Despliega el menú
Real Zaragoza

Mario va a ser sometido a un tratamiento especial

El doctor Mikel Sánchez, médico de Nadal, y la medicina biológica son el remedio para su lesión tendinosa. Se espera que el central vuelva a jugar en dos meses.

Mario, el día en que cayó lesionado por última vez: el 27 de julio.
Mario, el día en que cayó lesionado por última vez: el 27 de julio.
Guillermo Mestre

Las constantes lesiones musculotendinosas que viene padeciendodesde hace meses Mario Álvarez Abrante, el central canario del Real Zaragoza, han derivado en este arranque de temporada en un planteamiento médico agresivo y diferente para intentar acabar con ellas. El futbolista va a ser sometido en adelante a un tratamiento especial, específico y personalizado, que ya tutela el doctor Mikel Sánchez en su consulta de Vitoria.

Este prestigioso traumatólogo alavés es pionero en aplicar la medicina biológica como terapia sanadora de lesiones, tanto puntuales como crónicas, en deportistas de alto nivel. El tenista Rafael Nadal es el más señero, pero no el único. Por sus manos también han pasado en los últimos años el baloncestista Juan Carlos Calderón, el ciclista Joseba Beloki o futbolistas como Víctor Valdés, Jesús Navas o Fernando Llorente. Mikel Sánchez es referencia mundial en utilizar el plasma sanguíneo, las plaquetas del propio paciente, para regenerar y sanar las zonas dañadas en cada caso. Este tipo de medicina ha demostrado ser un excelente método paliativo y de curación de dolencias relativas a los músculos y los huesos.

Mario, con la supervisión de los médicos del Real Zaragoza, ha elegido esta vía para intentar ser útil al equipo esta temporada el mayor número de partidos que sea posible. La nueva recaída que sufrió el tinerfeño en el entrenamiento previo a viajar a Italia para jugar el amistoso de Cagliari (el pasado 27 de julio) ha sido el detonante de esta medida drástica. Mario no mejora desde ese día lo suficiente como para volver a las alineaciones. Sus tendones de Aquiles (su punto débil) y, por extensión, las molestias musculares adyacentes que le ocasionan en otros puntos de las piernas cuando se inflaman, amenazan con convertir la temporada en un calvario para el veterano defensor de 33 años. Han pasado 23 días desde que causó baja en el grupo. Se ha perdido toda la pretemporada y el dolor persiste.

Por eso, en el seno del Real Zaragoza han considerado como mejor solución poner a Mario en manos del doctor Sánchez y de sus innovadores métodos basados en la utilización del plasma enriquecido con factores de crecimiento. Si se consigue que se regeneren las células muertas en la zona donde tiene el daño, el doctor Sánchez considera que Mario estará apto para seguir jugando al más alto nivel en poco tiempo. Esta valoración es la que ha animado al futbolista y al club a decidirse por esta solución.

De entrada, con el inminente inicio del tratamiento, se asume que el defensa central va a estar fuera del grupo alrededor de mes y medio. Alrededor de seis semanas acudiendo periódicamente a Vitoria y siguiendo a rajatabla las pautas que le marque Mikel Sánchez. Hasta los primeros días de octubre, Mario combinará las terapias que reciba en la capital vasca con algunos ejercicios tutelados en el gimnasio o, incluso, sobre el césped. Pero siempre fuera del equipo.

Y, si todo va como augura el reconocido especialista, en dos meses Mario estará en disposición de ser alineado por Ranko Popovic. Es decir, a finales de octubre. A lo sumo, a principios de noviembre está previsto que el Real Zaragoza pueda volver a contar con su central más experimentado, un referente en la zaga el año pasado en 33 de los 46 partidos que disputó el equipo. Es decir, Mario va a estar ausente con total seguridad en las primeras 10 jornadas de liga. Es el peaje que se asume como mal menor si, a través de este tratamiento, se logra que el futbolista regrese sano y apto para competir a buen nivel en los ocho meses restantes de la temporada 2015-16.

Etiquetas
Comentarios