Real Zaragoza
Suscríbete por 1€

Víctor Muñoz: "Estamos vivos y ahora hay que poder competir bien"

El técnico aragonés, en medio de un verano atípico y vertiginoso, analiza la complicada situación que afronta al frente del vestuario a menos de dos semanas para el inicio de la liga y con la plantilla aún por hacer.

Víctor Muñoz: "Estamos vivos y ahora hay que poder competir bien"
Víctor Muñoz: "Estamos vivos y ahora hay que poder competir bien"
Asier Alcorta

Han pasado 27 días de la pretemporada más rara que jamás ha vivido el Real Zaragoza. ¿Pasó usted por algo parecido alguna vez?

Tan extraño no. Viví una experiencia en Huelva en la que también tuve que trabajar muchos días con jugadores que no iban a seguir después y en la que no se pudo ordenar y completar la plantilla hasta muy al final del verano. Aquel Recreativo, por ejemplo, fichó a todos los delanteros el último día de mercado. Pero lo de Zaragoza es muy distinto. El Recre estaba en Primera y sin problemas societarios serios. Aquí, ahora, estamos en Segunda y la situación del club ha atravesado momentos muy delicados.

Ha de ser difícil organizar el trabajo diario con una plantilla tan provisional que, de antemano, se sabe que no va a ser la definitiva.

Lo es. Te has de amoldar a las circunstancias. Todo el mundo ha de saber que se está trabajando con jugadores que, al final, no van a quedarse por diferentes circunstancias, por que se van a ir o porque no tienen la capacidad o no están preparados aún para jugar en el Real Zaragoza.

¿Qué ha cambiado en su mente desde aquella rueda de prensa que dio el 15 de julio hasta hoy?

Ha cambiado la propiedad del club, que es algo decisivo. Y, respecto de mí, ha cambiado lo principal: ahora hay claridad y se sabe lo que queremos hacer. Antes, estuvimos muchos días sin saber qué iba a ocurrir. El 15 de julio yo no tenía nada claro. Ahora, sí sé por dónde va a discurrir el proyecto del Real Zaragoza. Con muchas limitaciones, pero con vida.

Limitaciones que no van a permitir tener, ni de lejos, el equipo soñado para acometer el necesario ascenso a Primera División.

De entrada, así es. La Liga de Fútbol Profesional nos obliga a unas normas económicas muy drásticas. A mí ya me gustaría saltarme alguna de ellas, pero no puede ser. Vamos a hacer la plantilla bajo unos condicionantes económicos muy complejos, también marcados por la falta de tiempo material.

Aquel 15 de julio, en su comparecencia, habló de su ‘instinto’ cuando vaticinó una solución para el

Real Zaragoza. ¿Sabía lo que iba a suceder con la Fundación?

No exactamente cómo ocurrió, ni cuándo tuvo lugar. Pero sí que intuía que el Real Zaragoza iba a tener una dirección más o menos clara y que, al final de aquel túnel, íbamos a tener una viabilidad. Este club no podía desaparecer.

Ese día, usted condicionó su continuidad como entrenador a que, el día anterior al inicio liguero, el equipo le convenciera. ¿Sigue vigente su advertencia?

En el fútbol, nunca sabes lo que puede pasar dentro de diez días. Yo, ahora mismo, estoy convencido de que voy a entrenar este año al Real Zaragoza en el 99,99 por ciento de las posibilidades. Pero, insisto, en el mundo del fútbol nunca hay nada seguro. Igual en ese día anterior al primer partido me cesan a mí.

Eso sería derivar hacia el 0,01 por ciento restante.

Las premisas bajo las que estamos trabajando hoy no son las mismas que tenía el 15 de julio, eso es evidente. Pero, vuelvo a insistir, en el ámbito del fútbol profesional, siempre hay posibilidades de que ocurran cosas de estas. Que me fichen al mejor jugador de la liga italiana y, sin embargo, no me traigan al mejor delantero que estoy pensando que podemos tener. Estoy preparado para todo.

¿Qué sensaciones le transmite la nueva propiedad?

Pues, vuelvo a reiterar, claridad. Hay un proyecto y ya sabemos hacia dónde va el Real Zaragoza. Con su llegada, mi pensamiento es otro del que tenía cuando volví en julio.

¿Cuál es su sueño sobre lo que ha de pasar en los próximos 20 días?

Quiero tener un equipo competitivo. Estamos vivos y, ahora, hay que poder competir bien. El Zaragoza, un día, no sé cuando, habrá de volver a Primera. Ese es mi sueño.

(Lea la entrevista íntegra en la edición impresa de HERALDO DE ARAGÓN)

Etiquetas