Real Zaragoza
Suscríbete

Pape Diamanka: "El Real Zaragoza está capacitado para estar arriba todo el año"

El centrocampista senegalés, de 25 años, es uno de los abanderados de la reacción que ha llevado al Real Zaragoza en seis semanas a la cabeza de la clasificación.

Pape Diamanka, ayer en la Ciudad Deportiva.
Pape Diamanka, ayer en la Ciudad Deportiva.
Aránzazu Navarro

-Su partido ante el Elche el pasado domingo fue el mejor desde que llegó al Real Zaragoza.

-Eso me dice toda la gente. Es cierto que, con el balón en los pies, estuve bastante mejor que en días anteriores.

-Se le ve muy a gusto aquí.

-Cada día que pasa, me encuentro mejor en Zaragoza. Tengo la sensación de haber acertado al venir.

-El equipo agradece mucho sus incorporaciones al ataque desde la segunda línea.

-Hay momentos en los partidos en los que es necesario romper el juego con salidas rápidas hacia arriba. Sobre todo, cuando las piernas van cansándose, ese tipo de acciones sientan mejor al equipo. Al principio de temporada me costaba terminar bien los partidos, llegaba muy cansado a la recta final. Pero hace varias jornadas que me siento ya en plena forma física.

-Aquella llegada al área pequeña, aquel gol primero de Albacete, seguro que le ha dado mucha confianza.

-Está claro que meter goles es lo más estimulante para todo futbolista. Cada día, lo que buscas es eso precisamente, marcar o que lo hagan tus compañeros mediante tus jugadas. Fue un gol importante para mí, ya lo creo. Aún considero que debería llevar alguno más. Me acuerdo del mano a mano en Lugo, del disparo al larguero frente al Alavés...

-En el entrenamiento de ayer marcó un golazo por la escuadra desde muy lejos. Se muestra como un lanzador notable de media y larga distancia.

-Espero marcar unos cuantos así. Siempre lo intento y seguro que irán cayendo poco a poco.

-El equipo está defendiendo muy bien, pero le cuesta más generar ocasiones de gol.

-Defensivamente estamos muy bien, excelentes. Y es evidente que nos cuesta mucho más llegar con claridad arriba. Pero estamos trabajando estos días para mejorar ese aspecto cuanto antes. Tenemos la base de la tarea defensiva aprendida. Ahora hemos de ser capaces de asumir que hay que proyectarse hacia delante con mejores resultados para ganar los partidos sin sufrir tanto.

-Cuando fichó por el Zaragoza dijo que venía con el reto de romper su irregular trayectoria como jugador tras su salida del Rayo Vallecano hace tres años. Que quería despegar de una vez para ser un jugador de Primera.

-Ese es mi objetivo. En el Rayo debuté en Primera, tuve muy cerca el poder triunfar, pero no aproveché la oportunidad. Este verano me he planteado llegar al primer nivel como sea y me voy a dejar todo en el Zaragoza para lograrlo. Lo necesito. Yo vivo de esto y tengo que ser futbolista de Primera como sea.

-¿De la selección de Senegal sabe algo?

-Sí, hablo con la federación. Pero me dicen que es difícil que pueda ir porque hay muchos futbolistas senegaleses jugando en la Premier League (Inglaterra), o en la Ligue 1 (Francia) y yo estoy jugando en Segunda. Así no hay muchas opciones de que me llamen. Tengo que jugar en Primera. Espero que a partir de junio este condicionante cambie.

-La gente que lo conoce desde que llegó a España con 18 años dice que ve un Diamanka más centrado. Que ya no es aquel adolescente indomable y que la seriedad y la presión del Real Zaragoza le ha venido muy bien.

-Estoy de acuerdo. Yo elegí venir aquí justo por eso. Necesitaba un empuje extra para que se me pidiesen lo máximo. Un trabajo de alto nivel. En Zaragoza la gente te exige todo, no puedes fallar. El objetivo del club es el más grande, subir a Primera. Es una necesidad. Y eso ayuda a mis objetivos personales. Es el sitio adecuado. No me presiona que siempre haya alguien encima de mí exigiéndome. A mí me estimula.

-Es usted una jugador temperamental en el campo. Sin embargo, desde que juega en el Zaragoza se le aprecia calmado, sin salirse del tiesto ni una sola vez.

-Sí, sí, sí (risas)... En ese sentido, este año estoy bastante controlado. Cuando llegué a Zaragoza, Ángel Martín González y, después, Ranko Popovic, ya me advirtieron sobre esto. Me recordaron que uno de mis lados malos era ese mal temperamento en el juego y que debía corregirlo de inmediato. El año pasado me expulsaron dos o tres veces. Y no quiero repetir esa experiencia.

-Recordaba su paso por el Rayo. Fueron tres años agridulces.

-Me estrené en Primera con Sandoval. Tengo buenos recuerdos. Acababa de llegar de Senegal y era un niño. Venía del filial, me puso en el Camp Nou contra el Barça, también en el Bernabéu contra el Madrid. Quizá me llegó todo muy pronto. No cogí el tren adecuado y ahora lo lamento. En Zaragoza quiero reengancharme.

-Ya fuera del Rayo, debió dar varios pasos atrás para partir de cero en el Sestao, en Segunda B.

-Eso fue lo más duro. No conocía el sitio, no sabía ni donde estaba en el mapa. En esos momentos, saliendo además de una lesión de larga duración, fue cuando la cabeza me dijo que, o ponía los cinco sentidos en lo que hacía, o el fútbol se iba a acabar para mí. Vine a España a buscarme la vida jugando a fútbol y no quiero fracasar. Lo dejé todo en Senegal y solo me sentiré bien si lo logro.

-Empezó la pretemporada y las primeras semanas de competición muy atribulado. Quizá quería hacerlo todo de golpe. Se le notaba atropellado en el juego.

-Yo siempre quiero ir muy deprisa en el deseo de hacer bien lo que se me pide. Y tal vez fue eso lo que me pasó. Nadie me podrá reprochar nunca que no lo intento, aunque es verdad que hay veces que me falta ir más despacio. En pretemporada, las piernas las tenía muy cargadas. Además, jugamos los amistosos en campos que no estaban bien y eso no nos hizo ningún beneficio al equipo.

-Desde su aparición en Lugo, coincidiendo esta buena racha del equipo, se le ve más pausado. Hace lo que tiene que hacer. No más. Y no conoce la derrota.

-Claro, para eso somos once en el equipo. Cada uno tiene su función y yo me centro en la mía. Es verdad que he reposado bastante mi trabajo en el campo desde el verano. Son las cosas que entrenamos cada día con el míster.

-¿Cree que esta buena dinámica del último mes y medio tiende a prolongarse más tiempo o teme que surja un pinchazo en cualquier momento? Aquí, la gente está temerosa porque se viene de años feos, sin continuidad.

-A mí me parece que el Real Zaragoza actual está capacitado para estar arriba todo el año. Con algún tropiezo puntual, porque recuerdo que la Segunda División es una categoría llena de trampas, pero sin dejar de estar entre los mejores. Yo veo a nuestro equipo con potencial para ello.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión