Real Zaragoza

Ni Paco, ni Víctor

Un Real Zaragoza más intenso y agresivo vuelve a perder en La Romareda en el día del estreno del técnico.

Real Zaragoza- Dépor
Real Zaragoza- Dépor_2
TONI GALáN/A PHOTO AGENCY

Víctor Muñoz ha cambiado el ánimo, pero no el resultado. El Real Zaragoza ha comenzado intenso, la afición dispuesta a hacer las paces y el entrenador ovacionado, pero al final del partido el marcador de Víctor podría haber sido el de Paco. Un 0-1 triste, vacío, del que poca culpa tiene el entrenador, que apenas ha podido trabajar cuatro días con el equipo. Ni el técnico que logró, hace ya diez años, los últimos títulos del club aragonés, puede hacer milagros.

La plantilla es la que es, y con estos jugadores deberá Víctor intentar la machada, que ya no se sabe si es tratar de alcanzar los puestos de promoción o escaparse del descenso a Segunda B. Lo que sí es cierto es que el Deportivo, compañero de descenso en junio del Real Zaragoza, ya se encuentra a 14 puntos de los blanquillos. Un mundo, un ejemplo de dónde están dos equipos que partían con el mismo objetivo al comienzo de la temporada.

Víctor había apostado por una revolución comedida, con las novedades de César Arzo en el doble pivote, junto a Paglialunga, Laguardia de central y Javi Álamo en banda derecha. También volvía, tras su lesión, David Cortés, y los sacrificados eran Cidoncha, y Fernández, además del lesionado Acevedo.

La mano del nuevo entrenador se ha notado en la intensidad, sobre todo. No ha habido tiempo de hacer cambios más profundos, aunque el equipo sí ha jugado con las líneas más juntas, con más orden, pero el fútbol ha sido el de siempre. Poco, escaso, insuficiente para vencer a un equipo mucho más entero. Álamo, por la banda, aportaba algo de calidad en los últimos metros y participaba en el juego, pero el peligro se diluía conforme el Real Zaragoza se acercaba a la portería de Germán Lux.

Entre el acierto del guardameta y el desacierto de Roger perdía el conjunto de Víctor sus primeras opciones de marcar el primero y acabar, de una vez, con esa mala costumbre de dejar adelantarse siempre al rival.

El nuevo técnico quería deshacer la imagen de perfecto anfitrión del Real Zaragoza, y lo hubiera hecho si Roger no hubiera fallado ese remate de cabeza cuando estaba completamente solo en el área pequeña; si Álvaro hubiese logrado empujar el balón a la portería tras un rechace a saque de falta de Rico; si Luis García hubiera llegado mejor a un centro de Álamo; si Roger, de nuevo, hubiera tenido más sangre fría en un mano a mano con Lux. Buena parte del mérito ha sido del portero, que ha sacado una mano prodigiosa, pero hay momentos en los que los fallos se pagan caros.

La fortuna, en contra

En un equipo en el que la tostada cae siempre por el lado de la mermelada, no podía ser de otra forma. Apenas había llegado con claridad el Deportivo, que se ha encontrado el gol entre el palo y la espalda de Leo Franco. No hay que quitarle mérito a la jugada de Laure, que se ha plantado en la esquina del área pequeña en una jugada que él mismo había comenzado junto al córner, pero la fortuna ha tenido un papel importante. El disparo del capitán deportivista ha rebotado en el poste, se ha estrellado contra la espalda del portero del Real Zaragoza y ha entrado en la portería.

Eran los mejores momentos del conjunto de Víctor Muñoz y La Romareda, en lugar de con abucheos, ha respondido con aplausos de ánimo para los jugadores, ejemplo del cambio de ánimo que ha supuesto la llegada del nuevo entrenador. El gol ha hecho daño, y en los últimos minutos del segundo tiempo se ha desecho el Real Zaragoza. En esos momentos de incertidumbre, a punto ha estado de llegar el segundo de los visitantes. Pero Leo Franco ha salvado a su equipo en el mano a mano en el que se ha quedado el balón y un golpe del delantero rival que no le ha impedido continuar.

Cambios en el vestuario

Víctor Muñoz no ha esperado a ver cómo salía el Real Zaragoza en la segunda parte y el conjunto aragonés ya ha salido del vestuario con dos cambios. Los sacrificados han sido Roger y Álamo. Había que marcar, y el técnico ha visto que por allí no iban a llegar los goles. Han salido Barkero y el canterano Diego Suárez, único recambio para la punta de ataque, y ha sido precisamente el jugador del filial el que ha animado al Real Zaragoza. Con ganas, con intensidad, con verticalidad, buscando la espalda de la defensa de un Deportivo que se ha encerrado atrás y se ha conformado con buscar el contraataque.

No le hacía falta más al conjunto de Fernando Vázquez, un equipo que marca pocos goles, pero que encaja todavía menos. El Real Zaragoza se desesperaba a la misma velocidad a la que pasaba el tiempo, la afición se quedaba fría y los blanquillos seguían sin dar la impresión de que podían darle la vuelta al encuentro. Suárez lo ha intentado, pero no ha sido suficiente. Barkero apenas ha aparecido y la segunda parte ha dejado poco más que el debut del canterano Antón.

Pocas ocasiones ha tenido el Real Zaragoza, que ya había malgastado sus balas en la primera parte. Un disparo de Diego Suárez desde la frontal, suave pero bien colocado, que apenas ha inquietado a Lux, y poco más. El resto de ocasiones han muerto en las botas de los jugadores del Dépor o de los propios futbolistas del Real Zaragoza, incapaces de generar peligro, inocuos en los últimos metros. Tras su primera dorrota en esta nueva etapa al frente del equipo aragonés, a Víctor Muñoz le quedan 11 partidos para obrar un milagro que cada vez parece más complicado.

Ficha técnica

0 - R. Zaragoza: Leo Franco; Cortés, Álvaro, Laguardia, Rico; Javi Alamo (Barkero, min.46), César Arzo (Antón, min.86), Paglialunga, Montañés; Luis García y Roger (Diego Suárez, min.46).

1 - Deportivo: Lux; Laure, Lopo, Insúa, Seoane; Juan Domínguez, Alex Bergantiños; Juan Carlos (Wilk, min.57), Sissoko (Núñez, min.77), Rabello; y Luis (Ifrán, min.70).

Goles: 0-1. min.30. Laure.

Árbitro: Arias López, del C. Cántabro. Amonestó con tarjeta amarilla a los locales César Arzo, Laguardia y Cortés y a los visitantes Sissoko y Wilk.

Incidencias: partido correspondiente a la jornada 31 de la Liga Adelante disputado en el estadio de La Romareda de Zaragoza ante unos 11.000 espectadores. Se guardó un minuto de silencio en memoria de los exjugadores del Real Zaragoza Higinio Martín y Manuel Torres, recientemente fallecidos. Debutaron, con el Deportivo Ifrán, y Anton con el Real Zaragoza.

Etiquetas