Fútbol
Suscríbete por 1€

fútbol de tercera división

El trotamundos que hace creer al Belchite

Saihou Gassama, gambiano que ha militado en hasta 12 equipos del país, fichó en el mercado de invierno y sus goles están siendo clave en el resurgir de los zaragozanos, que desde su llegada han sumado más puntos que en toda la primera vuelta.

Gassama, durante uno de los partidos del Belchite.
Gassama, durante uno de los partidos del Belchite.
CD Belchite

Saihou Gassama (Banjul, Gambia, 1993) le ha devuelto la ilusión al Belchite. El delantero africano fichó en el mercado invernal y, en los once partidos que lleva disputados a las órdenes de José Carlos Collados ‘Limones’, el equipo ha sumado más puntos que en toda la primera vuelta de competición.

Gassama ha traído velocidad, determinación en los últimos metros y goles, muchos goles. Hasta siete ha anotado en su breve periplo en el Belchite, su duocédimo club desde que, allá por 2011, llegase a España siendo todavía un chaval estudiante. Y es que su historia es la de un auténtico trotamundos del fútbol. El Real Zaragoza apostó por traerlo con 16 años y, tras cuatro temporadas en las que no terminó de asentarse ni en el equipo juvenil ni en el filial, acabó marchando al Sariñena en 2013 para emprender un viaje interminable.

En Zaragoza tuve problemas con los papeles. No podía jugar y fui alternando los entrenamientos con cesiones al Casablanca y al Santa Isabel de Tercera. No tuve mucha suerte en aquella época”, explica Gassama, que ha completado la mayor parte de su trayectoria en equipos de la antiguamente llamada Segunda División B.

Del Sariñena fui al Huesca (2014-15), llegando a ascender a Segunda División. Luis Helguera y Tevenet confiaban en mí, pero en los últimos meses tuve una lesión en el pubis y, tras los cambios internos que se dieron en el club, hubo un cambio de planes que trajo mi salida”, añade el atacante gambiano, sobre una etapa que se cerró con su traspaso a La Hoya Lorca.

De allí pasó al otro equipo de la ciudad, el Lorca FC, y aún tuvo tiempo de jugar en el Mancha Real (Jaén) antes de regresar a tierras aragonesas para enrolarse en el proyecto del CD Teruel. “Estuve poco tiempo allí. Después salí al Izarra (Navarra) y regresé a Aragón para jugar en el Tarazona”, recuerda quien, tras dejar un grato recuerdo en el municipal turiasonense, cruzó los escasos 20 kilómetros que hay hasta Borja para proseguir su recorrido en el balompié aragonés.

El propio Borja y el Calamocha, hasta el pasado mes de junio, fueron sus últimos equipos antes de firmar con el Belchite el pasado mes de enero. “En verano me fui de vacaciones a África y al volver no tenía equipo. Juan Carlos -el entrenador del Utebo- se portó muy bien y me dejó entrenar varios meses, hasta que me llamó Limones y acepté su propuesta”, completa Gassama, que se estrenó ante el Barbastro, jugando 15 minutos en un partido en el que no pasaron del empate.

“La siguiente jornada perdimos, pero contra el Monzón al fin pude estrenarme con gol y victoria. Después, lo cierto es que las cosas han ido saliendo bien. Estoy muy feliz por la confianza que me han dado y por cómo estoy pudiendo ayudar a los compañeros”, celebra quien hace creer al Belchite con la permanencia.

Cuando Gassama llegó, el equipo era antepenúltimo con 14 puntos y solo dos victorias en 19 encuentros disputados. Ahora, los de Limones están fuera de los puestos de descenso, con 32 puntos y ocho victorias cosechadas. “En invierno también fichó Rafa -portero procedente del Teruel- y el delantero Raúl Elías. Además, hemos recuperado jugadores importantes que estaban lesionados y están ayudando mucho”, añade, queriéndose restar importancia, un futbolista que llegó a vivir del fútbol pero ahora lo compagina con el trabajo en una tienda de arte. “Cuando jugaba en Segunda B me daba para vivir, pero ahora no. El dinero del Belchite es un suplemento”, concluye.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión