Despliega el menú
Fútbol

Fútbol

Casemiro conecta al Real Madrid a la pelea por la Liga

Un gol de cabeza del mediocentro, el cuarto que factura así en lo que va de campeonato, socorre al equipo de Zidane en otro partido plomizo.

Real Valladolid - Real Madrid
Real Valladolid - Real Madrid
R. García

Hace unas semanas, Zinedine Zidane reclamó que se dejase al Real Madrid pelear por la Liga. Defendió el técnico que su equipo se había ganado un derecho que, en realidad, solo habían puesto en duda sus pupilos con una serie de malos resultados ante adversarios a priori asequibles y un Atlético que imponía por entonces un paso marcial en el campeonato. Poco después de aquella diatriba, que los jugadores parecen haber interiorizado en clave de conjura, la tabla, más que las sensaciones, acredita esa legitimidad de los blancos para creer que el título es aún posible. El líder padece algo de vértigo y al conjunto de Chamartín no le disgustan las alturas. Lejos de ello, disfruta despegando del suelo.

Precisamente así pudo aprovechar la oportunidad de oro que le había entregado el Levante con su victoria horas antes frente al Atlético en el Metropolitano. Porque en una noche gris, el Real Madrid se subió al tren por el título gracias a un cabezazo de Casemiro que le permitió doblegar a un Valladolid que había puesto más veneno en la primera hora de partido, pero que terminó firmando su séptima jornada consecutiva sin conocer el triunfo por el gran poderío de su rival en el juego aéreo. Once tantos ha facturado ya por esa vía en lo que va de campeonato, con Casemiro como principal pertiguista al acumular cuatro dianas con la testa. La última, providencial de nuevo para sacar adelante otro partido en el que el Real Madrid caminó sobre el alambre durante demasiado tiempo pero del que sale a tres puntos del Atlético, aunque con un partido más, y pensando que todo es posible.

Comenzó mandón el Real Madrid, pero le salió respondón el Valladolid, que tuvo la primera ocasión del partido. Probó Orellana la resistencia de los guantes de Courtois y el rechace le cayó a Janko, que obligó a una gran parada del arquero para evitar que los locales se adelantasen. Poco después sería Alcaraz el que examinaría al belga, que volvió a superar con nota la reválida. Desde el primer momento, el cuadro blanquivioleta dejó claro que estaba dispuesto a pelear cuerpo a cuerpo.

La Liga Santander - Real Valladolid v Real Madrid
La Liga Santander - Real Valladolid v Real Madrid
JUAN MEDINA

Derivó así un duelo entre dos equipos largos, con espacio para correr. El Real Madrid buscaba desequilibrar explotando la capacidad de desborde por las bandas de Vinicius y Asensio, aunque con escasa amenaza por dentro más allá de un cabezazo desviado de Casemiro tras una falta botada por Kroos. La posición del brasileño era inmejorable para reventarla a la red, pero le dio demasiado arco al cuero.

Echaba en falta la capacidad asociativa de Benzema el equipo de Zidane, fiado a un punta menos móvil como Mariano. Al ariete catalán le pierde la precipitación con la que se conduce, expuesta en dos goles suyos bien anulados por fuera de juego. Saber aguantar el momento justo para arrancar también es una destreza exigible al delantero. Por segunda vez en lo que va de campaña, el vigente campeón de Liga se fue al descanso sin rematar ni una vez entre los tres palos. El anterior fue en Pamplona. Esta vez no tenía ni la escusa de la nieve para un balance tan magro.

Conexión mortal

El poderío aéreo de Casemiro fue la única noticia en ataque el Real Madrid en la primera parte y provocó el primer chispazo también en la segunda, con otro testarazo desviado tras un córner lanzado por Kroos.

El Valladolid, por el contrario, no necesitaba esforzarse para crear oportunidades. Porque si encontraba apuros, ahí estaba el Madrid para socorrerle. Mendy, en concreto, que en su afán por evitar un córner, firmó una asistencia fabulosa a Orellana, aunque el chileno estrelló el balón contra Courtois. A los puntos ganaba el cuadro blanquivioleta, aunque solo fuera por su afán dañino, en claro contraste con un Madrid apocado.

El panorama invitó a Sergio González a ser aún más gallardo, alistando a Kike Pérez por Janko en un relevo de nítido perfil ofensivo. Para entonces el bloque de Zidane había perdido el gobierno del choque. Suficiente para que el marsellés interviniese. Pero justo antes de que el técnico efectuase el triple cambio que tenía preparado, el balón parado salió en auxilio de sus aturullado batallón. Dos conexiones de Kroos con la cabeza de Casemiro no habían dado el fruto apetecido. Tres fallidas ya hubiesen sido demasiadas. Levantó de nuevo el periscopio el alemán y oteó en el segundo palo al brasileño que, esta vez sí, bajó la pelota de las alturas para citarla con la red.

Ya con Isco, Arribas y Hugo Duro, debutante este último con el primer equipo tras acumular ocho goles en doce partidos con el Castilla, el Real Madrid se dedicó a intentar elevar su exigua renta. Estuvo cerca de conseguirlo Arribas, tras un centro raso y tenso de Mendy que el canterano no alcanzó por un pelo. Pugnó el Valladolid hasta el final por el empate. Sin premio. Porque el Madrid, como la temporada anterior en Zorrilla y esta misma en el Di Stéfano, le torció el brazo por la mínima. Hay Liga.

Valladolid-Real Madrid (0-1)

Valladolid: Masip, Janko (Jota, min. 61), Luis Pérez, Joaquín, Bruno, Nacho, Alcaraz (San Emeterio, min. 83), Roque Mesa (Weissman, min. 72), Orellana, Kike Pérez (Óscar Plano, min. 83) y Guardiola (Kenan Kodro, min. 72).

Real Madrid: Courtois, Lucas Vázquez, Varane, Nacho, Mendy, Casemiro, Modric, Kroos, Asensio (Asensio, min. 66), Vinicius (Arribas, min. 66) y Mariano (Hugo Duro, min. 66).

Gol: 0-1: min. 65, Casemiro.

Árbitro: Cuadra Fernández (Comité Balear). Amonestó a Alcaraz, Lucas Vázquez, Nacho, Orellana, Arribas y Óscar Plano.

Incidencias: Partido de la jornada 24 de Liga, disputado en el José Zorrilla a puerta cerrada.

Etiquetas
Comentarios