Despliega el menú
Real Zaragoza
Suscríbete

Una gesta para seguir soñando

El Real Zaragoza remonta la eliminatoria contra todo pronóstico tras golear (1-4) al Girona y este miércoles seguirá con su sueño de regresar a Primera en el primer duelo contra la UD Las Palmas.

Los aficionados del Real Zaragoza celebran uno de los goles en Montilivi
Los aficionados del Real Zaragoza celebran uno de los goles en Montilivi
José Miguel Marco

El Real Zaragoza necesitaba golear al Girona en Montilivi para eliminar a un equipo que se había llevado una abultada victoria (0-3) en La Romareda, que había sumado 21 puntos más que los de Popovic en Liga y que no había perdido ningún partido por más de dos goles de diferencia en su estadio. Pero los blanquillos rompieron el guión de la eliminatoria en mil pedazos para lograr una gesta de tales proporciones que los jugadores zaragocistas, tras el final del encuentro, lloraban más que los del Girona.

Popovic defendió durante toda la semana que la remontada era posible, que no había que dar al Real Zaragoza por muerto, pero tras el 0-3 de la ida era difícil mantener la fe. Sí lo hicieron los blanquillos, que afrontaron el encuentro de la forma más práctica posible. Del partido a partido se pasó al gol a gol, y con esta filosofía llegaron al descanso con un resultado que ni los más optimistas se hubieran atrevido a pronosticar: 0-3, con dos goles de Willian José -el primero de penalti- y uno de Cabrera. 

Con el mismo resultado que lograron los gerundenses en la ida, al Real Zaragoza le valía para forzar la prórroga, pero no para redondear la hazaña, ya que en caso de haber acabado así el encuentro tras la media hora extra hubiera pasado el equipo de Pablo Machín, ya que en estas eliminatorias no hay penaltis. Pero los blanquillos querían redondear su tarde mágica en Montilivi y lo lograron en el minuto 66, con un gol de Fernández tras una internada de Rico por la banda izquierda. 

El milagro ya estaba completado, pero hacía falta agarrarse a él hasta el final del partido. El Girona, completamente desencajado tras el cuarto y a la postre definitivo golpe del Real Zaragoza, necesitaba dos goles para lograr un objetivo que una hora antes parecía tener en el bolsillo. 

El equipo aragonés, no obstante, tuvo que sufrir, y mucho, para cerrar la épica victoria, ya que el Girona recortó distancias en el minuto 74 y acechó la portería de Bono hasta el 97, ya que el colegiado añadió 7 minutos. Pero, si el 0-3 de la ida fue un castigo injusto para los blanquillos, todavía lo hubiera sido más haberse quedado sin premio tras la espectacular remontada. No fue así, y tras el pitido del colegiado hubo lágrimas en ambos bandos: las del Real Zaragoza, de inmensa alegría; las del Girona, de inesperada y cruel decepción.

La final, contra Las Palmas

La gran victoria del Real Zaragoza merecería una celebración a la altura, pero tanto el equipo como el entrenador, Ranko Popovic, quisieron rebajar la euforia. Este domingo es un día para estar felices y descansar, pero todavía no hay nada hecho y este lunes ya hay que pensar en el siguiente rival, el último obstáculo del Real Zaragoza en su todavía complicado camino hacia la Primera División. 

El partido de ida se jugará este mismo miércoles, a las 20.00, en La Romareda. El de vuelta será el próximo domingo, a las 19.00, en el Estadio de Gran Canaria

Etiquetas