Despliega el menú
Real Zaragoza

Popovic encuentra por fin una estabilidad en el once

Sin nuevas bajas ni más lesionados en el inicio de la semana, el entrenador del Real Zaragoza podrá repetir alineación el sábado en Mallorca por primera vez en lo que va de campaña.

Hasta 20 cambios ha tenido que acometer Ranko Popovic en sus equipos iniciales durante los 11 partidos de liga disputados hasta ahora por diferentes causas, la mayoría forzosas. Desde que la liga nació en Miranda de Ebro el 23 de agosto, al entrenador serbio le ha resultado imposible repetir la alineación precedente. El Real Zaragoza, por lo tanto, viene siendo desde el primer día un equipo mutante, sin una estabilidad plena, sumido en un permanente proceso de búsqueda de una identidad siempre salpicada por alguna incidencia que altera sus ansias de consolidación.

Solo ahora, en los prolegómenos del partido de la 12ª jornada, pasado mañana en Mallorca, Popovic cuenta con la opción firme de poder repetir los mismos nombres en la pizarra que utilizó en el último choque. Será la primera vez en esta temporada si no surge un imprevisto indeseado en las próximas 48 horas. Casi habrán transcurrido tres meses hasta poder culminar uno de los síntomas de bonanza y buen fario de cualquier equipo a lo largo de un año deportivo: que se vea una alineación estable dos o más jornadas seguidas.

Aun así, el hecho de que esta positiva circunstancia pueda acaecer por fin en Baleares, no puede borrar ni difuminar las desgracias vividas por la plantilla zaragocista desde que a mitad de julio echó a andar el nuevo curso 2015-16. El once inicial que se repita en Son Moix no será, ni mucho menos, el que el área deportiva del Real Zaragoza tuvo en mente cuando diseñó el actual andamiaje del plantel blanquillo.

Un sinfín de bajas y ausencias

Por el camino, antes de iniciarse el torneo oficial, se quedó Mario, central con vitola de líder de no sufrir la severa lesión de tendón de Aquiles que lo tiene K.O. desde el verano. También en los días de estío, en un accidentado amistoso en Cagliari (Italia), se cayó de la pugna por la portería Manu Herrera, guardameta fichado con aureola de principal inquilino del portal, que se rompió dos costillas y no pudo estar apto hasta bien entrado septiembre. Ya con la liga en marcha, han caído prematuramente y para todo lo que resta de competición otros dos presumibles titulares en la mayor parte de los duelos de esta temporada:Jaime y Wilk.

Con lesiones menos graves pero igualmente molestas –entre tres semanas y dos meses– han pisado la enfermería Hinestroza, Pedro, Marc Bertrán y Rubén, este último aún de baja hasta dentro de unos cuantos días. Todos ellos, asimismo, portando galones de titulares para muchas estaciones previstas durante el torneo liguero. Molestias más leves también apartaron puntualmente a Jaime, Hasegawa o Dorca.

Los compromisos con las selecciones nacionales de los dos internacionales del equipo, Vallejo –España sub-21– y Bono –Marruecos–, también han lastrado las intenciones de Popovic en los dos primeros parones del calendario FIFA, algo que se repetirá más veces durante la campaña (la siguiente, dentro de 10 días). Esta vez, hasta unos atípicos problemas legales con su pasaporte y su nacionalidad surgieron en la primera jornada para dejar fuera al uruguayo Jorge Díaz.

Y menos mal que, en esta campaña, en contra de lo que ha venido siendo habitual años atrás, la acumulación de tarjetas amarillas aún no ha comenzado a afectar al vestuario zaragocista, algo que, no obstante, simplemente se está demorando y acabará llegando de manera inexorable. Solo Wilk, el único expulsado hasta hoy, quedó inhabilitado un día por este motivo disciplinario.

El día más crítico lo vivió Popovic en Albacete, en la 8ª jornada. Allí se vio obligado a cambiar hasta a cuatro futbolistas del once titular anterior. Tres novedades introdujo ante el Osasuna. Dos relevos se apreciaron ante Leganés, Córdoba, Lugo, Alavés o Tenerife. Un retoque debió aplicar Popovic ante el Almería, en los albores del torneo, y en los dos últimos choques, frente a Girona y Elche. Preámbulo, esto último, de lo que ahora asoma en Mallorca: un once inicial gemelo al precedente. Sin sobresaltos. Celebrándolo incluso con rabia.

Etiquetas
Comentarios