Despliega el menú
Real Zaragoza
Suscríbete

"No venimos a pedirte victorias ni milagros"

Los directivos, jugadores y cuerpo técnico del Real Zaragoza han realizado la tradicional ofrenda a la Virgen del Pilar y la visita al Ayuntamiento.

Vallejo, Pedro y Dorca junto al canónigo del Pilar, Juan Antonio Gracia
Vallejo, Pedro y Dorca junto al canónigo del Pilar, Juan Antonio Gracia
Sandra Lario

El Real Zaragoza, como todos los años desde hace ya seis décadas, ha realizado su tradicional visita a la Virgen del Pilar antes del comienzo de una nueva temporada. Los directivos, jugadores y cuerpo técnico del club aragonés, sin embargo, no han acudido a la Basílica a pedir victorias ni milagros, sino protección y salud para poder trabajar en el objetivo ineludible para este nuevo curso: ascender a Primera División.

“No venimos a pedirte victorias, ni favores especiales, ni milagros, pues somos conscientes de que en el deporte, como en cualquier combate de la vida, los triunfos son el fruto del esfuerzo personal y colectivo, del sentido de la responsabilidad y de la fidelidad a los compromisos adquiridos”, ha señalado el presidente de la entidad, Christian Lapetra, quien no renuncia a recuperar el espíritu que hizo grande al Real Zaragoza: “Nuestra voluntad es enlazar con los mejores momentos de los tiempos pasados y volver a vivir aquellas jornadas memorables en las que experimentábamos el orgullo de ser admirados y aplaudidos en los mejores estadios de España y de Europa”.

Justo antes, Vallejo y Dorca -que han ejercido de capitanes junto a Pedro- habían depositado las flores junto a la Virgen del Pilar, que en esta ocasión no lucía ningún manto por ser uno de los días en que se le cambia, algo que ocurre el 2, el 12 y el 20 de cada mes. El manto con el escudo del Real Zaragoza, que fue un presente del club en el año 1982, descansaba a los pies de la Virgen.

Pero la ofrenda de este 2015 no solo ha sido especial porque el club necesita, más que nunca, el máximo apoyo para lograr el ascenso, sino también porque se cumplían 60 años del comienzo de esta tradición, que comenzó en 1955 con su entonces presidente Cesáreo Alierta.

Así lo ha recordado el canónigo del Pilar y capellán del club, Juan Antonio Gracia, el encargado de recibir a la delegación del Real Zaragoza junto a Ignacio Ruiz, canónigo de La Seo. Gracia también ha pedido que las lesiones respeten a los jugadores y ha manifestado su deseo de que el club logre su objetivo, el ascenso de categoría, ya que es uno de los grandes representantes de la ciudad.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión