Despliega el menú
Fútbol

fútbol

Ramón López, aragonés en el Alcoyano: "Ganamos porque no le tuvimos miedo al Real Madrid"

El futbolista serrablés abanderó la gran sorpresa de la Copa del Rey, con el triunfo del Alcoyano sobre el equipo blanco. 

Real Madrid
Los jugadores del Alcoyano festejan el triunfo ante el Real Madrid.
Manuel Lorenzo/Efe

“Fue algo increíble, algo que no se nos olvidará jamás en la vida. Ganamos a los héroes que vemos en televisión, a los mejores futbolistas del mundo, al campeón de todo, al Real Madrid de Zidane”, celebraba en la mañana de este jueves nada más despertar del sueño el aragonés Ramón López, uno de los valientes del Alcoyano que este miércoles tumbaron al club más laureado del universo en los dieciseisavos de final de la Copa del Rey (2-1).

Casi no había dormido Ramón después de obrar la gesta. Soñar sin dormir. Son las cosas del fútbol... “Llegué a casa a la una y media de la madrugada. Vivo cerca del campo de El Collao. Me duché en casa porque, con tanta alegría, ni me duché en los vestuarios. Llegué vestido de futbolista a mi domicilio en Alcoy, donde vivo con mi novia, Miriam. Fue enorme la celebración cuando terminó el encuentro. Había muchísimos medios nacionales desplazados. Normal, son los periodistas que siguen al Real Madrid. Terminó el partido y nos hacían entrevistas a nosotros… De madrugada entramos en emisoras de radio nacionales, salimos en ‘El Chiringuito’ de Pedrerol. Hoy mismo, nada más despertar tenía un mensaje de José Ramón de la Morena. En mi teléfono había 1.800 mensajes de whasap. Cuesta asimilar todo esto. No me dormí hasta las 4.00. Es la mayor alegría de mi vida”, explicó el futbolista aragonés.

Pero desde balcones y ventanas porque Alcoy tiene una incidencia de 2.400 casos

Ramón López detalló también la receta de la victoria. “Ganamos porque no le tuvimos miedo al Real Madrid, así de claro. Sabíamos que teníamos delante a uno de los mejores equipos del planeta; pero también sabíamos que, si teníamos miedo, estábamos perdidos. Salimos muy concentrados, muy serios. Encajamos el gol y no nos vinimos abajo, y logramos empatar y llegar a la prórroga. Después, aguantamos en pie cuando ellos pusieron a todo lo mejor para intentar ganar. El triunfo anterior ante el Huesca tuvo mucho mérito, pero es que ganarle al Real Madrid es lo más”, subrayó.

El futbolista serrablés fue determinante en la suerte del encuentro. “Comencé el partido en el banquillo. Recuerdo que, como no había gente en el estadio, se oía todo. Yo estaba muy cerca de Manolo Lama, que estaba transmitiendo para la Cadena Cope. Ellos se adelantaron en el marcador. Yo calenté y salté al campo. En el gol del empate, peiné el balón que luego remató Solbes. Me amonestaron y después recibí la segunda amonestación en la prórroga, por una acción ante Casemiro. Son cosas mías, yo siempre voy a tope, a por todas. Finalmente llegó el gol de Juanan. Lo demás, se lo puede imaginar...”, narró.

La expulsión merece una glosa. “Me llamó Cani, que es muy buen amigo mío, y me contó que a él también lo expulsaron en la final de Copa del Rey del Real Zaragoza con el Real Madrid en Montjuic (3-2), en el Galacticazo. Como en mi caso, afortunadamente su equipo, el Real Zaragoza en este caso, ganó. A mí me ocurrió lo mismo: me expulsaron y ganamos”, celebró.

La reflexión final la ubica en el campo de fútbol, pero también puede trasladarse fuera de las lindes del césped. “Insisto en que ganamos porque no tuvimos miedo. Yo no tuve miedo cuando dejé Sabiñánigo y bajé a Zaragoza siendo un chaval para firmar por el Montecarlo y jugar la Copa del Rey de Juvenil. Tampoco, cuando marqué el gol del ascenso a Segunda B con el Ejea de Néstor Pérez: lo metí porque está ahí, en la boca de gol cuando ya no quedaba tiempo. Me expulsaron por ir a por todo, por no tener miedo. Y ganamos por eso mismo. Si tienes miedo, estás perdido, igual con el Real Madrid que con cualquiera”, recordó.

Y ahora, el sorteo de octavos de final. “Que nos toque quien sea, porque iremos sin miedo”, concluyó.

Etiquetas
Comentarios