Despliega el menú
Fútbol
Suscríbete

Dinamarca cornea a la rácana Rusia

Los escandinavos pasan cono segundos de grupo en la Eurocopa gracias a su goleada en Copenhague (1-4).

Dinamarca-Rusia
Dinamarca-Rusia
Agencia EFE

Especular tiene castigo. Es un hecho, como que las pequeñas diferencias son las que definen el mundo. Unos pequeños detalles; unos momentos de claridad de una Dinamarca atrevida, pero por momentos roma, quitaron la ilusión a una Rusia que se sabía muy bien el guion; que se había estudiado el papel de la defensa numantina. Y casi le salió bien, pero Damsgaard y Poulsen le aguaron la fiesta. Una Rusia que salió a empatar se llevó dos cornadas en dos errores y salió goleada, porque los dos últimos tantos fueron justicia y atrezzo. Justa retribución a su racanería.

Con disciplina y táctica soviética salieron los rusos. Poco les importaba que los daneses monopolizaran el balón; sus razias terminaban en nada y a los de Cherchesov, a veces desesperado de lo atrás que se echaban lo suyos, estaban cómodos esperando. Ya os cansaréis; ya llegará el invierno, pensaban. Se equivocaban,

Su Zhukov era Golobin, que dos veces puso a prueba a Schmeichel demostrando que la línea recta es el camino más corto entre dos puntos. Dinamarca, sin embargo, parecía España: mucha posesión y poco peligro. El drakar se hundía a poco que trataba de rondar el área rusa.

Sin puntos tras dos derrotas, los daneses conservaban sus esperanzas, pero más por orgullo vikingo que por unas matemáticas que, tenaces, ya miraban a los nórdicos por encima del hombro desde su última derrota. También se equivocaban. Hojbjerg les hizo creer en sí mismos tras una buena ocasión.

Rusia parecía llevarlo todo bien, pero jugaba con fuego. Y así, en un despiste defensivo, en un fallo multiorgámico en la zaga, Damsgaard marcaba el 0-1, que echaba abajo las esperanzas rusas. Bastante tuvo Safonov con mantener el tipo tras el gran pase de Hojbjerg, que le dejó completamente a merced de la delantera roja.

Y después llegó la pifia del día, de la semana, del mes, del año. Un pase atrás cuando la defensa trataba de sacar el balón jugado se convirtió por error no forzado en la asistencia le dio el 0-2 a Poulsen ante un meta vendido. Zobnin no olvidará su error mientras viva.

Para entonces el partido era ya de Dinamarca. Un penalti muy dicutible le sirvió a Dzyuba para poner el 1-2, pero el duelo era danés. Los goles de Christensen y Maehle sentenciaron en medio del naufragio y ruso. De momento la gran Rusia ya no se paseará por la vieja Europa. No se lo merecía.

Ficha técnica

Rusia-Dinamarca (1-4)

Rusia: Safonov, Mario Fernandes, Diveev, Dzhikiya, Kuzyaev (Karavaev, min. 81), Kudryashov (Mukhin, min. 81), Zobnin, Ozdoev (Sobolev, min. 62), Golovin, Miranchuk (Zhemaletdinov, min. 62) y Dzyuba.

Dinamarca: Schmeichel, Wass (Dolberg, min. 62), Kjaer, Christensen, Vestergaard, Maehle, Delaney (Jensen, min. 87), Damsgaard (Noorgard, min. 82), Hojbjerg, Braithwaite (Cornelius, min. 87) y Poulsen (Stryger, min. 62).

Goles: 0-1: min. 38, Damsgaard. 0-2: min. 57, Poulsen. 1-2: min. 71, Dzyuba, de penalti. 1-3: min. 80, Christensen. 1-4: min. 82, Maehle.

Tarjetas amarillas: Kudryashov, Delaney, Diveev.

Incidencias: Partido de la tercera jornada del grupo B, disputado en el Parken Stadium de Copenhague.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión