Real Zaragoza

Cuenta atrás con los deberes avanzados

El Real Zaragoza ya tiene la plantilla perfilada y a falta de un mes para el inicio de la liga quedan los últimos retoques y la 'operación salida'.

El director deportivo, Martín González, y el presidente, Christian Lapetra, junto a Ortuño
El director deportivo, Martín González, y el presidente, Christian Lapetra, junto a Ortuño
Guillermo Mestre

Hace solo un año, a estas alturas de la pretemporada, el Real Zaragoza aún no había realizado su primer fichaje. De hecho, el futuro del club seguía en el aire, ya que fue el día 24 de julio -este viernes se cumple un año- cuando las acciones de la entidad pasaron a manos de la Fundación Zaragoza 2032, creada unos días antes para intentar hacer el milagro y devolverle la ilusión a toda una ciudad.

Debido a estas circunstancias, la temporada estuvo condicionadas por el escaso tiempo en el que se configuró la plantilla. Martín González, el encargado de construir el equipo, no se incorporó hasta el 29 de julio y Pedro, el primer futbolista en unirse al nuevo Real Zaragoza, llegó el 4 de agosto. Muchos de los jugadores que acabarían siendo indiscutibles fueron fichados con la Liga a punto de comenzar o, incluso, ya empezada, como Borja Bastón o Willian José, cuyos fichajes se confirmaron el 27 y el 29 de agosto, respectivamente.

Este año, con la estructura del club ya consolidada, un director deportivo que ha tenido un año entero para planificar la plantilla y la necesidad de lograr el ascenso, la renovación del equipo, que de nuevo ha sido casi integral, está cumpliendo los plazos que se habían marcado tanto Popovic como la dirección deportiva. Cuando queda justo un mes para que el balón comience a rodar por los estadios de la Liga Adelante, el Real Zaragoza ya tiene perfilada la plantilla.

La entidad blanquilla ya ha confirmado nueve incorporaciones -el portero Manu Herrera, los defensas Marc Bertrán e Isaac Carcelén, los centrocampistas Wilk, Diamanka, Aria Hasegawa y Jorge Díaz y los delanteros Ángel Rodríguez y Ortuño-, mientras que en las próximas horas se confirmarán los dos siguientes movimientos: la continuidad, de nuevo cedido, de Bono (Atlético de Madrid) y la contratación del mediocentro Erik Morán, quien llegaría con la carta de libertad del Athletic de Bilbao.

El marroquí completaría la portería zaragocista y abriría la puerta a la salida de Pablo Alcolea, mientras que el centrocampista vasco también dejaría bien cubierta la medular, donde Popovic cuenta con numerosos jugadores: Dorca, Wilk, Diamanka, Lolo, Aria Hasegawa, Adán Pérez, además del propio Erik Morán y Tarsi, un jugador que está gustando al serbio durante este inicio de pretemporada y que también aspira a continuar con el primer equipo. Ocho jugadores para un máximo de tres posiciones que, igual que ocurre en la portería, podrían obligar al club a desprenderse de alguno de estos futbolistas.

Con la décima y undécima incorporación a la vuelta de la esquina, quedan pocos movimientos para cerrar la plantilla, aunque estos también dependerán de cuántos jugadores acaben saliendo, bien sea traspasados, con la carta de libertad o cedidos. El propio Martín González aseguraba el pasado martes, en la presentación de Ortuño, que solo espera dos o tres incorporaciones más. Entre los candidatos están Willian José y Jaime Romero, por los que el Real Zaragoza sigue pujando para completar el ataque.

Operación salida

Aunque ahora la prioridad es cerrar las últimas incorporaciones, la dirección deportiva del Real Zaragoza no se olvida de las salidas, necesarias para equilibrar la plantilla en el aspecto económico. El primero en marcharse podría ser José Manuel Fernández, que está muy cerca del Oviedo. El club blanquillo ya ha fichado a dos laterales diestros y busca una salida al andaluz, que ya estuvo a punto de regresar al Córdoba, aunque finalmente no hubo acuerdo entre los dos clubes.

Los otros dos jugadores cuyas despedidas se dan por casi seguras son Abraham, con una ficha inasumible para el Real Zaragoza, y Javi Álamo, quien también supera el límite salarial que se ha marcado el club para poder mantener una plantilla equilibrada. El extremo canario ya se ha bajado en varias ocasiones el sueldo y no parece dispuesto a seguir renunciando a más dinero, mientras que Abraham, que cobra alrededor de medio millón de euros y la pasada campaña jugó en Primera con el Eibar, podría volver a marcharse en préstamo a otro equipo.

Etiquetas
Comentarios