Real Zaragoza

Ruiz de Galarreta y Rubén agrandan el vestuario


El joven centrocampista del Athletic de Bilbao llega cedido por una temporada, mientras que el veterano central firma por dos años tras venir libre de su experiencia en Azerbaiyán

Íñigo Ruiz de Galarreta y Rubén González se visitieron ayer por primera como zaragocistas.
Ruiz de Galarreta y Rubén agrandan el vestuario
Asier Alcorta

 Íñigo Ruiz de Galarreta, centrocampista creativo del Athletic de Bilbao, y Rubén González, defensa central que llega tras jugar en el FK Bakú de la liga de Azerbaiyán, se incorporaron ayer al Real Zaragoza para comenzar a dar cuerpo al desnudo vestuario blanquillo. El primero llega a préstamo por una temporada, mientras que el segundo lo hace fichado en propiedad por dos campañas. Ambos fueron presentados pasadas las 2 de la tarde y, después de almorzar, se pusieron de inmediato a las órdenes de Víctor Muñoz en la Ciudad Deportiva.

Ruiz de Galarreta (1,74) es un fino futbolista que se desenvuelve en la línea medular, bien como cerebro del equipo, o bien más adelantado, como mediapunta. Se trata de una joven promesa, de tan solo 21 años, internacional español en las categorías inferiores al que dos lesiones de rodilla en las dos últimas campañas (una fractura en cada articulación) le han ralentizado una trayectoria que se auguraba fulgurante y que debe reanudar. 

Por el contrario, el perfil de Rubén González, fornido defensa central de 1,87 de estatura, es el de un futbolista de largo recorrido. Un veterano de 32 años, que tras salir de la fábrica del Real Madrid –donde nunca encontró un hueco para triunfar en la primera plantilla merengue– ha sido un trotamundos. Borussia Moonchengladbach, Albacete, Racing de Santander, Celta, Mallorca, Osasuna y FK Bakú (en Azerbaiyán) componen su amplio currículum en el que sus mejores años los vivió en el Sardinero y Balaídos.

Ruiz de Galarreta, nacido en San Sebastián pero natural de la localidad de Éibar, viene a cubrir el perfil de mediocentro ofensivo y distribuidor de juego, uno de los dos que pretende utilizar cada partido Víctor Muñoz. El otro, el defensivo y de corte, ya cuenta con el albanosuizo Vullnet Basha en el reparto y aguarda otra pieza, Albert Dorca, que tras negociar con el Murcia su finiquito está ya a un paso de pisar Zaragoza.

Rubén, gallego de Santiago de Compostela, es el primer refuerzo para el eje de la defensa, de los tres que van a venir en breve tiempo. Leandro Cabrera, el uruguayo de 24 años que sale del Real Madrid Castilla,  será otro. Y Mario, veterano central canario que ha jugado junto a Rubén el último curso en Azerbaiyán, también está abocado a formar parte del nuevo Real Zaragoza si nada se tuerce.Joven y veterano, ilusionados

Ambos futbolistas, ubicados por lo tanto en puntos antagónicos de sus respectivas carreras, se toman su fichaje por el Real Zaragoza como un momento ilusionante en sus trayectorias personales.

El joven, Ruiz de Galarreta, fue cristalino en su explicacion. «He pasado dos años difíciles. Primero, con una lesión larga. Y el año pasado, tras jugar 11 partidos en el Mirandés, volví a lesionarme. Pero ya estoy bien. He hecho la pretemporada completa con el Athletic y todo va perfecto», aclaró respecto de su doble dolencia de rodilla que ha provocado que en los últimos dos años haya jugado pocos partidos.

«He tenido varias opciones una vez que el Athletic me comunicó que debía salir cedido. Y me he decantado por el Real Zaragoza porque es un club histórico y sé que ahora tiene un proyecto nuevo y lleno de ilusión», dijo el vasco para explicar el motivo por el que estaba en la Romareda y no en otro destino. «Ander Herrera se puso en contacto conmigo y también me ha ayudado a tomar esta decisión», apostilló al respecto.

Por su parte, Rubén González, con talante extrovertido y verbo fácil, subrayó los impulsos que lo han traído al Zaragoza en un proceso tan especial. «Todo parte de mi amistad con Ángel Martín González. Él me comentó el proyecto y no me lo pensé, no tuve dudas. Sé que es un momento de transición y de paciencia, en el que se requiere de oficio y experiencia. Yo creo que en eso puedo ayudar», indicó el nuevo defensor zaragocista.

«Vengo con el físico trabajado, estoy en forma. El nivel de exigencia de la liga de Azerbaiyán, de donde vengo, es muy inferior al fútbol español, pero no tendré problemas en readaptarme a lo que pida el entrenador. En pocos días estaré para jugar al cien por cien», aseguró Rubén.

«Además de en lo deportivo, sé que por mi carácter puedo ayudar en el papel aglutinador del grupo. Si somos una familia, todo será más sencillo», concluyó el central.

Etiquetas