Fútbol
Suscríbete

fútbol

Linares: "Mi rodilla ha dicho basta"

El jugador aragonés, ex del Real Zaragoza, del Huesca o del Ejea entre otros, anuncia su retirada tras 15 meses de calvario por una lesión. 

Linares, durante un partido con el Real Zaragoza.
Linares, durante un partido con el Real Zaragoza.
Toni Galán

Miguel Linares se retira. Su rodilla ha dicho basta. Atrás quedan dos décadas de fútbol profesional. Las que van desde sus inicios en el Fuentes de Ebro, el equipo de su pueblo, hasta el adiós como jugador del Ejea. Lo deja con 39 años y más de 350 partidos en sus botas. Utebo (2002-04); Real Zaragoza B (2004-2005); SD Huesca (2005); Barbastro (2006-08); Alcoyano (2008-09); Salamanca (2009-10); Elche (2010-13); Recreativo de Huelva (2013-14); Real Oviedo (2014-18); Reus (2018-19); Real Zaragoza (2019-20) y el propio Ejea han sido los clubes por los que ha repartido 116 goles.

Se marcha un currante del gol. Un delantero forjado en el fútbol modesto, que sabe lo que cuesta llegar arriba. Ramón Lozano y David Navarro marcaron sus comienzos; Pepe Bordalás entendió como nadie su espíritu guerrero, dirigiéndolo en el Alcoyano y el Elche; y en Oviedo vivió su etapa dorada antes de alcanzar el sueño de jugar en La Romareda.

Linares celebra un gol con el Oviedo.
Linares celebra un gol con el Oviedo.
Heraldo

La recompensa le llegó tarde, cuando ya iba camino de los 36, pero fue una temporada y media apasionante. Firmó con el Zaragoza en enero de 2019, en el mercado de invierno de una campaña en la que Víctor Fernández salvó al club de la catástrofe deportiva, y al año siguiente fue uno de los integrantes de la plantilla que rozó el ascenso. Siempre comprendió con elegancia su rol secundario, y la escasez de minutos no evitó que se convirtiese en uno de los símbolos del zaragocismo. La pandemia, el maldito virus, retuvo al equipo en Segunda y él salió hacia las Cinco Villas para seguir haciendo goles. No imaginaba el calvario que le aguardaba. Una rotura del ligamento cruzado de su rodilla izquierda lo cambió todo el 14 de octubre de 2020. Quince meses de rehabilitación no han sido suficientes para devolverlo a los terrenos de juego.

«Me veo bien para el día a día, pero no para jugar. Mi rodilla me dice que ha llegado el momento de parar», explica Linares, «orgulloso» por una carrera repleta de momentos emotivos. «Hay muchos: la salvación con el Salamanca; el ‘play off’ hacia Segunda B con el Barbastro; los ascensos con el Elche y el Oviedo….», enumera, antes de detenerse a analizar su etapa como jugador del Zaragoza. «Fue un sueño. Desde el primer día que entré por las oficinas, hasta mi salida. Solo faltó culminarlo con el ascenso, una espina que me queda clavada», añade Linares.

El de Fuentes anotó ocho goles con la elástica blanquilla y pudo disfrutar del partido «más especial» de su carrera, el enfrentamiento contra el Real Madrid en Copa del Rey. «Jugamos contra un once de jugadores de talla internacional. Ahí es cuando te das cuenta de las diferencias que hay. Son humanos pero están a otro nivel», recuerda, sobre un duelo en el que jugó como titular y trajo el último gran llenazo en La Romareda, ante una afición a la que agradece el «cariño» que siempre le ha brindado.

Real Zaragoza-Real Madrid de Copa en 2020.
Real Zaragoza-Real Madrid de Copa en 2020.
francisco jiménez

Miguel Linares quiere que se le recuerde como «un trabajador que de vez en cuando marcaba goles»; como un futbolista que alcanzó la élite a base de «corazón y esfuerzo». Se ve un currante del gol. 

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión