Despliega el menú
Fútbol
Suscríbete

Termina la Liga en Primera con otra tarde de emociones y casi todo por decidir

Atlético y Madrid se juegan la Liga; Real, Betis y Villarreal, la Europa League; y Huesca, Elche y Valladolid, la salvación.

Combo de fotos de Zidane y Simeone
Combo de fotos de Zidane y Simeone
Agencias

No va más. La Liga 2020-21 llega a su fin y lo hace con otra tarde de emociones fuertes. Si lo de la jornada 37 del pasado domingo ya fue un sugerente adelanto y un homenaje a la nostalgia de aquellas tardes de fútbol y transistores, el grueso de la 38, la última y definitiva, promete llevar al límite los corazones de los buenos aficionados.

El Atlético quiere asestar el golpe definitivo a la Liga en Valladolid

Siete encuentros simultáneos desde las 18.00 y casi todo por decidir. Ya se saben los cuatro equipos españoles que disputarán la próxima edición de la Champions a través del campeonato nacional -salvo sorpresas en los despachos derivadas del desafío de la Superliga y los castigos derivados de UEFA-. También que el Eibar de Mendilibar, ese milagroso y humilde proyecto que ha logrado tutear durante siete temporadas a los grandes del fútbol español, jugará en Segunda la próxima temporada. Sin embargo, todo lo demás no se conocerá definitivamente hasta que la maratón de encuentros llegue a su fin, poco antes de las 20.00, bajando las pulsaciones y dando paso al tradicional periodo estival en los clubes, marcado por las idas y venidas de jugadores y entrenadores y las renovadas ilusiones de proyectos forjados al calor del verano.

El primer frente abierto, por cuestiones de importancia, es la resolución del título de Liga. Atlético y Real Madrid, vecinos en la capital y eternos rivales, se juegan ser campeones, ya sin el Barça en la ecuación, pues los azulgranas se cayeron de una pelea que ha sido una montaña rusa a lo largo de todo el curso con una triste derrota en el Camp Nou frente al Celta. Los rojiblancos juegan con la ventaja de que no tienen que estar pendientes de nada de lo que ocurra más allá de su propio partido. Las cuentas colchoneras son sencillas, pues una victoria ante el Valladolid en el José Zorrilla supone el undécimo alirón en la historia atlética.

Nunca falló el conjunto rojiblanco cuando llegando el último partido dependió de sí mismo para ser campeón, pero no será fácil. Están de sobra advertidos los pupilos de Simeone. Ya con la Liga en sus manos, después del empate en el Camp Nou y también en el Real Madrid-Sevilla, el Atlético sufrió ante la Real Sociedad en el Metropolitano a pesar de una gran primera parte y puso a prueba el aguante de la sufrida afición colchonera con una remontada 'in extremis' frente a Osasuna en un partido que debió haber amarrado mucho antes a tenor de las ocasiones de las que dispuso.

Ahora, en el momento de la verdad, tiene enfrente además a un equipo que se juega la permanencia, aunque dependa de derrotar al líder y esperar sendos tropiezos de Huesca y Elche. Es casi una carambola, eso sí, por lo que habrá que comprobar si la fe pucelana en el milagro está a la altura de la ilusión atlética.

Los puestos europeos

Mientras, el Madrid deberá esperar el pinchazo colchonero y cumplir con una victoria frente al Villarreal, que a pesar de tener a la vista la final de la Europa League contra el Manchester United del próximo miércoles, también se juega asegurar plaza en la segunda competición continental a través de la Liga. Difícil empresa la amarilla, pues depende de un tropiezo de la Real Sociedad o el Betis y de asaltar el Di Stéfano, un escenario que podría despedirse del fútbol de Primera si como todo indica, el club de Chamartín habilita un Santiago Bernabéu en plena remodelación para la siguiente campaña, en la que se aventura el regreso del público a los estadios.

Real y Betis son ahora mismo quinto y sexto, respectivamente. Por tanto, irían directos a la fase de grupos de la próxima Europa League. Para mantener sus plazas, les vale con ganar en sendas visitas a Osasuna y Celta, que no se juegan ya nada excepto el prestigio y el reparto de premios económicos en función de la clasificación final. Por su parte, el séptimo se tendría que conformar con una previa de la nueva Conference League, una ronda que obliga a competir en el Viejo Continente ya desde mediados de agosto, con lo que esto implica a nivel de pretemporada, y una competición que no pinta igual de atractiva. No obstante, si como ahora mismo ocurre, es el Villarreal el séptimo clasificado, y éste conquista la Europa League, el fútbol español no estaría presente en la primera edición del nuevo torneo, pues el 'submarino amarillo' se ganaría una plaza en la Champions.

La presión del descenso

Más allá del alirón y la ilusión por viajar por Europa la próxima campaña, la pelea por la salvación aprieta como ninguna otra, pues la vida cambia para el jugador en la máxima categoría. El mencionado Valladolid parte como el equipo con el panorama más complicado, por puntuación (31) y por su rival. Con dos puntos más que los blanquivioletas está el Elche (33), que no obstante, también depende de lo que haga el Huesca, pues el equipo del Alto Aragón tiene la misma puntuación pero el 'golaveraje' particular ganado.

El equipo de Pacheta, en descenso durante gran parte de la campaña, no ha dejado de creer en la salvación a pesar de una primera vuelta muy mala, en la que sumó un triunfo en 19 partidos y 12 escasos puntos. Desde la llegada del técnico burgalés en enero, como sustituto de Míchel, el conjunto aragonés acumula ocho de sus nueve victorias del curso y ahora tiene la permanencia en su mano, pues el triunfo en El Alcoraz contra un Valencia ya sin presión alguna después de una temporada para el olvido supondría la continuidad en Primera. Mientras, en el Elche la reacción desde el fichaje de Fran Escribá como técnico en lugar de Jorge Almirón se ha quedado un poco corta, y ahora necesita derrotar al Athletic en el Martínez Valero y esperar el fallo oscense.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión