Fútbol
Suscríbete por 1€

fútbol

Lambán y Azcón vuelven a hablar del futuro estadio al calor del Mundial 2030

Lambán pacta con Azcón solicitar que la capital forme parte de la candidatura de España y Portugal. El Ejecutivo autonómico sigue dejando en el aire su participación en el futuro campo de fútbol

El concejal de Urbanismo, Víctor Serrano, ha visitado el estadio de La Romareda para ver las obras que serán necesarias para que el recinto esté a punto de cara al partido de la selección española frente a Suiza en septiembre.
La reforma del actual estadio o construir un nuevo emplazamiento sería fundamental para que Zaragoza sea subsede del Mundial de 2030.
Guillermo Mestre

Sin que haya aún un compromiso claro de que la DGA vaya a participar en la construcción de un estadio en Zaragoza, el presidente de Aragón, Javier Lambán, y el alcalde de Zaragoza, Jorge Azcón, han acordado este miércoles que la capital aragonesa aspire a ser una de las sedes del Mundial 2030, que aspiran a organizar de forma conjunta España y Portugal. Así han respondido las dos administraciones a la petición por parte del Gobierno central de que sean las comunidades autónomas las que planteen posibles sedes en un ámbito territorial: sin demorar los plazos, Aragón dejó claro que apoyará la aspiración de Zaragoza.

Aunque no parece un gran acuerdo, dado que se daba por hecho que, al igual que para el Mundial 82, Zaragoza fuera una de las sedes de la candidatura, el encuentro permitió que las dos instituciones volvieran a hablar del estadio después de la decisión de la DGA de desmarcarse del proceso de negociación y dejar exclusivamente en el ámbito municipal cualquier decisión.

De hecho, en el gobierno PP-Cs había cierto optimismo tras la reunión y se hizo la lectura de que la decisión del Gobierno central de dejar las candidaturas en manos de las autonomías podría facilitar la participación de la DGA en la nueva Romareda. Sin embargo, Lambán no dio pistas, más allá de anunciar que se reunirá con el persidente de la Federación Española de Fútbol, Luis Rubiales «para ver en qué términos se plantea la hipotética participación de las ciudades en la candidatura del Mundial, qué requisitos deben tener los estadios».

Es consciente de que si la ciudad quiere formar parte de la candidatura necesita un nuevo estadio, pero dejó en el aire su participación económica de la DGA, una de las principales incógnitas de la operación. «Lo que hemos hecho es ratificar nuestro compromiso de que cuando llegue 2030 y en España haya un Mundial, una de las sedes sea la ciudad de Zaragoza, lo cual quiere decir que antes habrá habido que construir un estadio nuevo». Y ahí se quedó.

El alcalde fue más locuaz, aunque no quiso ir más allá de las buenas palabras. Cuando se le preguntó por lo que le había transmitido el presidente Lambán, Azcón respondió: «Colaboración, no puede ser de otra manera». Al igual que el presidente, señaló que ahora es necesario conocer los «requisitos» que debe cumplir Zaragoza. Y aunque trató de separar en este momento del proceso la candidatura al Mundial y el estadio, dejó claro que «entre los requisitos va a estar que haya un campo de fútbol que cumpla con las exigencias de la FIFA».

El alcalde reiteró que su objetivo es que el campo cuente con un gran acuerdo político y que en la financiación y explotación participen las distintas administraciones y el club, y afirmó que no se pueden «cometer errores». «Zaragoza tiene que ser una de las sedes del Mundial», declaró Azcón. Con el proyecto de los Juegos de invierno en un punto crítico, España y Portugal tiene muchas opciones de conseguir el Mundial, dado que si se atiende al criterio de que no pueden repetir continentes la organización del campeonato de 2030 sería para Europa. Y tras la retirada del Reino Unido, solo quedaría, en principio, la candidatura ibérica.

«Aspiramos a las semifinales o a la final»

Azcón defendió las ventajas de Zaragoza como sede, pero no se conformó con un papel secundario. «No aspiramos a que Zaragoza se juegue las fases preliminares. Aspiramos a las fases finales. Me gustaría que en Zaragoza tuviera acceso a semifinales y, por qué no, a una final del Mundial de 2030».

Lambán fue frío y no habló de plazos más allá de decir que el estadio tiene que estar antes de 2030. Pero Azcón sí que apuntó que, a la espera de lo que diga la Federación, «antes de que acabe este año tienen que proponerse las sedes por parte de España y por parte de Portugal». Esto obligaría a tener al menos una propuesta, según el regidor, para incorporarla a la candidatura. Es decir, sería necesario un acuerdo que dejara claro a la Federación que Zaragoza va a cumplir, independientemente de lo que pase tras las elecciones de 2023.

El alcalde y el presidente también hablaron sobre cómo puede participar la DGA en el proceso de escucha abierto por el Consistorio estos días. Azcón explicó que el Gobierno autonómico deberá tener una tratamiento distinto al que se ha previsto para entidades y expertos. «Esa participación se producirá en los términos que establezcamos», afirmó Azcón, sin aclarar mucho más.

En este sentido, se refirió a las comparecencias que se empezaron a producir el martes en el Ayuntamiento y que continuarán la próxima semana. «Es enriquecedor. El objetivo que tenemos, que el estadio se haga escuchando y con participación para lograr la mejor decisión y con el mayor consenso posible», declaró.

También comentó la petición del Club Deportivo Ebro y del Zaragoza Club de Fútbol Femenino, que pidieron un campo de tamaño intermedio. Admitió que a la ciudad le falta una infraestructura de este tipo, aunque recordó los 1,8 millones de euros que se invertirán en el campo municipal Mudéjar, que el Ayuntamiento cederá a la segunda entidad. «Nunca ha tenido 1,8 millones de euros para una instalación que va a gestionar en exclusiva», dijo. 

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión