Fútbol
Suscríbete por 1€

Opinión

Ha nacido una estrella

Contenido exclusivoOPINIÓNACTUALIZADA 29/08/2022 A LAS 12:57
Salma Paralluelo celebra uno de los dos goles que firmó en la final del Mundial sub-20 con España.
Salma Paralluelo celebra uno de los dos goles que firmó en la final del Mundial sub-20 con España.
EFE/Jeffrey Arguedas

Probablemente, estemos ante el nacimiento de una estrella, de una figura realmente extraordinaria. Del deporte aragonés, por supuesto. Del nacional, con bastante probabilidad. De orden internacional, es posible. Salma Paralluelo (Zaragoza, 13 de noviembre de 2003), con papel protagonista, ha llevado esta pasada madrugada a la selección española femenina sub-20 a un triunfo histórico, a la consecución del Campeonato del Mundo. Es la primera vez que una selección femenina de nuestro país alcanza tan elevada cota. En relación al porvenir, resulta un indicativo. Una señal nítida.

Ella, la futbolista aragonesa, fue la mejor jugadora de las semifinales. Sin duda. También lo ha sido de la final, en la que ha impuesto sus desbordantes capacidades futbolísticas y personalidad. Ha marcado goles y ha dado asistencias. Ha indicado el camino por el que transitar hacia la cúspide, después de no poder participar este mismo verano en el Mundial absoluto, a causa de una inoportuna lesión muscular. Superado este contratiempo, Salma ha irrumpido de forma absolutamente brillante en el Mundial Sub-20.

Superdotada en sus condiciones naturales, Paralluelo pudo decantarse por el fútbol o por el atletismo, deporte en el que también estaba anunciando, con tiempos de récord en la pista, que se encaminaba hacia las mayores metas. Sin embargo, su decisión final ha sido el fútbol. En unos pocos meses, su carrera deportiva ha experimentado un crecimiento inusitado. Ha fichado recientemente por el Fútbol Club Barcelona, ha sido convocada por la selección española absoluta y ahora se ha erigido en la gran figura del Mundial sub-20 de Costa Rica.

Por delante se le adivina un futuro magnífico, situado a la altura de las grandes diosas del fútbol, si no es que se convierte en una referencia indiscutible, dada su juventud y el nivel en el que se ha posicionado al poco de decantarse definitivamente por las botas de fútbol, en detrimento de las zapatillas que se calzaba para las diferentes pruebas de velocidad en las que mandaba, en su edad, con absoluta superioridad. 

Hace un par de temporadas fue un talento imposible de retener en Aragón, por muchos esfuerzos que trató de realizar el Zaragoza Club de Fútbol Femenino. Inició el camino por el que en este momento se mueve. 

   

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión