Despliega el menú
Fútbol
Suscríbete

fútbol

Sergio Lobera, el rey aragonés de la India

El entrenador zaragozano ha arraigado en el incipiente fútbol indio como un referente. Acaba de ganar la liga regular con el Mumbai City, club satélite del Manchester City, y aspira ahora al título de campeón en un play off que arranca este viernes contra el FC Goa, el equipo que hace cuatro años lo llevó al gigante asiático.

Sergio Lobera, en las filas del Mumbay City
Sergio Lobera, alzado al aire por sus jugadores
Mumbai City

En la inmensidad del paisaje de la India, el nombre de Sergio Lobera (Zaragoza, 1976) ya no pasa desapercibido. Han transcurrido casi cuatro años de su llegada a un fútbol incipiente y transformado en 2013 con la creación de la ISL, un sistema de liga de 11 franquicias, cerrado -al estilo americano-, que cohabita como máxima categoría con la I-League, la vieja primera división del país. Lobera aterrizó en 2107 en Goa, en la costa occidental, después de un periodo de tres temporadas en Marruecos, al frente del Moghreb Tetouan. Su caso se intuía uno más entre futbolistas y entrenadores que acuden a la llamada eventual y exótica de una oportunidad profesional: ir, jugar o entrenar, cobrar el contrato, estar allí de paso y regresar a casa. Pero no. Sergio Lobera ha echado raíces en la India. Y el árbol ha terminado por ofrecer dulces frutos: este pasado fin de semana se proclamó ganador de la liga regular con su nuevo equipo, el Mumbai City, batiendo récords de puntos, de goles…

Ahora, desde este viernes, buscará el título de campeón en las semifinales y final que juegan los cuatro primeros clasificados. Su rival será el FC Goa, su anterior club, donde es una institución y sentó las bases metodológicas que ahora imperan en el fútbol indio y donde conquistó el primer título, la Hero Supercup, equivalente a la Copa del Rey española, en 2019. Por todo ello, Sergio Lobera ya no pasa desapercibido, menos en una semana así. “Me siento reconocido, sí. Percibo respeto y admiración. No solo por lo que hemos ganado, sino por cómo lo hemos ganado, siendo muy fieles a un estilo de fútbol, a una filosofía que es la que yo siempre he defendido. También hay otras formas de reconocimiento, como ver que nuestros equipos llevan jugadores a la selección nacional. Estoy muy orgulloso de nuestro trabajo. Cuando acabé contrato con Goa el pasado verano, recibí ofertas de 6 clubes de la ISL. Reconforta ver cómo aprecian tu labor de esta manera”, explica Lobera, desde Goa, cuartel general donde se ha instalado esta temporada la burbuja anticovid en la que se han disputado los cuatro meses de competición. “Este año, por las circunstancias, todo está centralizado en una misma sede. Hay tres estadios y los equipos vivimos en un hotel cerrado a cal y canto. Solo tenemos contacto con el exterior para salir a entrenar y jugar los partidos”,

Sergio Lobera, en las filas del Mumbay City
Sergio Lobera, a la izquierda, en un entrenamiento en las  filas del Mumbai City
Mumbai City

Sergio Lobera nació en la Casa Grande de Zaragoza y creció en la calle Santa Teresita, en las Delicias. Cuando tenía 7 años, su padre, delineante, encontró trabajo en Tarrasa, en el extrarradio barcelonés, y la familia se marchó para allá. Sus inquietudes tácticas le abrieron las puertas de Fútbol Club Barcelona con solo 23 años, y en sus escalafones inferiores creció a toda velocidad como entrenador: formó jugadores alevines, cadetes y juveniles. Luego, se desligó de la entidad azulgrana para asumir los banquillos sénior. Tenía ya sembrado en su pensamiento su ideario de juego: posesión, toque, exquisitez técnica, dominio ofensivo... Comenzó en el Tarrasa, con su amigo Tito Vilanova como supervisor deportivo. Luego prolongó su experiencia en Segunda B en el San Roque de Lepe y el Ceuta antes de desembarcar en Las Palmas. En Canarias, se cinceló como uno de los entrenadores españoles más prometedores. Metió a Las Palmas en el play off de ascenso a Primera en 2013 (cayó en la primera eliminatoria contra el Almería) y al año siguiente, con el equipo tercer clasificado y con billete para un nuevo play off de ascenso, lo despidieron a dos jornadas del final en una de las decisiones más inauditas que se recuerdan en el fútbol español.

"No todo es entrenar en las mejores ligas y a los clubes más prestigiosos. He tenido, desde que me fui, propuestas para volver a España. Pero mi momento no estaba allí. Ahora, está en la India"

Lobera, bien valorado en la rueda de entrenadores nacionales, decidió, no obstante, abrirse su propio camino. Podría haber entrenado en varios equipos españoles, incluso el Zaragoza valoró su contratación en 2014, pero optó por otra vía hacia la plenitud profesional. Empezó con tres años en Marruecos: “No todo es entrenar en las mejores ligas y a los clubes más prestigiosos. Uno siempre trata de elegir el mejor proyecto para uno mismo. He tenido, desde que me fui, hasta cinco propuestas para volver a España. Pero mi momento no estaba allí. Ahora, está en la India. Si surge la posibilidad de regresar y es apetecible, yo nunca puedo cerrarle la puerta a mi tierra. Pero ahora mi sitio es este”.

Ese sitio es el Mumbai City, el equipo de Bombay, la ciudad de los 14 millones de habitantes, faro económico de la India. Un club que, desde el pasado año, se ha integrado al conglomerado de capital emiratí de City Group, con matriz en el Manchester City y al que pertenecen, entre otros, el Girona, el Troyes, el Lommel, el Melbourne City, el New York City, el Yokohama Marinos… Clubes-plataforma por todo el planeta. Este desembarco en la India tuvo consecuencias. Por eso, el sitio de Lobera sigue siendo “éste”: “En Goa, pasé tres años muy buenos, conseguimos un título, nos metimos en la Champions… Pero, al terminar la pasada temporada, creía que mi proyecto allí estaba ya acabado. Tenía opciones de seguir en la India. Estoy muy contento con mi experiencia aquí. Y, entonces, me contactaron de City Group. Viajé a Manchester para conocer la magnitud del proyecto. Me pareció apasionante, muy interesante. Me dan todas las herramientas y todo el conocimiento para hacer un equipo ganador. Al final, City Group es la entidad con más potencial que hay en el fútbol ahora mismo en el mundo”.

Lobera representaba para el City Group el engranaje perfecto para conquistar la India: experiencia en el país y en la liga, una propuesta de fútbol de identidad compartida, una metodología de trabajo moderna y una persona bien adaptada a esa cultura. “Al final, hay que valorar todo. No todo es el dinero. El ámbito familiar es clave para mí. Afortunadamente, tengo una mujer y una hija muy aventureras que me acompañan. Los entrenadores siempre debemos tener la maleta preparada para salir de nuestra zona de confort”, relata. “Mi hija tiene dos años. Nació en España porque mi mujer cumplió allí el tramo final del embarazo. Pero ha estado más en la India que allí”, añade Lobera, adaptado a la inmensidad de un país -"los largos viajes entre ciudades para jugar un partido"-, a la brecha cultural y la diferencia de sensibilidades humanas. “Desde el primer día, he notado el afecto y el cariño de quienes están cerca de mí. Aquí la gente te entrega mucha hospitalidad. Es un país maravilloso. Estamos lejos de casa, pero rodeados de cariño. En Goa, tuve un proceso de adaptación muy sencillo. Es una ciudad turística, costera, muy bonita. Ahora, por la covid, apenas he podido estar un par de veces en Bombay. Pero es también espectacular, enorme” señala.

"Desde el primer día, he notado el afecto y el cariño de quienes están cerca de mí. Aquí la gente te entrega mucha hospitalidad. La India es un país maravilloso"

El aragonés es testigo de excepción de la metamorfosis del fútbol indio, de la progresión de un deporte minoritario en el país, aunque con una fuerte consideración mediática y un potente andamiaje financiero y empresarial desde que se creó la ISL. Por ejemplo, el Mumbai City, además del City Group, tiene la participación de Ranbir Kapoor, una estrella de la potente industria cinematográfica de ‘Bollywood'. “El cricket es el gran deporte indio, también el hockey hierba. Pero el fútbol ha ido creciendo de forma muy importante. Cuando arrancó la ISL, vinieron a jugar astros mediáticos como Del Piero, Roberto Carlos, Anelka, Pirés… Hay mucha ilusión y pasión, y es un deporte que va a más”, explica. El nivel del fútbol indio aún está lejos de los estándares europeos, pero, en su estrategia de desarrollo, cuenta con una carta al alcance de muy pocos: un país de dimensiones continentales con el potencial demográfico que confieren sus 1.300 millones de habitantes. “Está claro que hay mucho potencial. Se está trabajando cada vez mejor. A nivel de medios es espectacular: la organización de la liga, de los partidos, los estadios, los centros de entrenamiento… Además, el futbolista indio suele ser un chico con muchas ganas de aprender y asimilar conceptos. Nuestro papel es que ellos crean en aquello que les transmitimos, saberles hacer llegar esa idea, para que tengan confianza. Si el jugador se divierte jugando, se divierten los demás”, puntualiza el técnico zaragozano.

Sergio Lobera, en las filas del Mumbay City
Sergio Lobera, en las filas del Mumbai City
Mumbai City

En su cuerpo técnico, se integra el delantero exzaragocista Tato, además de otros españoles, como el preparador físico Manuel Sayabera o el entrenador de porteros, Juan María Cruz. En su plantilla, tiene a Hernán Santana (ex Las Palmas y Sporting), y antes, en Goa, dirigió a Manu Lanzarote o Edu Bedia, otros dos exzaragocistas. “Cada vez, vienen jugadores más jóvenes, atraídos por las experiencias de quienes ya han estado aquí. Hay buenas condiciones de trabajo, un fútbol en crecimiento y un mercado en expansión”, señala.

Ahora, Sergio Lobera cuenta las horas para uno de los partido más emotivos que le han tocado afrontar. Enfrentarse al FC Goa es distinto. Allí, se quedó a tres minutos del final de una prórroga de proclamarse campeón en 2019. Allí, ganó la liga regular el pasado año. Allí, llevó a Hugo Boumous, una de las estrellas de la liga, desde Marruecos (ahora lo tiene junto a él en Mumbai). Y allí se llevó el cariño de sus aficionados. “No es un partido más. Allí viví cosas maravillosas. El aficionado indio tiene como particularidad su lealtad, su respeto. Si las cosas vienen mal, no es como en otras culturas. Son muy incondicionales y apoyan siempre. Reaccionan de modo distinto a lo bueno y lo malo. Hay mucho respeto, incluso a los árbitros. Trataremos de ganar esta semifinal y poder ponerle la guinda al pastel de la temporada”, indica Lobera, un rey aragonés en la India que no olvida su punto de partida: “Vuelvo a Zaragoza, al menos, un par de veces al año, a visitar a tíos y demás familia. Y a la Pilarica, claro”.

Sergio Lobera, en las filas del Mumbay City
Sergio Lobera celebra el título de liga con sus compañeros de cuerpo técnico.
Mumbai City
Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión