Despliega el menú
Real Zaragoza

Cambio de tendencia

La mejora en la línea del Real Zaragoza y la comunión con la afición, unidos al respaldo de los resultados permiten pensar en una rehabilitación deportiva.

Celebración de los jugadores del Real Zaragoza
Real Zaragoza 3 - Alcorcón 1_6
TONI GALáN/A PHOTO AGENCY

Se atrevió a enunciarlo -con la boca pequeña- el técnico Paco Herrera en la antesala del partido del Real Zaragoza con el Alcorcón: "La victoria podría suponer un cambio de tendencia". Un entrenador juega con las cartas marcadas: sabe cuál es el estado físico y, sobre todo, anímico de su plantilla. La convicción, el ánimo, las ganas de ganar. Cuestiones paradeportivas con influencia notable en el juego del equipo.

La ambición y la fe del vestuario jugaban a favor del Real Zaragoza. Y también el ambiente que envolvía el partido. La directiva dejó de inmiscuirse en la sensibilidad del vestuario (o casi), que pudo centrarse en la puesta a punto para el envite. Y también se palpaba la predisposición de un zaragocismo dispuesto a brindar su apoyo a su equipo, que por primera vez pisaba los puestos de promoción de ascenso.

El cóctel era ideal. Sobre todo por esa voluntad de la afición por brindar a los suyos ese calor de hogar que tanto cuesta lograr en una Romareda desmotivada.

Pero el domingo, como enunciaba Herrera, la cita se envolvía de olores nuevos, de convicciones tanto sobre el césped como en la grada. Y esa comunión se plasmó en un partido completo y solvente, un triunfo de autoridad que respalda por fin el proyecto zaragocista.

Fue un espaldarazo al siempre comprometido trabajo del entrenador, un respaldo anímico a la plantilla -que comprendió que La Romareda valora y aprecia la entrega en favor del equipo- y la seguridad de que el zaragocismo va a estar siempre al lado de quienes se brindan por el equipo -y nunca junto a los que se aprovechan de él-.

Dos victorias de empaque en este recién comenzado 2014 y, sobre todo, un patrón de juego y las ganas de competir y ganar que enuncia el desparpajo de Diego Rico. Es la hora del cambio… de tendencia.

Etiquetas