Despliega el menú
Real Zaragoza
Suscríbete

Opinión

Suma de intangibles

Tal vez sea verdad que lo menos bueno del empate en La Rosaleda sea el punto. Y eso que tiene ribetes valiosos. Y tal vez, como dice Manolo Jiménez, el partido ante el Málaga deje ese poso extraño de quien cree que se han perdido dos puntospor el camino. Porque el Real Zaragoza ha hecho más méritos que el Málaga, ha sido superior y ha creado más ocasiones. Además, como casi siempre, ha tenido que soportar ese arbitraje absurdo que ha cambiado el rumbo del partido y del marcador.

El punto –de inflexión y de esperanza- no es lo mejor porque el partido dejó un buen puñado de aspectos aún más positivos. El Real Zaragoza volvió a ser en La Rosaleda esa escuadra con la que identificábamos a Manolo Jiménez en la primera vuelta: se asemejó a sí mismo, hizo su fútbol, buscó la portería contraria y no se acomplejó ante un Málaga que tiene armas de gran escuadra, galones que ante el Real Zaragoza le costó lucir.

Volvió a aparecer ese equipo sólido a domicilio, respetable y temible, esa imagen de conjunto que se había quedado por el camino en el Calderón y en Zorrilla. Es el Zaragoza que sabe jugarle al contrario con un desparpajo que aturulla al equipo rival.

Tuvieron peso y personalidad jugadores como Apoño –muy motivado ante el Málaga-, Movilla, José Mari… Y se notó la frescura del recién llegado José Manuel Fernández, que muestra destellos de futbolista, y que da la sensación de que puede acoplarse y rendir en este Real Zaragoza.

Encontró el gol el Real Zaragoza, recuperado gracias al oportunismo genial de Hélder Postiga, otro futbolista que marca las diferencias en esta escuadra. En la que no han tardado en entrar los recién llegados: Jiménez los quiere para jugar. Y el mensaje, que ya había quedado claro con la entrada en la convocatoria, se puso de relieve cuando les dio papel de reparto a Rodri, sustituto de Movilla -¡qué ovación la de La Rosaleda al zaragocista!- y a Rochina, que entró por Víctor Rodríguez. Bienvenu viajó, pero de momento vio el choque desde el banquillo.

Dice Jiménez que el punto valdrá si el Real Zaragoza gana el domingo a la Real Sociedad. Ese es el valor del empate a domicilio. Pero hay un buen puñado de intangibles que han sumado también en Málaga. Y que habrá que consolidar en La Romareda. Muerto enero, pasa febrero…

Etiquetas