Real Zaragoza
Suscríbete

Buena imagen, mal resultado

Un fallo defensivo al inicio del partido condena a la derrota al Zaragoza en Cagliari por 1-0.

Pedro Sánchez bota un saque de esquina en la primera mitad.
Pedro Sánchez bota un saque de esquina en la primera mitad.
Real Zaragoza

La falta de gol en la segunda parte condenó a la derrota al Real Zaragoza, que fue globalmente superior al Cagliari italiano. El cuadro aragonés dejó mejor imagen que resultado obtuvo en este serio amistoso jugado ayer en Cerdeña.

Y es que los errores siguen penalizando de mala manera al equipo blanquillo. El principal agujero defensivo de la primera mitad, en un balón del ágil Joao Pedro lanzado a las espaldas de Rico al cuarto de hora de juego, el ariete Melchiorri entró solo en el área, hizo un quiebro y colocó la pelota con sutileza en la escuadra de la portería aragonesa. Ese gol acabó siendo definitivo y fue el que dio forma a toda la primera mitad, marcada de lleno por el apagón de dos torres principales del estadio cuando transcurría el minuto 24, que provocó que el choque se suspendiera durante un largo rato. Ahí, el árbitro napolitano Maresca, dialogó con los dos entrenadores, con todos los futbolistas, y se decidió proseguir a media luz.

Antes del gol sardo, el Zaragoza fue un equipo calmado, con control del balón pero sin apenas profundidad. Durante tres minutos, eso sí, el balón no salió del área italiana. Del 8 al 11, los blanquillos lanzaron hasta cuatro córners consecutivos, todos por Pedro, bien templados al punto de penalti pero sin hallar nunca un rematador. Fue el único momento donde se rondó el gol ante el inédito Cragno.

Tras el tanto de Melchiorri, que resultó ser una jugada aislada en un encuentro trabado, el devenir del fútbol no salió de la mediocridad. El Zaragoza no ligó acciones profundas y el Cagliari solo puso en apuros a un acertado Manu Herrera más que a balón parado. En una falta lateral centrada por raso al área blanquilla en el minuto 41, Dessena metió el pie y el portero zaragocista hizo un paradón a bocajarro. Y poco antes del intermedio, alargado por el incidente luminoso citado, el carioca Joao Pedro lanzó un golpe franco desde 25 metros con potencia y, después de un extraño efecto del balón, Herrera rectificó y salvó el 2-0 con el pie, al más puro estilo del balonmano, en la misma raya.

En este accidentado primer tiempo solo se pudo anotar una pseudo llegada en combinación de los de Popovic al área rival. Fue una pelota metida al espacio por Marc Bertrán que recibió Pedro algo escorado. Su disparo a gol dio en el central Capuano y salió a saque de esquina. Pura anécdota.

Fue una primera parte lenta, interrumpida, deslavazada. De los nuevos, el más activo resultó ser el pivote Morán, pero sin acierto en el pase. Marc Bertrán, estuvo difuso. Lo mismo que Wilk. Por su parte, Aria Hasegawa flotó en la media punta sin hallar jamás un balón potable. Arriba, Ángel estuvo apagado, aislado. Y el lesionado Jorge Díaz, antes de irse, no dejó una sola señal de su presencia, salvo pelea y casta.

Tras el descanso, el Real Zaragoza fue mejor. Popovic solo hizo dos cambios, Isaac por Bertrán y Diamanka por el apagado Hasegawa , y el equipo lo agradeció. El senegalés dio dinamismo, tanto en el corte como en la presión arriba. Y el equipo aragonés dominó de cabo a rabo a los italianos, que comenzaron su carrusel de cambios, por goteo, mucho más tarde. Ambos entrenadores apostaron ayer por buscar un once estable.

Las ocasiones mejores fueron de los zaragocistas. La primera, una falta del capitán, Pedro, que hizo lucirse a Cragno desde 30 metros en el minuto 9 de la reanudación. La segunda, tres minutos después, cuando Wilk recibió un buen balón de Isaac dentro del área, se revolvió y disparó raso, pero flojo, a las manos del portero. Hubo una tercera, en otra falta lateral botada como siempre por Pedro que Dorca, muy acertado en su participación, peinó al alimón con un defensa. El balón salió a córner rozando el palo izquierdo.

Habría una cuarta. Ortuño, al que le costó entrar en el partido tras salir del banquillo, penetró en el área forzado y su disparo se fue al lateral de la red. La quinta y última fue la más clara, en el tiempo de aumento. Dorca, a bocajarro tras el rechace de otra falta, remató alto con todo a favor. Mereció al menos el empate el equipo de Popovic. Por aplicación, por intención, por dominio. Pero adoleció de acierto, de inspiración en los momentos culminantes. Lo mejor, la mejoría en la coordinación que experimentó el grupo en la segunda mitad.

Ficha ténica

CAGLIARI CALCIO 1

REAL ZARAGOZA 0

Cagliari: Cragno; Balzano (Pisacane, 76), Kranjc, Capuano, Murru; Dessena, Di Gennaro (Fossati, 66), Donsah #(Farias, 72); Joao Pedro (Deiola, 79); Sau (Gianneti, 72) y Melchiorri (Capello,90).

Real Zaragoza: Manu Herrera; Marc Bertrán (Isaac, 45), Rubén (Lolo, 66), Cabrera, Rico (Kilian, 86); Wilk (Dorca, 66), Morán (Tarsi, 88); Jorge Díaz #(Abraham, 30) (Xiscu, 88), Hasegawa (Diamanka, 46), Pedro (Adán Pérez, 88); y Ángel (Ortuño, 66).

Árbitro: Maresca (Italiano). Amonestó a Morán (62), Fossati (70), Capello (93) y Dessena (94).

Goles: 1-0, min. 16: Melchiorri.

Incidencias: noche veraniega en la capital de Cerdeña, con 30 grados y leve viento. Alrededor de 5.000 espectadores acudieron al estadio Sant’Elia, con un aforo de 24.000 butacas. El fondo sur estuvo cerrado y vacío. Los nuevos números del Real Zaragoza no se distinguieron desde las tribunas.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión