Fútbol
Suscríbete por 1€

Estrellas del fútbol en la cola del paro

Dembélé, Luis Suárez, Pogba, Dybala, Isco o Marcelo son agentes libres desde este viernes, sin tener resuelto su futuro.

Marcelo conduce el balón en el partido de ida de semifinales de la Champions entre el Real Madrid y el Chelsea
Marcelo en una foto de archivo con el Real Madrid
EP

Mientras disfrutan de las tan deseadas vacaciones, un puñado de estrellas del fútbol viven estos días en permanente contacto con sus agentes, a la espera de abandonar la cola del paro en la que ingresaron desde las 0:00 horas de este viernes. El 30 de junio marcaba la fecha de vencimiento de los contratos que rubricaron en su día figuras del calibre de Pogba, Dybala, Luis Suárez, Dembélé, Isco o Marcelo, por citar solo algunos de los nombres más rimbombantes dentro de una extensísima lista de jornaleros del balompié que buscan un nuevo destino en el que proseguir sus carreras.

Hoy, todos esos peloteros, como muchos otros, pasan a ser agentes libres y su situación ofrece una interesante oportunidad de mercado a los clubes que pujan por sus servicios. Huelga decir que en ciertos casos no se trata de chollos, ni mucho menos. Porque si bien no hay que pagar cantidad alguna en concepto de traspaso, para echarles el lazo habrá que sumar a unos salarios para nada reducidos la consiguiente prima de fichaje que ha impulsado una corriente cada vez más en boga: la del jugador que opta por agotar el vínculo con su club para marcharse con la carta de libertad en la mano.

Setenta y siete futbolistas que militaron la pasada campaña en Primera finalizaban contrato el 30 de junio. Algunos renovaron con la entidad que les pagaba con semanas e incluso meses de antelación. Así ocurrió con el madridista Luka Modric, el azulgrana Sergi Roberto, el bético Claudio Bravo o el 'txuri urdin' David Silva, por ejemplo. Otros cerraron una etapa para abrir una nueva sin necesidad de estar un solo día sin nómina ni de abandonar la Liga. Fue el caso de Joselu, ex del Alavés que formará una dupla temible en el Espanyol con Raúl de Tomás, o de Brian Oliván, que cambia el bermellón del Mallorca por el blanquiazul de los pericos. Pero los hay que siguen sumidos en la incertidumbre.

Una tesitura que alcanza a tres pesos pesados del campeonato español en la última década como Marcelo, Isco y Luis Suárez. El lateral brasileño y el centrocampista malagueño fueron piezas capitales en el ciclo regio del Real Madrid en Europa que comprende desde la Décima hasta la Decimotercera, pero tras la final de Kiev iniciaron un acentuado declive que les asignó un papel residual en la Decimocuarta. Ahora, a sus 34 y 30 años, respectivamente, andan a la caza de una oportunidad para demostrar que siguen teniendo mucho fútbol en sus botas.

El Fenerbahçe corteja al ex de Fluminense, que también gusta al Valladolid, presidido por su compatriota Ronaldo Nazário, aunque su preferencia es no salir de la Comunidad de Madrid, lo que sitúa en el tablero a Getafe y Rayo. Por el volante de Benalmádena pelean Sevilla y Betis, dos equipos dirigidos por sendos devotos de su magia como son Julen Lopetegui y Manuel Pellegrini. La Roma y el Galatasaray han llamado asimismo a la puerta del andaluz, pero su intención es seguir en la Liga.

Luis Suárez, en cambio, abandonará la piel de toro, después de seis campañas repartiendo pólvora en el Barça y otras dos fusilando porterías con la elástica del Atlético. El Pistolero busca un nuevo desafío mientras prepara el Mundial de Catar y, aunque su propósito inicial era continuar en Europa, River Plate es el mejor posicionado para incorporarlo a sus filas.

Órdago

Rocambolesca es la situación de Dembélé. El extremo francés, que se descolgó hace meses con unas exigencias salariares que chocaban con la cruda realidad financiera del Barça, no halla una 'entente cordiale' con Joan Laporta, atado de pies y manos por las normas de LaLiga. Chelsea, PSG y Bayern permanecen a la espera. Los azulgranas, por cierto, dependen de las famosas palancas para anunciar los fichajes del danés Andreas Christensen y del marfileño Franck Kessié, libres tras desvincularse de Chelsea y Milan, respectivamente.

Fuera de la Liga española llaman sobre todo la atención los casos de Pogba y Dybala. En 2016, el Manchester United convirtió al centrocampista francés en protagonista del que por entonces era el fichaje más caro de la historia, tras abonar 105 millones de euros para sacarle de la Juventus. Seis años después, la Vecchia Signora se apresta a recuperarle sin pagar una sola libra a los diablos rojos, en los que no ha dejado huella.

De la Juventus sale precisamente Dybala, a quien el Inter quiere juntar con Romelu Lukaku para asaltar el trono del Milan. El argentino tenía todo listo para mudarse al Giuseppe Meazza, pero el club 'nerazzurri' necesita liberar masa salarial antes de incorporarle y equipos como el Sevilla mantienen activado el radar para entrar en acción si se frustra la que sería una de las operaciones del verano en la Serie A.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión