Despliega el menú
Real Zaragoza

Los mexicanos llegan para cerrar el acuerdo

Lasheras, firme en su postura de vender la SAD a los inversores aztecas.

Luis Manuel Lobato Blanco, principal interlocutor del grupo inversor mexicano que opta a comprar la SAD aragonesa desde hace dos meses, llegó ayer de nuevo a Madrid con la intención de cerrar lo antes posible el acuerdo de compraventa del Real Zaragoza con Javier Lasheras, el referente del grupo de empresarios aragoneses que tutela en la actualidad las acciones de la SAD.

Lasheras espera avanzar desde hoy de manera decisiva el pacto final con los miembros del capital con raíz en México. Para ello, Luis Manuel Lobato Blanco aterrizó ayer en la capital de España, según conoció HERALDO, con un aval por valor de 5,6 millones de euros para entregar en el inicio de la semana próxima en las ventanillas de la Agencia Tributaria y desbloquear así la opción que ahora mismo defienden los actuales gestores del Real Zaragoza. 

Pese a que la aparición de la alternativa de Alierta va a hacer reconsiderar la actuación al grupo de Lasheras en las próximas horas, este no ceja en su voluntad de hacer prevalecer la opción mexicana. 

Eso es lo que anoche prevalecía en el sentir de Lasheras, aunque dentro del heterogéneo grupo que componen los actuales titulares del paquete accionarial del Real Zaragoza las opiniones siguen siendo cada vez más divergentes sobre la decisión definitiva a adoptar. 

Fue el propio empresario zaragozano el que decidió emitir el comunicado que el club publicó en su página web en la tarde del pasado miércoles en el que se aseguraba haber alcanzado un nuevo compromiso con los mexicanos por el que estos "se comprometen en las próximas horas a hacer frente al pago del corriente de la deuda que el club mantiene con la Agencia Tributaria".

Lasheras, pese a que su grupo y los actuales ejecutivos del Real Zaragoza no han sido capaces de lograr un acuerdo con Hacienda en los últimos 44 días para lograr un nuevo calendario de pagos de la deuda histórica de la SAD (condición indispensable en principio para el desembarco de los mexicano), sigue considerando que la mejor opción es la procedente del país azteca y anoche estaba dispuesto a seguir apostando por esa vía por encima de cualquier otra.

Las próximas horas, con el fin de semana de por medio, van a resultar decisivas para saber hacia dónde desembocan tantas conversaciones cruzadas.

Al respecto de posibilidades a ejecutarse en la recta final de los plazos que acogotan la viabilidad del Real Zaragoza, ha trascendido en el entorno de Agapito Iglesias la aparición de un nuevo grupo internacional interesado en comprar el equipo aragonés. Se trata de un capital alemán, radicado en Stuttgart, que estaría compuesto por diversos empresarios -incluso por varios jugadores aún en activo- y tendría de nuevo a Nayim como estandarte de enganche con el zaragocismo.

Etiquetas