido buenos resultados tras un cambio de dibujo táctico a un 4-1-4-1 que le fortaleció defensivamente hasta el punto de ser el conjunto menos goleado, aunque se tornó en un equipo resultadista y al que solo le mantenían los puntos sumados, no el buen juego ni su capacidad ofensiva.

Pasado este efecto, porque los rivales parecen haberle tomado la medida al conjunto maño y porque el acierto ofensivo ha desaparecido (solo ha marcado trece goles en catorce partidos y lleva los tres últimos partidos sin anotar), ha llegado un bache que pone en entredicho al equipo y a su técnico.

La buena noticia para Popovic es que podrá contar con Pape Maly Diamanka, que se ha perdido los dos últimos enfrentamientos por una lesión, ya que el senegalés se ha convertido en un talismán para el equipo pues con su presencia el Real Zaragoza no ha perdido esta campaña.

Sin embargo, las estadísticas también son concienzudas en contra para demostrar que el equipo zaragozano tiene muchos problemas en casa para ganar, como demuestran sus derrotas contra Córdoba, Osasuna y Valladolid, lo que hace que sea el que más partidos ha perdido en su estadio junto al Llagostera y al Huesca.

El equipo maño tiene para este encuentro las bajas ya conocidas de Jaime y Wilk a las que se ha unido esta semana la del colombiano Freddy Hinestroza y por decisión técnica ha sido descartado el central Rubén, que esta misma semana se ha incorporado a los entrenamientos tras casi dos meses de ausencias por una lesión y que lógicamente está falto de preparación y ritmo.

La duda estará en si Popovic mantendrá el sistema que ha utilizado hasta ahora (4-1-4-1) o si pondrá en juego el que ha ensayado esta semana con dos puntas.

Etiquetas
Comentarios