Despliega el menú
Real Zaragoza

Los ocho años (en imágenes) de Agapito

Un repaso, en imágenes, a los ocho años del soriano al frente del club aragonés.

Agapito Iglesias, en las oficinas del Real Zaragoza
Los ocho años (en imágenes) de Agapito

El paso de Agapito Iglesias por el Real Zaragoza ha dejado ocho años de enorme desgaste para el club y la afición, muchas más decepciones que alegrías y algunas imágenes que, para bien o para mal, ya han pasado a la historia del club aragonés. Aquí están algunas de ellas.


Compra del Real Zaragoza







El 26 de mayo de 2006, Agapito Iglesias compra el Real Zaragoza. En la imagen, el soriano y el también empresario Emilio Garcés sellan el acuerdo de forma pública con el hasta entonces máximo accionista del club, Alfonso Soláns. 


Bandrés, presidente






La primera decisión de Agapito Iglesias como máximo accionista del Real Zaragoza fue nombrar presidente del club al hasta entonces consejero de Economía del Gobierno de Aragón, Eduardo Bandrés. Con él en el cargo el equipo aragonés descendió a Segunda, y acabó dimitiendo a finales de 2009. "Desde esta mañana y de común acuerdo con Agapito Iglesias dejo de ser presidente del club y cesa también el Consejo de Administración de pleno", aseguró entonces Bandrés, quién asumió su parte de culpa: "Como presidente, me siento responsable al completo de los errores cometidos. El proyecto de situar al equipo en lo más alto del fútbol español se vio desbaratado y nos arrojó, con el mayor presupuesto de la historia, a Segunda División".


El gran proyecto de Agapito




Agapito Iglesias ficha como entrenador a Víctor Fernández, que regresa al banquillo del Real Zaragoza nueve años después, y realiza su incorporación estrella: la del argentino Pablo Aimar. En la primera temporada tras su llegada (2006/07), el conjunto blanquillo se clasifica para la UEFA. 


Eliminación de la UEFA





El sueño europeo del Real Zaragoza no dura mucho, y los blanquillos caen eliminados en la primera ronda pese a la victoria (2-1) frente al Aris de Salónica griego. El equipo aragonés había perdido (0-1) en la ida, y los goles de Oliveira y Sergio García en La Romareda no sirvieron para nada debido al tanto de Javito. En la imagen, Agapito se lamenta en el palco.


Descenso a Segunda






Unos meses después de caer en la UEFA, el Real Zaragoza desciende a Segunda División con la plantilla más cara de su historia y jugadores como Aimar, Oliveira, Sergio García, Diego Milito o Ayala. La derrota en Mallorca (3-2) condenaba al club aragonés a su primer descenso de la era Agapito.


A Primera con Marcelino




Tras el descenso, Agapito Iglesias hace una nueva apuesta para devolver al Real Zaragoza a la élite, y para dirigir el barco ficha a Marcelino García Toral. Además, ficha a Oliveira, que el año anterior estaba cedido por el Milán, a Jorge López o a Arizmendi. El conjunto blanquillo cumple el objetivo y regresa a Primera en solo un año.


Los 10 días de Arenere




Salvador Arenere y el Consejo de Administración llegaron al Real Zaragoza el 30 de diciembre de 2011 y solo 10 días después, el 9 de enero de 2012, presentaron su dimisión. "Era condición imprescindible para la incorporación del consejero delegado y nuevos consejeros la cesión total de la gestión de la entidad por parte del presidente Agapito Iglesias y, entendiendo que esta cesión no se ha producido ni es fácil que se produzca en el futuro, hemos decidido no continuar, cesando en nuestras funciones", aseguraban en un comunicado.




Mientras tanto, el Real Zaragoza se encontraba en pleno proceso concursal para pagar la deuda del club, que duró 11 meses. En mayo de 2012, la juez María Carmen Villellas Sancho, titular del Juzgado de lo Mercantil número 2 de Zaragoza, firmaba la sentencia por la que acuerda aprobar la propuesta de convenio anticipado presentada en su día por la SAD, cesando la declaración de concurso de acreedores al que acudió la entidad zaragocista en junio del año anterior para acometer el pago de una deuda global superior a los 145 millones de euros.


Una brecha insalvable con la afición




Si por algo se han caracterizado los ocho años de Agapito Iglesias al frente del Real Zaragoza ha sido por la brecha entre el club -o la directiva- y la afición, que se ha ido agrandando con el paso del tiempo y las decepciones. Durante los últimos años se han organizado numerosas protestas contra el soriano, desde la ya tradicional 'Agapitada' hasta manifestaciones.


Molinos, presidente




En junio de 2012, Agapito Iglesias convencía a Fernando Molinos para ocupar el cargo de presidente del Real Zaragoza, que hasta entonces había ocupado el soriano. "Molinos asumirá el cargo de presidente ejecutivo y máximo representante del Real Zaragoza, y tomará posesión del mismo en los próximos días, incorporándose así a la nueva estructura del Club, para lo que cuenta con total confianza por parte de Agapito Iglesias", aseguraba el Real Zaragoza en un comunicado. Un año después, Molinos dejó el cargo, que oficialmente sigue ocupando en la actualidad, pese a que no ejerce desde hace ya casi un año.


Segundo descenso






Tras varios años en el alambre, el Real Zaragoza acaba descendiendo a Segunda División el 1 de junio de 2013, tras perder frente al Atlético de Madrid. Manolo Jiménez, que la campaña anterior había salvado al equipo, no logra un segundo milagro y el club aragonés consuma su segundo batacazo de la 'era Agapito'.


Pitarch, director general




Tras la huída de Molinos, y con la intención de dar un paso atrás en la gestión del Real Zaragoza tras varios años de desgaste, Agapito Iglesias apuesta por Jesús García Pitarch como director general, junto al que llegan hombres como Moisés García León -secretario técnico- o Jordi Bruixola -director de comunicación-. Lejos de dar estabilidad al proyecto para lograr el ascenso a Primera, con Pitarch llega un año convulso en el que no se cumplen los objetivos deportivos y continúa la fractura con la afición.


Imputación y venta




Con el Real Zaragoza en Segunda comienza la última etapa de Agapito Iglesias como máximo accionista del club, marcado por sus problemas con la justicia y la enrevesada venta de la SAD. El empresario soriano, imputado por unos sobrecostes en la construcción de naves en el polígono Plaza, acaba vendiendo el 4 de junio, tras muchas semanas de negociaciones tanto con el grupo de los empresarios aragoneses, quienes finalmente han comprado, como con otras alternativas que se han quedado en el camino.



De Agapito a la Fundación 2032


Agapito cede las acciones a la Fundación 2032



Durante un mes y medio, el futuro del Real Zaragoza está en el aire. Los empresarios aragoneses quieren vender, pero lo difícil es llegar a un acuerdo. El empresario pakistaní Kadir Sheikh intenta hacerse con las acciones, pero las negociaciones no llegan a buen puerto y abandona. Tampoco el fondo mexicano que va tras ellas lo consigue. Finalmente, Agapito recupera las acciones y las cede a un grupo de empresarios aragoneses, la Fundación Zaragoza 2032.




Leer más noticias del Real Zaragoza

Etiquetas