Despliega el menú
Real Zaragoza

Real Zaragoza

¿Y a partir de ahora?

El Real Zaragoza afronta una campaña comprometida, con múltiples frentes abiertos tras el descenso. Su obligación es el retorno inmediato a la máxima categoría.

El descenso a Segunda División supone un serio varapalo para Real Zaragoza.A pesar de la delicada situación por la que ha atravesado en los últimos años, no barajaba la posibilidad de la pérdida de categoría, que afecta de nuevo a todos los ámbitos de la entidad.

Es imposible conocer qué va a pasar con Agapito Iglesias. Hasta ahora, no se ha recibido una oferta en condiciones para hacerse cargo de la entidad. Es poco probable que el empresario soriano –que ya ha dejado la primera línea de la gestión- puede dejar la entidad. Él ya ha asegurado que no va a malvenderlo ni a dejarlo en manos de alternativas que puedan desmantelar el club.

Agapito Iglesias y el Real Zaragoza se encuentran en una encrucijada: aunque lo más adecuado parece ser la salida del constructor, no existen alternativas reales que allanen esa posibilidad.

En el plano económico, el Real Zaragoza se encuentra en situación concursal y debe hacer frente a un calendario de pagos. De momento, el descenso garantiza al equipo aragonés un año de carencia, a la vez que recibe una cantidad –en torno a diez millones de euros- de la Liga de Fútbol Profesional.

Pierde, sin embargo, la principal fuente de ingresos de los equipos de Primera –los derivados de los derechos de televisión-, y la pérdida de categoría supone también menos ingresos por parte de los abonos y de las taquillas.

Se viene abajo la planificación deportiva. El Real Zaragoza pretendía crear un proyecto a medio plazo, con la llegada de jóvenes jugadores que tenían que ir asumiendo poco a poco responsabilidades. Ese proyecto se viene abajo: el equipo aragonés debe rehacer de nuevo su estructura deportiva para afrontar con garantías la competición en Segunda División. Afecta también a la parcela técnica.

Queda de nuevo tocado el prestigio del club. Tras varias campañas en las que el Real Zaragoza ha salvado la categoría ‘in extremis’, afronta ahora una temporada en los infiernos con la obligación de retornar cuanto antes a la máxima categoría.

Etiquetas